Miguel Cabrera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retrato de Sor Juana.

Miguel Cabrera (Tlalixtac, Oaxaca, 1695-1768) Fue un pintor novohispano, caracterizado por ser uno de los máximos exponentes de la pintura barroca del virreinato.


Primeros años[editar]

Miguel Mateo Maldonado y Cabrera nació en Antequera de Oaxaca en el año 1695 de padres desconocidos y ahijado de una pareja de mulatos. Inicia su actividad artística hasta el año de 1740.

Tema mariano[editar]

El tema mariana, y más concretamente la Virgen de Guadalupe, ocupa gran parte de su obra; sobre esta materia escribió Maravilla americana y conjunto de raras maravillas observadas con la dirección de las reglas del arte de la pintura (1756). Un detalle, hizo pinturas para las capillas de la Catedral de la Ciudad de México, entre ellas, la sacristia, que alberga, en uno de sus muros La Mujer del Apocalipsis.

Fue pintor de cámara del arzobispo José Manuel Rubio y Salinas y fundador en 1753 de la primera academia de pintura de México.

Obras[editar]

También es autor de multitud de imágenes de santos repartidas por numerosos museos, conventos e iglesias. De su vasta producción destacan:

Algunos de los lugares donde se pueden apreciar las obras de Miguel Cabrera son:

Su arte se muestra espléndido en las obras de pequeño y mediano formato, sobre todo en las pinturas que tienen planchas de cobre como soporte. En ellas destacan sus cálidos y vivos colores, sin parangón en la escuela novohispana del siglo XVIII, así como su firme dibujo y las poéticas expresiones de los rostros de sus Vírgenes, Santos e incluso retratos de personajes de su tiempo.

Santa Gertrudis (1763), Museo de Arte de Dallas

Artista prolífico y mayor colorista[editar]

Cabrera fue extraordinariamente prolífico. Hasta tal punto, que se supone que su taller debió estar organizado de forma similar a una cadena de montaje, en el que cada miembro del mismo se especializaba en una tarea concreta. Durante los últimos veinte años, un incompleto y apresurado recuento nos da como resultado que más de una cincuentena de obras firmadas por el artista se han vendido en lugares como Nueva York, Miami, Madrid o París. Pese a ello, la calidad media se sus obras se mantiene habitualmente muy estable en niveles comparativamente elevados.

Cabrera fue el mayor colorista del continente americano durante el siglo XVIII. Naturalmente, sus composiciones derivan (en ocasiones literalmente) de estampas de origen español o flamenco. El fortísimo influjo murillesco sobre sus producciones, nos hace pensar que debió trabajar en el taller de los hermanos Rodríguez Juárez, entonces en la cima de su gloria, en la Ciudad de México. Desde luego, Cabrera parece beber en las fuentes del más joven de los Rodríguez Juárez, Juan, sin duda el más importante de los seguidores novohispanos del pintor sevillano.

Contra lo habitual en su época, en la que la España peninsular desdeñaba la producción pictórica novohispana salvo para los cuadros devocionales (destinados en su mayoría a oratorios privados y a conventos de monjas, donde todavía quedan algunos), un alto número de obras suyas o de su taller fueron enviadas a la península, incluso después de su muerte. Habían sido encargadas o adquiridas post mortem por numerosos donantes, entre los que figuraban miembros de las más importantes (y cultas) familias españolas con responsabilidades de gobierno en el continente americano, como los marqueses de Altamira, los Gálvez y los Mayorga.

En la actualidad[editar]

Escena de mestizaje (pintura de castas): De chino cambujo e india, loba. 1763. Museo de América, Madrid, España.

Miguel Cabrera está presente en numerosas colecciones públicas y privadas españolas como la espléndida serie de castas del Museo de América de Madrid, quizás una de sus obras maestras. Últimamente (diciembre 2008), este museo ha enriquecido su patrimonio con la adquisición de otras dos obras del pintor. El aprecio y la cotización en el mercado del arte por las obras de Miguel Cabrera ha crecido de forma vertiginosa durante el último cuarto del siglo XX. En Madrid se ha llegado a pagar en subasta pública 150.000 euros por una obra suya (2004). Sin embargo, últimamente se han comunicado precios notablemente superiores por algunos cuadros de castas pintados sobre cobre.

Véase también[editar]

Pintura de México

Barroco novohispano

Enlaces externos[editar]