Melitón Manzanas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Melitón Manzanas González (San Sebastián, 1909 - Irún, Guipúzcoa, 2 de agosto de 1968) fue un policía español durante la dictadura de Francisco Franco, colaborador con la Gestapo durante la Segunda Guerra Mundial,[1] y jefe de la Brigada Político-Social de Guipúzcoa, puesto desde el que, según diversas personas, torturó a opositores al régimen.[2] Fue asesinado por la organización armada nacionalista vasca Euskadi Ta Askatasuna (ETA) en el que fue el primer atentado premeditado de esta organización. Estaba casado y tenía una hija.

Biografía[editar]

Estudió peritaje en la capital donostiarra y, tras el golpe de Estado de julio de 1936, fue encarcelado por las autoridades republicanas a causa de sus simpatías con las tropas sublevadas. Permaneció recluido en el Fuerte de Guadalupe hasta septiembre de 1936, cuando los rebeldes toman la ciudad. Se une entonces a la guerra hasta el final del conflicto.

Entró a formar parte del Cuerpo General de Policía en 1941, con el grado de inspector en Irún, desde donde pasó a la Brigada Político-Social de Guipúzcoa, de la que terminó siendo jefe. Muchos de los detenidos políticos de distintas ideologías que cayeron en sus manos han coincidido en señalarle como un torturador brutal.[2] [3] Su labor policial le convirtió, a ojos de los opositores, en el principal exponente de la represión de la dictadura franquista en el País Vasco.

La dirección de ETA decidió asesinarle desarrollando la que denominó "Operación Sagarra" ("manzana" en euskera), llevando así a cabo el primer asesinato político premeditado y planeado por la organización.[4] El 2 de agosto de 1968 los tres etarras encargados de matarle le esperaron frente a su domicilio en Irún, un chalet llamado Villa Arana. Cuando llegó, dispararon contra él y le alcanzaron hasta siete proyectiles. El atentado fue reivindicado ante la televisión belga. El entonces miembro de ETA Xabier Izko de la Iglesia fue acusado años más tarde del asesinato durante el Proceso de Burgos,[5] aunque siempre negó haber sido él quien quitó la vida a Manzanas.[6]

Polémica por reconocimiento póstumo[editar]

En enero de 2001, el gobierno de José María Aznar concedió a Melitón Manzanas la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo a título póstumo, en aplicación de la Ley 32/1999, de 8 de octubre, de solidaridad con las víctimas del terrorismo. Dicha ley, que había sido aprobada por unanimidad, establecía en su artículo 4 la concesión de este reconocimiento a todas las víctimas del terrorismo sin excepción, a petición propia o de sus herederos.[7]

La decisión provocó protestas[2] [3] en numerosos sectores de la oposición y asociaciones civiles, como Gesto por la Paz de Euskal Herria,[8] Comisiones Obreras,[9] Unión General de Trabajadores,[10] el Parlamento de Navarra,[11] o Izquierda Unida (en este último caso, pese a haber votado a favor de la Ley), que arguyeron que el "justo reconocimiento" a las víctimas del terrorismo no podía hacerse "a cualquier precio" y que la medalla suponía "avalar la trayectoria de un torturador, ligado a una dictadura inhumana y cruel, que perseguía, encarcelaba y fusilaba a personas inocentes, que defendían pacíficamente la democracia y las libertades", en palabras de Javier Madrazo (coordinador general de Ezker Batua-Berdeak), así como de Amnistía Internacional.[12] [13] [14]

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo desestimó en marzo de 2003 un primer recurso presentado por el Partido Nacionalista Vasco contra la concesión del reconocimiento.[15] En 2008 desestimó un nuevo recurso interpuesto por la Asociación Catalana para la Defensa de los Derechos Humanos.[16] En ambos casos, el Tribunal proporcionó, entre otros, el siguiente argumento relativo al espíritu que animó la Transición Española:

