Mi tío Benjamin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mon oncle Benjamin
Título Mi tío Benjamin
Ficha técnica
Dirección
Guion Édouard Molinaro
Fotografía Alain Levent
Protagonistas Jacques Brel
Claude Jade
Bernard Alane
Robert Dalban
Paul Frankeur
Alfred Adam
Bernard Blier
Rosy Varte
Lyne Chardonnet
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Francia
Año 1969
Género Comedia
Duración 90 minutos
Idioma(s) francés
Ficha en IMDb

Mi tío Benjamin (en francés, Mon oncle Benjamin!) es una película francesa dirigida por Édouard Molinaro. Existe otra versión de la película titulada "No te preocupes" (en francés, Ne Goryuy!) que fue dirigida por Georgian Georgi Daneliya. Ambas películas están basadas en una novela gráfica de Claude Tiller, de los años 1842.

Argumento[editar]

1750, el tiempo del rey Luis XV. Benjamin (Jacques Brel) está enamorado de la joven Manette (Claude Jade), la hija del posadero, pero la bella no quiere ceder a los propósitos del joven médico más que con un acta del matrimonio en las manos. Manette está enamorada de él, pero se niega a entregarle su virginidad si antes no se casa con ella. Un incidente con el marqués de Cambyse (Bernard Blier) envía a Benjamín a prisión, pero su joven amigo el vizconde de Pont-Cassé (Bernard Alane) consigue que el rey Luis XV cambie su condena a prisión por el destierro. La escena final nos muestra a Benjamín, su sobrino adoptivo Gaspar (Dominique de Keuchel) y su amada Manette camino del exilio. Pero antes, hacen un alto cerca de un río y, mientras el chiquillo se dedica a pescar el almuerzo, la pareja decide hacer uso del “capital” de Manette (su virginidad) sin haber pasado antes por la iglesia.

Recension[editar]

La película de Molinaro se mantiene increíblemente fresca, con una edición muy ágil, con actores famosas Jacques Brel e Claude Jade, con una música excelente (de François Rauber y el propio Jacques Brel) y unas actuaciones encantadoras, chispeantes, muy a tono con el género. Jacques Brel e Claude Jade se destaca por su espontaneidad y su simpatía. Es el clásico galán feo, pero irresistible, que se encuentra a menudo en el cine francés.