Micenas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Micenas (Grecia)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Sitios arqueológicos de Micenas y Tirinto
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Lions-Gate-Mycenae.jpg
Puerta de los Leones
Coordenadas 37°43′51″N 22°45′22″E / 37.730833333333, 22.756111111111Coordenadas: 37°43′51″N 22°45′22″E / 37.730833333333, 22.756111111111
País Flag of Greece.svg Grecia
Tipo Cultural
Criterios i, ii, iii, iv, vi
N.° identificación 941
Región Europa
Año de inscripción 1999 (XXIII sesión)
[editar datos en Wikidata ]
Puerta de los Leones (ca. 1885)

Micenas (Μυκῆναι Mykênai, en griego antiguo) es un yacimiento arqueológico situado en la península del Peloponeso. La importancia del yacimiento viene dada por el hecho de haber sido Micenas durante el segundo milenio a. C. una gran fortaleza militar que dominaba gran parte del sur de Grecia y uno de los mayores centros de la civilización aquea, habiéndose precisamente utilizado el nombre de Micenas para nombrar al periodo de historia griega comprendido entre el 1600 y el 1100 a. C. que se denomina históricamente micénico en reconocimiento a la posición de liderazgo de Micenas. Otros centros de la civilización micénica fueron las ciudades de Tirinto, Pilos, Orcómeno, Yolcos y Gla.

El yacimiento arqueológico, está situado a 90 km al sudoeste de Atenas, en el nordeste de la península del Peloponeso y entre sus restos más visibles se cuentan los muros ciclópeos de las ruinas de la fortaleza y las construcciones funerarias como el llamado Tesoro de Atreo.

Mito[editar]

Según la mitología griega, Micenas fue fundada por Perseo, a continuación de la muerte accidental de Acrisio, rey de Argos.[1] Cuando la ciudad le retornó legítimamente, Perseo prefirió cederla a Megapentes, sobrino del difunto, y partió a fundar una nueva ciudad, que llamó «Micenas», en alusión al pomo de su espada o al hongo que encontró en el lugar.[1] [2] Las tradiciones concurrentes recuerdan una Micenas,[3] hija de Ínaco,[4] o incluso de Miceneo, nieto de Foroneo.[5]

Micenas era el reino del héroe homérico Agamenón, jefe de los aqueos durante la Guerra de Troya.[6] Homero la describe como querida de Hera,[7] y «rica en oro».[8] La riqueza de la ciudad era proverbial en la Antigüedad.[9]

Historia[editar]

La acrópolis o «ciudad alta» de Micenas se cree que se fortificó ya hacia 1500 a. C., como evidencian las tumbas de corredor fechadas en ese periodo.

Alrededor de 1350 a. C., las fortificaciones de la colina de la acrópolis y de otras próximas se reconstruyeron en un estilo conocido como ciclópeo, debido a que los bloques de piedra usados eran tan enormes que en épocas posteriores se pensó que eran fruto del trabajo de los gigantes de un solo ojo llamados Cíclopes. Tras los muros, de los cuales aún se pueden ver partes, se construyeron palacios monumentales.

En periodos posteriores, los micénicos dejaron a un lado las tumbas de corredor y empezaron a enterrar a sus reyes en enormes tumbas circulares llamadas tholoi, a menudo en las laderas de las colinas. La más grande es conocida como el Tesoro de Atreo.

Posteriores descubrimientos han revelado que Micenas estuvo habitada desde el tercer milenio a. C. por una población prehelénica.

Restos arqueológicos de Micenas, en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

La vida micénica también está marcada por una gran religiosidad: el futuro panteón griego se empieza a dibujar en estas fechas con las divinidades indoeuropeas aportadas por los griegos: Zeus, Hera, Poseidón, Artemisa, Atenea, Hermes, Ares y Dioniso; la santidad y temor por los muertos es un ejemplo; hacían sacrificios humanos a los dioses según las tablillas de Pilos. No obstante también aparecen divinidades que no son identificables con ninguno de los dioses del panteón griego posterior.

La Puerta de los Leones es la ejecución arquitectónica más característica y conocida de Micenas y fue construida alrededor de 1250 a. C. Representa a dos leones rampantes de unos tres metros de altura. En esa época, Micenas era una ciudad próspera cuyo poder político, militar y económico se extendía hasta Creta, Pilos (en el oeste del Peloponeso), Atenas y Tebas.

Sin embargo, hacia 1200 a. C., este poder declinó y finalmente se vino abajo tras una supuesta invasión de los dorios.

Tisámeno, el último rey de Micenas, murió al mando de sus tropas durante el conflicto. No obstante, hoy en día, algunos historiadores dudan que tal invasión tuviera lugar.

El recuerdo del poder micénico permaneció en la mente de los griegos durante los siguientes siglos, y se conocía como Edad Oscura. Los poemas épicos atribuidos a Homero, la Ilíada y la Odisea, preservaron la memoria del periodo micénico. En esos poemas Agamenón, rey de Micenas, aparece como el líder de los griegos en la Guerra de Troya.

A principios del período clásico, Micenas fue habitada de nuevo, aunque no llegó a recuperar su importancia anterior. Micenas luchó en las batallas de las Termópilas y de Platea durante las Guerras Médicas.
En 468 a. C., las tropas de Argos vencieron a Micenas y expulsaron a sus habitantes.

En tiempos helénicos y romanos las ruinas de Micenas eran una atracción turística, tal y como son ahora, y una pequeña población creció para aprovechar el «comercio turístico». Sin embargo, en los últimos tiempos del Imperio romano, el lugar fue abandonado.

Excavaciones modernas[editar]

Las primeras excavaciones en Micenas las realizó el arqueólogo griego Pittakis en 1841, encontrando y restaurando la Puerta de los Leones. En 1874 Schliemann llegó al lugar y llevó a cabo una excavación más completa. Schliemann se basó en la obra de Pausanias para sus excavaciones.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Pausanias, Descripción de Grecia II.16
  2. Del griego antiguo μὐκης/múkês, excrecencia en forma de champiñón. Esta etimología popular no se basa en nada, cf. Pierre Chantraine, Dictionnaire étymologique de la langue grecque, París, Klincksieck, 1999. ISBN 2-252-03277-4, en el artículo Μυκῆνα, griego antiguo Μυκῆναι
  3. Homero, Odisea II.120.
  4. Pausanias, op. cit. II.16.4, citando el Catálogo de mujeres en
  5. Pausanias, II.16.4, que pone en duda la tradición. Cf. Eustacio de Tesalónica, comentario del verso II, 569 de 'Ilíada, el escolio al verso 1239 de Orestes de Eurípides y Esteban de Bizancio en el artículo Μυκῆναι
  6. Homero, Ilíada 569-576
  7. Ilíada IV.51-52
  8. «πολυχρὐσοιο» en Odisea III.305; véase también Ilíada VII.180 y XI.46
  9. Bryan Hainsworth (éd.), The Iliad: a Commentary, vol. III : Chants IX-XII, Cambridge, Cambridge University Press, 1993. ISBN 0-521-28173-3, comentario del verso XI.46

Enlaces externos[editar]