Mercurio retrógrado (astrología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Mercurio Retrógrado (Astrología)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Trayectoria retrógrada aparente del planeta Mercurio entre 15 de agosto de 2009 y 15 de septiembre de 2009

En la antigüedad, los planetas representaban la voluntad de los dioses y su influencia directa en los asuntos humanos. Para los astrólogos modernos, los planetas representan las unidades básicas o impulsos de la psique humana. Estas unidades expresan: a) cualidades diferentes a través de los doce signos del zodiaco, y b) diferentes esferas de la vida a través de los doce casas. El cómo se manifiestan los planetas también depende de aspectos (o ángulos) que forman entre sí en el cielo al ser vistos desde la Tierra.[1]

Cada cierto tiempo, los planetas parecen detener su movimiento en los cielos e ir en retroceso, a esto se le llama movimiento aparente retrógrado, mejor conocido como Retrogradación de los planetas.

Este movimiento retrógrado, o apariencia de retroceso, es consecuencia de la diferencia entre las velocidades rotacionales de los planetas, al verlos desde un punto también en movimiento.

En astrología, esta retrogradación representa un periodo en el cual los conceptos asociados al planeta se inhiben.

Simbolismo de Mercurio[editar]

El símbolo utilizado para representar a Mercurio (Mercury symbol.svg) está conformado por un círculo con un crecente arriba y una cruz abajo.

En simbología, el círculo es utilizado para representar el infinito, la totalidad y el foco; la cruz simboliza la materia y la vida; el crecente normalmente representa el alma. Bajo este enfoque el símbolo antiguo de Mercurio es la unificación de cuerpo y alma.[2]

El símbolo de Mercurio también es una simplificación del Caduceo, el cual representa el balance entre los opuestos (las serpientes en espiral encontrada), la transferencia del plano material al plano espiritual (la rama del árbol de la vida) y la asunción a lo divino (las alas).[3]

Mitología de Mercurio[editar]

Mercurio es el nombre Romano para el díos griego Hermes.

Burket en su Encyclopedia Mythica[4] sobre Hermes dice:

Hermes fue considerado dios de las fronteras y los viajeros que las cruzan, de los pastores y las vacadas, de los oradores y el ingenio, de los literatos y poetas, del atletismo, de los pesos y medidas, de los inventos y el comercio en general, de la astucia de los ladrones y los mentirosos.

En el himno de Homero[5] le invoca como:

El de multiforme ingenio (polytropos), de astutos pensamientos, ladrón, cuatrero de bueyes, jefe de los sueños, espía nocturno, guardián de las puertas, que muy pronto habría de hacer alarde de gloriosas hazañas ante los inmortales dioses.

Hermes, es conocido mejor en su papel de heraldo como “el mensajero de los dioses” y su cetro era un caduceo, el cual obtuvo de Apolo a cambio de la primera Lira (ancestro de la guitarra).

Mercurio en la astrología[editar]

Astrológicamente, Mercurio representa los principios de la comunicación, la mentalidad, los patrones de pensamiento, la racionalidad y el razonamiento, la adaptabilidad y la variabilidad. Mercurio rige la enseñanza y la educación, el entorno inmediato de los vecinos, hermanos y primos, el transporte en distancias cortas, los mensajes y las formas de comunicación tales como correo, correo electrónico y teléfono, los periódicos, el periodismo y la escritura, habilidades de recopilación de información y destreza física. El poeta del siglo I Manilio describe a Mercurio como un planeta inconstante, vivaz y curioso[6]

Efectos de Mercurio Retrógrado[editar]

Cuando Mercurio se encuentra retrógrado, esto representa un período de “retroceso” en todas las cosas relacionadas con sus símbolos y mitos, es un momento de debilitación en las comunicaciones, la lógica y la tecnología.

Esta retrogradación ocurre cada 3 meses, representando la forma natural de llevar proyectos a través de trimestres, con lapsos de 3 semanas entre cada período para evaluar nuestra acción, mirando hacia atrás para poder re-planificar los siguientes meses, y así hacer un cambio de dirección si es necesario.

Es un período de detención y recambio, se debe estar muy atento a lo que sucede, y evitar impulsividad y toma de decisiones precipitadas bajo luz roja.

Mercurio retrógrado nos lleva al pasado más próximo a través de las repeticiones, es como si existieran tiempos paralelos y pudiéramos vivir al mismo tiempo experiencias diferentes, mientras las energías directas las vivimos en tiempo presente (Prestándole más atención a la forma), las retrógradas (Prestándole más atención al contenido) coexisten con las mismas pero desde tiempos pasados… es decir “como si el pasado y el futuro estuvieran siendo diagnosticados”…

Mercurio retrógrado nos recuerda que debemos terminar los asuntos que traemos entre manos antes de comenzar otros. También, en este período, nos volvemos más intuitivos, receptivos y reflexivos, y resulta provechoso para revisar contratos y re-examinar situaciones.

Aquellos quienes tienen a Mercurio retrógrado en su carta natal no se ven tan afectadas.[7]

La astrología considera éste un periodo natural para re-examinar, re-visar y re-hacer las cosas ya iniciadas, en preparación para el siguiente período de movimiento directo.

Enlaces externos[editar]

  • Vídeo demostrando el movimiento retrógrado. [1]
  • Efectos de Mercurio retrógrado. [2]
  • Diferentes fases del periodo de retrogradación. [3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Wikipedia: Planetas (Astrología) http://es.wikipedia.org/wiki/Planeta_(astrolog%C3%ADa)
  2. Susan Miller: Planets and Possibilities.
  3. «Mercury Symbol and Meanings».
  4. Burkert (1985) iii.2.8; «Hermes»
  5. «Homeric Hymn To Hermes».
  6. Cunningham, Donna. Guía astrológica del conocimiento personal. 2ª ed. Kier, 2003, ISBN 950-17-0433-5, 9789501704334, 221 páginas. Pag 39
  7. «Moonmentum Blog».