Mariología

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retablo del convento de San Francisco en Santo Domingo de la Calzada. Bajo la imagen de la Virgen, varios santos mariólogos.
Mosaico de la Theotokos en el monasterio Gelati (Georgia).
Gruta de Lourdes. Los mensajes comunicados por Bernadette tras sus visiones de la Virgen llevaron a la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción. Ha habido muchas otras apariciones marianas con muy diferente consideración jerárquica, dogmática o de religiosidad popular.

Mariología es la parte de la teología cristiana que se dedica a la Virgen María. Además del estudio de su vida, tal como se refleja en los Evangelios, realiza interpretaciones acerca de distintos dogmas y doctrinas marianos: su naturaleza (Inmaculada Concepción, Asunción de la Virgen, Coronación de la Virgen etc.), su papel en la salvación (mediación -Maria Mediatrix- o co-redención -Corredentora-), sus advocaciones (Reina de los Cielos, Madre de la Iglesia, Perpetuo Socorro, Esperanza, Auxiliadora etc.), y cómo debe realizarse su veneración o culto (el culto mariano, en algunos casos denunciado como mariolatría o hiperdulía). Mientras que en el protestantismo el papel de la Virgen es muy reducido,[1] en el catolicismo,[2] el anglicanismo[3] y la iglesia ortodoxa[4] se destaca mucho más.


Entre las acusaciones que el protestantismo hace al catolicismo están las de desarrollar una adoración y veneración anticristiana de María (lo que se describe como "marianismo" o "mariolatría"), así como de inventar doctrinas no basadas en las Escrituras y que dan a María un estado semidivino, buscando duplicar en la vida de María eventos similares a los de la vida de Jesús. Igualmente niega la conveniencia de títulos como Reina de los Cielos, Nuestra Madre del Cielo, Reina del Mundo o Mediatriz. La posición de la iglesia católica es que María era humana y por lo tanto no debe ser adorada mediante culto divino (latría), pero es especial ente los demás santos, y por lo tanto, merecedora de una especial veneración (dulía).

Fresco del convento e iglesia de la Inmaculada Concepción de Ozumba (anónimo colonial).[5] San Francisco de Asís sostiene tres globos sobre los que se encuentra la Virgen, con la iconografía propia de la Inmaculada, Santa María de Agreda exhibe su Mística Ciduad de Dios, Duns Escoto hace lo propio con su defensa de la doctrina de la Inmaculada; volando, ocho querubines portan símbolos marianos (lirio, torre, escalera, pozo, sagrario, caja y otra flor). Provienen de una de las letanías marianas, la Letanía Lauretana: Estrella del Mar, Puerta del Cielo, Espejo sin mancha, Torre de David, Huerto Sagrado, Escalera de Jacob, Pozo de Sabiduría...[6]

Historia[editar]

La patrística dedicó una buena parte de su producción a la mariología.San Ireneo de Lyon llamaba a María "segunda Eva" porque a través de María y su elección voluntariamente aceptada de la elección de Dios (la Anunciación), Dios deshizo el daño hecho por la elección de Eva de comer el fruto prohibido (el pecado original). El poeta hispanolatino Prudencio parece conocer esta doctrina en uno de sus Himnos. San Jerónimo escribió La Perpetua Virginidad de María. San Agustín insistía en lo misterioso de la virginidad y la condición bienaventurada de María, destacando lo voluntario de su papel (creyó María, y se cumplió en ella lo que creyó). Ya en época altomedieval aparecerá la obra de San Ildefonso de Toledo.[7]

El Concilio de Éfeso (tercer concilio ecuménico) debatió sobre si María debía ser llamada Theotokos o Christotokos. Theotokos significa en idioma griego "Madre de Dios"; esto implica que Jesús, a quien María dio a luz, es Dios. Los nestorianos prefieren la denominación Christotokos, que en griego significa "Madre de Cristo", no porque nieguen la divinidad de Jesús, sino porque creen que Dios Hijo (el Logos) existió antes del tiempo y antes de María, y que Jesús tomó su divinidad de Dios Padre y su humanidad de su madre; así que para ellos, llamar a María "Madre de Dios" es confuso y potencialmente herético. Otros, en el mismo concilio, creían que negando el título de Theotokos acarrearía la implicación de que Jesús no es divino. Al final, el concilio confirmó el uso del término Theotokos y con ello afirmaba la indivisibilidad de la divinidad y la humanidad de Jesús (unión hipostática o de las dos naturalezas de Cristo). Así, mientras que el debate trató sobre el título correcto para María, también se trataba de una cuestión cristológica sobre la naturaleza de Jesucristo, una cuestión que volvería a debatirse en el Concilio de Calcedonia (cuarto concilio ecuménico).

