Merobaudes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Flavio Merobaudes (latín: Flavius Merobaudes) (fl. 432-446) fue un militar, rétor y poeta hispanorromano del siglo V. Distinguido por el emperador Valentiniano III y por Aecio, del que fue íntimo colaborador y al que dedicó buena parte de su obra poética, incluyendo dos espléndidos panegíricos que solo se han conservado en parte. En 443 combatió con éxito a los los bagaudas en la provincia Tarraconense.

Merobaudes, magister militum y cónsul en 377 y 383, que vivió en la segunda mitad del siglo IV, casi con seguridad fue antepasado suyo.

Biografía[editar]

Según el galo Sidonio Apolinar,[1] era natural de la Bética, se trasladó a Rávena y le fue erigida una estatua en el Foro de Trajano por voluntad del emperador y el pueblo romano. Como Hidacio lo llama natu nobilis, es probable que fuera descendiente de su homónimo el magister militum y dos veces cónsul Merobaudes, de origen franco. La estatua le fue erigida el 30 de julio de 435, pues su peana e inscripción fueron descubiertas en 1813.[2] Ese mismo año fue nombrado senador como recompensa por uno de sus primeros panegíricos en honor de Aecio, probablemente el compuesto en el año 432 que no se ha conservado. La inscripción de su estatua nos permite saber que era vir spectabilis (un rango elevado dentro del orden senatorial) y que desempeñó el cargo de comes sacri consistorii (miembro del consejo imperial) en la corte de Rávena.

Con ocasión de la campaña emprendida por Aecio en 430 y 431 contra los alamanes jutungos y la represión de una revuelta en el Nórico, Merobaudes obtuvo fama de buen comandante militar, combatiendo en los Alpes, probablemente contra los bagaudas alpinos.[3] Es posible que entre 435 y 439 obtuviera el patriciado de manos del emperador oriental Teodosio II, quizá con ocasión de la visita de Valentiniano III a Constantinopla para su matrimonio con la hija de Teodosio, Licinia Eudoxia (29 de octubre de 437). En 438/9 estaba en Salona (Dalmacia, Iliria), puede que de vuelta de su viaje a Constantinopla, y allí celebró la victoria de Aecio sobre los godos en la batalla de Mons Colubrarius (438). El primero de los panegíricos conservados fue declamado probablemente en el año 439.

En el año 443, Merobaudes sucedió a su suegro Asturio como magister utriusque militiae en Hispania, combatiendo con éxito contra los Bagaudas del valle del Ebro, en la Tarraconense, y derrotándolos en ese mismo año en Araciel (entre Corella y Alfaro). Sin embargo, fue casi inmediatamente reclamado a Italia por el emperador Valentiniano, a causa de algunas intrigas urdidas en su contra, por lo que la amenaza bagauda siguió constituyendo un problema hasta la campaña del visigodo Federico, hermano de Teodorico II, en 454. El obispo Hidacio registró estos hechos en su crónica contemporánea, recordando asimismo el prestigio de Merobaudes como poeta y orador, y la erección de una estatua en su honor.[4]

Obra[editar]

Hasta el siglo XIX lo único que se conservaba de su obra era un breve poema (30 hexámetros) sobre Cristo (De Christo), que también ha sido atribuido a Claudiano o a algún autor desconocido. Sin embargo, en 1823 el erudito alemán Barthold Georg Niebuhr descubrió parte de sus obras en ocho folios palimpsestos del Codex Sangallensis 908, un diccionario de términos latinos en bastante mal estado que se encuentra en el monasterio de San Galo, Suiza, justo al sur del lago de Constanza. Fechado aproximadamente en el año 800, las páginas en cuestión procedían de un manuscrito del siglo V o del VI, que por desgracia fueron cortadas para reducir su tamaño original de 260 por 160 milímetros a las dimensiones del nuevo libro, 200 por 135.

