Matrimonio en iglesias cristianas no católicas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El matrimonio es sancionado por las autoridades religiosas de otros credos cristianos no católicos, aunque a diferencia de la Iglesia Católica, entre las denominaciones protestantes, el matrimonio no se considera un sacramento.

En las Iglesias ortodoxa y copta[editar]

Aspectos doctrinales[editar]

En las iglesias ortodoxa y copta el matrimonio es uno de los siete sacramentos y también una vocación compatible con la de los presbíteros y diáconos. Los monjes y los obispos en cambio son invitados a vivir en celibato. Se da más importancia que al consentimiento a la bendición nupcial pues, según su teología, es Cristo mismo quien los une. Así, la huella del matrimonio se mantiene incluso después de la muerte de uno de los cónyuges. Sin embargo, se justifica un nuevo matrimonio del cónyuge que no ha cometido adulterio -en caso de que su esposo(a) lo haya hecho- y por diversos motivos que se han ido añadiendo con el paso del tiempo. De cualquier forma la disciplina no es unitaria en todos los patriarcados dado que se reconoce la indisolubilidad del vínculo pero al mismo tiempo se concede la posibilidad de un nuevo matrimonio en esos casos, por el bien pastoral de los esposos y, además se ha dado mucha interferencia del poder estatal que las iglesias han simplemente asumido.

Aspectos litúrgicos[editar]

El rito de matrimonio en la Iglesia ortodoxa inicia con el rito llamado “oficio de esponsales” en el que los esposos se acercan a la puerta de la iglesia y son interrogados por el celebrante acerca de su deseo libre de unirse en matrimonio. Entonces el sacerdote hace el signo de la cruz sobre la cabeza de cada contrayente tres veces. Luego les hace entrega de unas velas encendidas y los conduce al interior del templo. El celebrante lleva el incensario y cuando llega al altar comienza las plegarias a las que responde el diácono y el coro. Luego pone los anillos a los esposos.

Al “oficio de esponsales” sigue el “oficio de bodas”. Los contrayentes se dirigen nuevamente a la entrada de la iglesia y se acercan en procesión llevando las velas. También el sacerdote viene adelante con el incensario. Cuando llegan al altar, el sacerdote les recuerda las obligaciones y condiciones del matrimonio invitándoles a vivirlo de acuerdo con la fe que profesan. Luego los novios manifiestan públicamente su consentimiento. Siguen otras moniciones leídas por el sacerdote y luego las tres bendiciones (que son oraciones que recuerdan partes relacionadas de la historia de la salvación pidiendo a Dios su bendición).

Sigue el “rito de coronación” por el que el sacerdote pone una corona en la cabeza de cada esposo. Luego se lee el extracto de la carta a los Efesios referida al matrimonio como misterio de la unión de Cristo con su Iglesia (cf. Ef 5 20-33) y el evangelio de las bodas de Caná (cf. Jn 2 1-11). Siguen otras oraciones y el canto del Kyrie.

En las denominaciones protestantes y restauracionistas[editar]

Aspectos doctrinales[editar]

En su mayoría no consideran el matrimonio como una celebración religiosa sino como un evento que incumbe a las autoridades civiles. Igualmente aceptan como dato escriturístico que sea posible el divorcio o el repudio del cónyuge. Sin embargo, autores recientes como Jean Jacques von Allmen, Max Thurian o Gerardo van der Leeuw ven en el matrimonio un signo de la gracia de Dios, abriendo la posibilidad de considerarlo como algo más que un contrato concerniente a instancias estatales.

Matrimonio mormón[editar]

Una variedad peculiar en la teología no protestante es la creencia de las iglesias restauracionistas como la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y las variantes del Movimiento Mormón.

Esta denominación predica que el matrimonio es eterno e instituido por Dios, no finaliza una vez que la muerte separe a la pareja si no que perdura por siempre. El sacerdocio SUD realiza matrimonios en los Templos por todo el tiempo y eternidad, oficiados exclusivamente dentro de sus templos y oficiados por sacerdotes del sacerdocio mayor.[1] En cuanto a los atuendos, son similares a cualquier matrimonio de tipo occidental.

Aspectos litúrgicos generales[editar]

Se subraya especialmente la necesidad de pedir el auxilio divino para que acompañe a los nuevos esposos. Esto por medio de oraciones especiales pero no existe un rito específico. Algunas iglesias luteranas han creado ceremonias litúrgicas adecuadas para manifestar públicamente el consentimiento y la bendición nupcial. Siguen un esquema propio que, tras la lectura de textos bíblicos alusivos, deja lugar a las declaraciones y promesas de consentimiento. Luego se procede a la entrega de anillos y el pastor da su bendición a los nuevos esposos.

Referencias[editar]

  1. Harold B. Lee (1973). In Holy Temples, Decisions for Successful Living (en inglés). Deseret Book Co. ISBN 087747348X. Consultado el 2009-09-18. 

Véase también[editar]