Mayúsculas cuadradas romanas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las mayúsculas cuadradas romanas, también llamadas mayúsculas cuadradas lapidarias, mayúsculas monumentales y en su versión manuscrita quadrata o mayúsculas elegantes, es la forma de caligrafía de la antigua Roma que dio origen a las mayúsculas actuales. Empezaron a denominarse mayúsculas en oposición a las letras minúsculas que aparecerían posteriormente, en la edad media con la escritura merovingia y carolingia.

Schriftzug Capitalis Monumentalis.svg

Forma[editar]

Inscripción del panteón de Agrippa.
Abecedario en capitales cuadradas.
(Nota: la U y la J no son de la época romana, se usaron a partir del siglo XVIII).

Las mayúsculas cuadradas se caracterizan por su forma principalmente de líneas rectas con ángulos netos y pequeñas serifas en las terminaciones. Sus curvas son suaves, prácticamente circulares. Alterna trazos gruesos y estrechos tanto en las rectas que se cruzan como en los trazos curvos. Las letras tienden a tener la misma altura y anchura, por eso la denominación de cuadradas.

La abundancia de líneas rectas y la ausencia de enlaces entre letras en este tipo de caligrafía son debidas a que fue diseñada con anterioridad a que se generalizase la escritura con tinta. Estas letras fueron concebidas para ser inscritas sobre tablillas de barro o cera, o bien grabadas sobre piedra o cualquier otro material duro, donde el trazado de rectas es más rápido y fácil que el de las curvas.

Usos[editar]

Se usaban para las inscripciones en monumentos y tumbas, y en algunos manuscritos, cuando se usa en libros es conocida como mayúscula elegante o quadrata.[1] Alcanzaron su forma definitiva y fueron usadas de más habitualmente entre la segunda mitad del siglo I y el siglo III, es decir durante los reinados de Augusto, Tiberio, Trajano, Adriano y Marco Aurelio. Para la escritura de uso cotidiano los romanos usaban con más frecuencia las mayúsculas cursivas.[2] Ejemplos notables del uso de las mayúsculas cuadradas se pueden encontrar en las inscripciones del Panteón de Agripa, la columna de Trajano, el arco de Tito, todos ellos en Roma.

En inscripciones latinas antiguas, cuando se trataba de documentos de importancia menor, las letras mayúsculas, podían ser actuarias (rústicas), con escritura menos cuidada y con aspecto de letras trazadas a pincel, más estrechas y altas.

Antes del siglo IV las mayúsculas cuadradas eran usadas para escribir las copias de lujo de las obras de los autores clásicos, especialmente Virgilio, cuyas obras aparecen en los tres únicos manuscritos supervivientes en esta caligrafía. Después del siglo V esta caligrafía fue cayendo en desuso, quedando sólo para las letras de los títulos de las portadas de los libros o el encabezamiento de los capítulos, siendo sustituida por otras como por ejemplo la caligrafía uncial.

Los caracteres de titular Felix de Monotype (1934) se basan en el alfabeto de 1463 diseñado por Feliciano basado a su vez en las inscripciones romana.

Inscripción con mayúsculas cuadradas del Arco de Tito, alrededor del año 81. Nótese que hay pequeños agujeros en el interior de las letras que era donde iban clavadas letras de metal para que resaltaran sobre el fondo blanco.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ejemplo de mayúscula elegante en la colección de papiros exhibida en la universidad de Michigan.
  2. Ejemplo de mayúscula cursiva romana exhibidos en la colección de papiros de la universidad de Michigan.

Enlaces externos[editar]