Por consiguiente, todo lo que se pudo recuperar fueron cuatro poemas breves —uno de ellos una felicitación en endecasílabos por el cumpleaños de Flavio Gaudencio, el hijo de Aecio— y los fragmentos de dos extensos panegíricos dedicados al propio Aecio en 439 y 446: aproximadamente cien versos en el primer caso, y unos doscientos versos en el segundo. Niebuhr editó todos estos textos en Fl. Merobaudis carminum oratonisque reliquiae ex membranis Sangallensibus (Bonn, 1824).[5]

Referencias[editar]

  1. Baetim qui patrium semel relinquens,
    undose petit sitim Ravennae:
    Plosores qui fulgidam Quirites
    et carus popularitate princeps
    Traiano statuam foro locarunt
    .
    (Tras dejar el Betis patrio,
    él busca la ambición de la agitada Rávena:
    con aplauso los ciudadanos
    y el principe por su popularidad querido
    le erigieron una reluciente estatua en el foro Trajano.)

    Carmina, IX, 297–301.
  2. ]i maxi[mo(?) 3] / [3 doctrinae car]mina magnae / [3 disc]eret acta puer / [3]m figeretur [3] / [3]V penetraret a[mor] / [3 vi]vo lacrimosus a[more] / [3 toto] pectore quest[us erat] / [3]IA flenda d[omusque] / [3]VD[ // ] / fecisti patriam quo[circa miseram] / i(n)felix nimium sociatus q[uamquam uxori] / quam tibi nec fati s[ors superesse dedit] / Flavius Merobaudes orator [qui vixit annis 3] / minus duobus mensibus et diebus q[3 in pace] / hic requiescit mortuus est V K(a)l(endas) [3]

    CIL VI, 1724.
  3. ILS I, 2950.
  4. Asturio magistro utriusque militiae, gener ipsius successor ipsi mittitur Merobaudis, natu nobilis et eloquentiae merito uel maxime in poematis studio, ueteribus conparandus: testimonio etiam prouehitur statuarum. Breui tempore potestatis suae, Aracellitanorum frangit insolentiam Bacaudarum. Mox nonnullorum inuidia perurguente ad urbem Romam sacra praeceptione reuocatur.
    (A Asturio, jefe de ambos ejércitos, le sucede su yerno Merobaudes, hombre de noble linaje y gran dote oratoria, sobresaliente sobre todo por sus versos, digno de ser comparado con los antiguos, como demuestra el hecho de haber merecido una estatua. Quebró la arrogancia de los Bagaudas de Araceli. Después por la envidia de algunos fue llamado urgentemente a Roma por orden imperial»).

    Crónica, 128 (año 443).
  5. Edición online en Google books (en latín).

Bibliografía[editar]

  • Bodelón García, Serafín (2001): «Merobaudes: un poeta de la Bética en la corte de Rávena», en Helmantica: Revista de filología clásica y hebrea, ISSN 0018-0114, tomo 52, nº 157, pp. 51–74.
  • Clausen, Wendell Vernon y Kenney, E. J. (1983): The Cambridge History of Classical Literature — The Later Principate, Cambridge: CUP. ISBN 0-521-27371-4, pp. 123–124.
  • Hedrick, Charles (2000): History and silence: purge and rehabilitation of memory in late antiquity. Austin: UTP. ISBN 0-292-73121-3, p. 233.
  • Jones, A.H.M., Martindale, John Robert, y Morris, John (1971): The Prosopography of the Later Roman Empire. Cambridge: CUP. ISBN 0-521-20159-4, pp. 756–758.
  • Merobaude, Flavio (1999): Panegirico in versi. Introduzione e commento a cura di Antonella Bruzzone. Roma: Herder.
  • Sanz Huesma, Francisco Javier (2008): «Merobaudes en Hispania (443 d. C.)», en Habis, nº 39, ISSN 0210-7694, pp. 363–368.
  • Thompson, E. (1982): Romans and Barbarians: The Decline of the Western Empire. Madison: UWP. ISBN 0-299-08704-2, pp. 174 y 183.