Masacre de la Candelaria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La masacre de la Candelaria (en portugués Massacre da Candelária), como fue llamada por los medios de comunicación, se produjo en la madrugada del 23 de julio 1993, cerca la Iglesia del mismo nombre, ubicada en el centro de Río de Janeiro. En esta masacre, seis niños y dos jóvenes adultos sin hogar fueron asesinadas por la policía militar.

Origen[editar]

Exterior de la Iglesia de la Candelária, local de la masacre.

Mucho se ha especulado sobre las verdaderas razones de la masacre, pero hasta ahora nadie sabe a ciencia cierta lo que llevó a la realización de la misma. Dos de las hipótesis más aceptadas afirman que la masacre se llevó a cabo por venganza. Una de esas teorías dice que el motivo de la venganza de la policía se debió a que en la mañana del 22 de julio 1993 un grupo de niños de la calle habría tirando piedras a coches de la policía militar. La otra hipótesis dice que el motivo de la venganza es el hecho de que niños de la calle habían robado a la madre de un policía. La hipótesis más aceptada es que los oficiales eran parte de un escuadrón de la muerte y que fueron contratados para realizar la "limpieza" del centro histórico de Río de Janeiro.

La masacre[editar]

En la madrugada del 23 de julio 1993, cerca de la medianoche, varios coches se detuvieron frente a la iglesia de la Candelaria. Poco después, la policía abrió fuego contra más de setenta niños y adolescentes que dormían cerca de la iglesia. Como resultado de la masacre, seis niños y dos jóvenes resultaron muertos y heridos varios niños y adolescentes. Uno de los sobrevivientes de la masacre, Sandro do Nascimento Barbosa, luego volvió a las noticias cuando se hizo responsable del secuestro del autobús 174.

Parte de estos hechos son contados en la película Ultima Parada 174.

Lista de los muertos

Los nombres de los ocho niños y jóvenes asesinados en el episodio está escrito en una cruz de madera, erigida en el jardín del frente de la Iglesia:

Paulo Roberto de Oliveira, 11 años

Anderson de Oliveira Pereira, 13 años

Marcelo Cándido de Jesús, 14 años

Valdevino Miguel de Almeida, 14 años

"Gambazinho", 17 años

Leandro Santos da Conceicao, de 17 años

Paulo José da Silva, 18 años

Marcos Antônio Alves da Silva, 19 años

Investigación y condenados[editar]

La investigación de los culpables se centró en el testimonio de Wagner Santos, uno de los adolescentes heridos en la masacre. Santos fue víctima de un segundo ataque el 12 de septiembre de 1994 en la Estación Central de Brasil, que lo puso en el Programa para la Protección de Víctimas y Testigos. Su testimonio fue clave en el reconocimiento de los involucrados. Inicialmente cuatro personas fueron acusadas de la masacre: el ex policía militar Marcus Vinicius Emmanuel, los policías militares Claudio dos Santos, Marcelo Cortés y Jurandir Gomes Francia.

Los condenados fueron:

Marcus Vinicius Emmanuel, un ex policía militar - fue sentenciado a 309 años de prisión en primera instancia. Apeló la sentencia y en un segundo juicio, fue condenado a 89 años. Insatisfecho con el resultado, el fiscal pidió un nuevo juicio y, en febrero de 2003, Emmanuel fue condenado a 300 años de prisión.

Nelson Oliveira dos Santos - fue sentenciado a 243 años de prisión por las muertes de la masacre y 18 años por el intento de asesinato de Santos. Apeló la sentencia, y fue absuelto en un segundo juicio, incluso después de haber confesado el crimen. La fiscalía apeló y en 2000, Oliveira fue condenado a 27 años de prisión por las muertes y le fue mantenida la pena por intento de asesinato, por un total de 45 años.

Marco Aurelio Días Alcántara - fue sentenciado a 204 años de cárcel por matar a los niños y violar a un adolescente.

No condenados[editar]

Participan en la masacre,pero no han sido condenados:

  • Carlos Jorge Liaffa - no fue procesado, aunque ha sido reconocido por una sobreviviente y las pericias han demostrado que una de las cápsulas que impactó a una de las víctimas fue disparada por el arma de su padrastro.