El nacimiento virginal de Jesús es dogma compartido por la mayor parte de las confesiones cristianas; en cambio, la virginidad de María[8] mantenida perpetuamente ("antes del parto, en el parto y después del parto")[9] es negada por algunas iglesias protestantes, que la consideran contradictoria con las referencias evangélicas a hermanos de Jesús (por ejemplo Santiago el Justo, y se supone que también habría tenido hermanas). Las iglesias católica y ortodoxa (e incluso el islam) insisten en ella, pues consideran que tales "hermanos" serían simplemente parientes de Jesús, y no hijos de María (en idioma arameo, el hablado por Jesús y los apóstoles, la misma palabra designa a los hermanos y a otros parientes, aunque el término usado en los Evangelios sea el griego ἀδελφός -"hermano"-).

A partir del siglo XII se produce una gran expansión del culto mariano en la cristiandad occidental, que se llena de iglesias e imágenes dedicadas a la Virgen.

Entre los más importantes santos mariólogos de esta época, intelectualmente denominada como escolástica, y que presencia el desarrollo del Císter y las órdenes mendicantes, estuvieron San Bernardo de Claraval, Santo Domingo de Guzmán, San Alberto Magno, San Francisco de Asís, San Buenaventura, etc. La obra de Santo Tomás de Aquino dedica una parte de sus reflexiones a la mariología. Algunos autores reciben el epíteto de "Doctor Mariano" (Anselmo de Canterbury y Duns Scoto).[10]

En 1854 se definió como dogma, por el papa Pío IX, la Inmaculada Concepción, que supone la exención de la Virgen del pecado original.

Las enseñanzas católica romana y ortodoxa oriental también se extienden hacia el final de la vida de María, con los conceptos de Asunción de María (dogma católico desde 1950) y Dormición o Tránsito de la Virgen (dogma ortodoxo tradicional).

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Walter Tappolet (1962). Das Marienlob der Reformatoren. Tübingen. Fuente citada en en:Protestant views on Mary
  2. Devoción a la Virgen María y Teología dogmática - Redención - Mariología, en Enciclopedia Católica.
  3. Mariología anglicana en elcaminoanglicano
  4. Halas Schultz, Principios de mariología ortodoxa (Prinzipien orthodoxer Mariologie, Catholica 45, 1991).
  5. El convento es de mediados del siglo XVI y la iglesia de finales del siglo XVII (Cronista municipal de Ozumba).
  6. Letanías marianas
  7. Mariología y Concilio Vaticano II (entrevista a la agencia Zenit).
  8. What Every Catholic Should Know about Mary by Terrence J. McNally 2009 ISBN 1-4415-1051-6 page 168. Fuente citada en en:Perpetual virginity of Mary
  9. Martín I:

    Propia y verdaderamente la Madre de Dios, la Santa y siempre Virgen María (...) concibió sin semen viril, del Espíritu Santo, al mismo Verbo de Dios, y de manera incorruptible dio a luz

    Paulo IV:

    María permaneció siempre en la integridad de su virginidad, a saber, antes del parto, en el parto y después del parto, por obra de Dios omnipotente

    .

    La Virginidad Perpetua de María Santísima - Antes, durante y después del parto

    • Cur Deus Homo? y De Conceptu Virginali, de Anselmo. Citados en OSV's Encyclopedia of Catholic History, voz Doctor Marianus, pg. 293.
    • Ioannis Duns Scoti Doctoris mariani theologiae marianae elementa
  10. Mango C. "La civiltà bizantina", fuente citada en it:Venerazione della Vergine Maria a Costantinopoli

Enlaces externos[editar]