Melchor Pérez de Holguín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Entrada del Virrey Arzobispo Morcillo en Potosí (1718). Museo de América, Madrid.

Biografía[editar]

Melchor Pérez de Holguín (Cochabamba, Virreinato del Perú, 16601732) fue un pintor barroco. Nacido en Cochabamba, pasó la mayor parte de su vida y desarrolló su arte en la Villa Imperial de Potosí (Alto Perú, actual Bolivia).

Hijo legítimo de Diego Pérez Holguín y de Doña Esperanza Flores", contrajo matrimonio con la potosina Micaela del Castillo el 25 de marzo de 1695 en la Villa Imperial de Potosí.

Autoretrato de Melchor Pérez Holguin. En la "Entrada del Virrey Morcillo. 1718

Se desconoce quién pudo ser su maestro. Su producción principal se centró en los encargos realizados para órdenes religiosas católicas, como la franciscana y la dominicana.

Sus obras[editar]

Entre sus principales obras destacan: El Juicio Final (1706), Triunfo de la Iglesia (1708, parroquia de San Lorenzo, en Potosí), Entrada del Virrey Arzobispo Morcillo en Potosí (1718) San Mateo (1724), perteneciente a la serie de los Evangelistas de la moneda, Virgen de la Merced, La peregrina, San Francisco de Asís (1693, Museo de la Moneda, Potosí) y San Pedro de Alcántara en éxtasis (1701, Museo Nacional de Arte).

Su obra se inscribe en una Potosí crédula y milagrosa, donde el arte barroco se fundía con el carácter religioso español. La fe de Pérez de Holguín y sus conocimientos de religión, combinados con ciertas creencias sobrenaturales (paganismos), le mantuvieron en numerosas ocasiones al borde de la herejía.

Toda la obra de Holguín se realizó en la Villa Imperial. Hasta la fecha no se ha encontrado un solo cuadro firmado en otro lugar. Más tarde, sus obras fueron llevadas de Potosí a otras ciudades de Bolivia, y también al extranjero.

El principal repositorio de cuadros de Holguín es la Casa Nacional de Moneda, que posee cuadros auténticos, entre los que sobresalen los bustos de San Mateo Evangelista y de San Pedro de Alcantara, los retratos de San Bernardo y San Juan de Dios, un Pentecostés, la excelente Sagrada Familia con San Luis Rey de Francia y San Luis de Gonzaga, el Nacimiento (fechado en 1701), un San Francisco de Asis (firmado en 1694, y que hace par con otro San Pedro de Alcántara), y la serie de los cuatro Evangelistas de cuerpo entero, firmada en 1724.

No se puede calcular la cantidad de los cuadros que salieron de Bolivia, pues su exportación fue clandestina. Se conoce solamente lo que se exhibe en museos públicos, por ejemplo, un San Francisco de Paula que hoy se conserva en el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco de Buenos Aires, una Huida a Egipto, identificada por Cecilio Guzmán de Rojas en el Museo de Santiago de Chile, y la Entrada del Virrey Morcillo en Potosí, que se expone en el Museo de América en Madrid.

¿Cuanto produjo Holguín? Esta es una pregunta que tal vez nunca pueda responderse, pero la gran cantidad de cuadros existentes en Bolivia, después de un saqueo secular que sufre Potosí, nos da la pauta. Cobró fama desde la época virreinal, no otra cosa significa que su nombre sea el único que aparezca en el inventario de la pinacoteca de los jesuitas de Potosí, levantado en 1769, que se conserven hasta el presente otros documentos de esa época que nos refieran de sus obras, y que, finalmente, un informante de fines del virreinato, diga que Holguín fue un "pintor eminente", a quien llamaban "Brocha de Oro".

Galería[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]