Los dos párrafos transcritos ponen de manifiesto la voluntad del legislador de hacer efectivo, en el caso concreto de las víctimas del terrorismo, el principio fundamental que ha presidido todo el proceso de nuestra transición a la democracia, que no es otro que el de la reconciliación de los españoles superando los viejos conflictos que en su día originaron el enfrentamiento civil y que subsistieron, siquiera de forma soterrada, durante el régimen anterior. Esa idea de conciliación y de superación de enfrentamientos ha servido para permitir la integración de todos en un sistema democrático que a todos acoge y que solo rechaza a quienes tras la instauración de las libertades políticas pretenden mediante el uso injustificado e injustificable de la violencia quebrar la paz y la convivencia de los ciudadanos. Por estas razones la norma no limita el reconocimiento que efectúa a las víctimas de actos terroristas a quienes lo han sido en la etapa democrática, sino que lo extiende a todos ellos cualquiera que sea el momento en que el acto terrorista tuvo lugar, prescindiendo por tanto de las condiciones sociopolíticas del momento.

No obstante, tras la concesión de esta medalla, en 2002 el Congreso, a iniciativa del PNV y con la única oposición del PP, realizó una reforma de la Ley de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo en su artículo cuarto expresando que: «en ningún caso podrán ser concedidas a quienes, en su trayectoria personal o profesional, hayan mostrado comportamientos contrarios a los valores representados en la Constitución y en la presente ley y a los derechos humanos reconocidos en los tratados internacionales».[17] El Tribunal Supremo rechazó su aplicación retroactiva al caso de Manzanas en aplicación de lo dispuesto en el artículo 2.3 del Código Civil.[18]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. No deben tolerarse las recompensas a torturadores Amnistía Internacional, 30 de enero de 2001.
  2. a b c María Antonia Iglesias (28 de enero de 2001). «Hablan las víctimas de Melitón Manzanas». El País. Consultado el 2 de mayo de 2013.
  3. a b Luis R. Aizpeolea (20 de enero de 2001). «El Gobierno condecora al policía franquista Manzanas e indemniza a la familia de Brouard». El País. Consultado el 27 de febrero de 2013.
  4. El primer muerto fue el guardia civil José Pardines Arcay, asesinado en un control de carreteras en Villabona (Guipúzcoa).
  5. Javier Izko, el acusado clave del Consejo de Burgos, El País, 7 de junio de 1977.
  6. lzko niega que asesinara al comisario Manzanas, El País, 7 de junio de 1977.
  7. Cortes Generales (9 de octubre de 1999). «Ley 32/1999, de 8 de octubre, de Solidaridad con las víctimas del terrorismo». Boletín Oficial del Estado (242):  pp. 36050-36052. http://www.boe.es/boe/dias/1999/10/09/pdfs/A36050-36052.pdf. Consultado el 21 de enero de 2013. «Artículo 4.3: El Gobierno, previa solicitud de los interesados o de sus herederos, concederá las condecoraciones contempladas en este artículo en el grado de Gran Cruz, a título póstumo, a los fallecidos en actos terroristas». 
  8. Sobre la concesión de la Gran Cruz de Reconocimiento Civil a Melitón Manzanas Nota de prensa de "Gesto por la Paz" ("...existen pruebas fundadas de su sistemática conculcación de Derechos Humanos fundamentales a numerosos ciudadanos desde sus responsabilidades como funcionario policial...")
  9. La medalla a Melitón Manzanas, una afrenta a la democracia
  10. UGT pedirá amparo al Tribunal Constitucional contra la condecoración a Melitón Manzanas
  11. Resolución sobre la postura contraria a la concesión de la medalla al Mérito Civil a Melitón Manzanas
  12. No deben tolerarse las recompensas a torturadores, Amnistía Internacional, 30 de enero de 2001.
  13. Recurso contencioso administrativo contra la concesión de la Medalla al Mérito Civil
  14. El Foro Madrid por la Paz se opone a la concesión manifestando que supone la legalización del terrorismo de Estado
  15. Lázaro, Julio M. (13 de marzo de 2003). «El Supremo avala la condecoración al comisario Melitón Manzanas». El País. Consultado el 21 de enero de 2013. 
  16. «El Supremo rechaza otro recurso contra la Gran Cruz otorgada al comisario franquista Melitón Manzanas». La Vanguardia. EFE. 3 de febrero de 2008. Consultado el 21 de enero de 2013. 
  17. Reforman la ley de víctimas tras la polémica de Melitón Manzanas
  18. El artículo 2.3 del Código Civil establece: "Las Leyes no tendrán efecto retroactivo si no dispusieren lo contrario".