Mario Ruiz Massieu

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mario Ruiz Massieu


Datos personales
Nacimiento 24 de diciembre de 1950
Bandera de México Acapulco, Guerrero, México
Fallecimiento 15 de septiembre de 1999
(48 años)
Bandera de los Estados Unidos Newark, New Jersey
Partido PRI Party (Mexico).svg

Partido Revolucionario Institucional

Otras afiliaciones políticas PGR
Cónyuge María Eugenia Barrientos
Profesión Abogado
Alma máter Universidad Iberoamericana

Mario Ruiz Massieu (Acapulco, Guerrero, 24 de diciembre de 1950 - Newark, New Jersey, Estados Unidos, 15 de septiembre de 1999) fue una figura clave en la política mexicana en 1994, el último año de la presidencia de Carlos Salinas de Gortari.

La familia Ruiz Massieu saltó a la fama en la ciudad turística de Acapulco junto al mar del Guerrero, conocido como salvaje oeste de México.

Dos hermanos de Mario, Wilfrido y Roberto, fueron muertos a tiros a una edad temprana. José Francisco Ruiz Massieu llegó a ser gobernador de Guerrero y una figura poderosa en el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Al casarse con Adriana Salinas, hermana de Carlos Salinas de Gortari, él forjó un vínculo con un clan político más influyente, aunque el matrimonio terminó en un amargo divorcio.

Mario inicialmente mantuvo un perfil más bajo. Fue secretario general de la principal universidad pública de México, la UNAM, y Sub-Secretario de Gobernación embajador de Dinamarca, antes de ser nombrado Sub-Procurador General de la República en el gobierno de Carlos Salinas. Su trabajo consistía en llevar ante la justicia a los líderes de los poderosos carteles de drogas del país.

Pocos de sus predecesores habían pasado por alto la oportunidad que el puesto de sub-procurador ofrece para enriquecerse; Mario, al parecer, no fue la excepción. En diciembre de 1993, hizo un depósito inicial de 4 millones de dólares en lo que entonces era el Texas Commerce Bank en Houston. Desde entonces y hasta febrero de 1995, se encontraron otros 2.5 millones de dólares, todos ellos depositados en efectivo, en cantidades que oscilan entre US $ 98,000 y $ 800,000.

Según el testimonio del jurado de EE.UU., un recaudador de Ruiz Massieu, Jorge Stergios, llevaría el dinero, en cajas de cartón o maletas, de México a Texas en vuelos comerciales. Stergios se encuentra actualmente en la cárcel.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos dijo que los $ 9.9 millones de dólares de Mario Ruiz Massieu provenían de sobornos pagados por narcotraficantes, a cambio de inmunidad judicial. Ruiz Massieu siempre insistió en que era dinero de la familia, o «bonos» pagados por la presidencia de México. Él tenía más 3 millones de dólares en cuentas en México.

Este régimen comenzó a desmoronarse con el asesinato de José Francisco, secretario general del PRI y líder de la Coordinación de los priístas en la Cámara de Diputados. Seis meses antes, el candidato del partido a la presidencia, Luis Donaldo Colosio, había sido asesinado a tiros en un mitin de campaña.

En lo que pareció ser un movimiento maestro, Carlos Salinas, se encargó de que Mario fuera el designado para investigar la muerte de José Francisco. Pero menos de dos meses después del asesinato renunció, alegando que miembros de alto rango del partido bloqueaban la investigación. En un famoso discurso dado en rueda de prensa el 23 de noviembre de 1994, anunció lo siguiente:

"El pasado 28 de septiembre una bala mató a dos Ruiz Massieu. A uno le quitó la vida, al otro le quitó la fe y la esperanza de que en un gobierno priísta se llegue a la justicia. Los demonios andan sueltos, y han triunfado."

Durante un breve período, Mario Ruiz Massieu fue capaz de presentarse como el ángel vengador. Él escribió una columna política en un periódico y un libro, titulado Yo Acuso.

En diciembre del 94 con la asunción del presidente Ernesto Zedillo, al mes siguiente, y con el nombramiento de un equipo nuevo para el proceso, la red comenzó a cerrarse. En febrero de 1995 llegó la noticia de que la policía había detenido al autor intelectual del asesinato de José Francisco - nada menos que por Raúl Salinas de Gortari, hermano del expresidente Carlos Salinas de Gortari.

Acusado de proteger al asesino de su propio hermano, Mario huyó del país. Sin embargo, al cambiar los vuelos de España a Newark, Nueva Jersey, él no pudo declarar los 46.000 dólares que llevaba, lo que permite a las autoridades estadounidenses detenerlo. Solo la incompetencia del Procurador General de la República Antonio Lozano Gracia, y las sospechas de que el juez de EE.UU. con respecto a los métodos de la policía mexicana, le permitió evadir las cuatro solicitudes sucesivas de extradición hechas por la PGR.

Sin embargo, las autoridades de Estados Unidos también comenzaron a moverse en contra suya, buscando confiscar su dinero depositado en Texas, como proveniente del narcotráfico, y pidiendo ante un tribunal de Houston su condena como lavador de dinero, cargo por el que, si hubiera sido declarado culpable, podría haber tenido que purgar 20 años de cárcel.

Durante los últimos tres años y medio de su vida, Mario Ruiz Massieu había estado bajo arresto domiciliario en Nueva Jersey. Murió de una sobredosis de antidepresivos, dejando dos notas de suicidio: una carta privada a su familia y una carta abierta hecha pública por sus abogados. En este último caso, continuó para protestar por su inocencia y acusó al ex-presidente Ernesto Zedillo, de tener «una buena oferta que ver» con la muerte de su hermano.

La versión oficial dice que se quitó la vida el día de la independencia en México.[1]

Al morir, