Mentoplastia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mentoplastia
(intervención quirúrgica)
Clasificación y recursos externos
CIE-9-MC 76.68
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

La mentoplastia (también llamada genioplastia) es un procedimiento quirúrgico que busca mediante diversos medios lograr un aumento en la proyección del mentón.

Se debe realizar en caso de microgenias (mentones pequeños con mandíbulas de tamaño y posición normal). Un error muy frecuente consiste en recurrir a mentoplastias (con prótesis o con osteotomía) para camuflar retrognatias o micrognatias (es decir, posiciones mandibulares retrasadas o mandíbulas pequeñas en su totalidad, no exclusivamente el mentón), lo cual empeora el resultado estético final (deja un "mentón de bruja"). Estos casos deben ser tratados mediante cirugía ortognática con ortodoncia pre y postquirúrgica y no mediante mentoplastia.

Mediante prótesis[editar]

Se implanta una prótesis de silicona u otro material, de pequeñas dimensiones, cuya textura y dureza se asemeje al hueso, impidiendo así que haya una diferencia notable entre un mentón natural y el que ha sido mejorado mediante una prótesis.

El abordaje puede ser intraoral (presentando mayor riesgo de infecciones y encapsulación de la prótesis) o en el cuello por debajo del mentón (que deja una mínima cicatriz). El procedimiento es ambulatorio por lo que no requiere internamiento y para los Cirujanos plásticos esta es la opción más usual para este procedimiento por su sencillez, mínima cicatriz y rápida recuperación. Tiene el inconveniente de poder presentar rechazo del material protésico, además de poder provocar una fibrosis importante en torno al implante, lo cual incrementa las molestias y puede ser notado el implante por terceras personas. No se recomienda en personas jóvenes (con una larga esperanza de vida), dados estos inconvenientes.

Mediante osteotomía deslizante[editar]

Esta intervención es practicada en mayor frecuencia por el Cirujano maxilofacial , dada su mayor experiencia en osteotomías faciales. Consiste en hacer, mediante un abordaje intraoral (no hay cicatrices externas) un corte en la mandíbula por debajo de las raíces de los dientes y del nervio dentario, con el fin de avanzar el mentón, que es fijado posteriormente con material de osteosíntesis en la posición planificada previamente por el Cirujano. Consigue mejores resultados a largo plazo (al no haber prótesis, no hay riesgo de rechazo, no hay riesgo de fibrosis ni riesgo de movilización), y además permite corregir asimetrías mandibulares con más facilidad que con prótesis. Como inconveniente el postoperatorio inmediato es algo más molesto (más inflamación, más hematoma) y pueden lesionarse el nervio dentario o mentoniano, así como las raíces de algún diente (particularmente la del canino). En manos expertas estos riesgos son casi inexistentes.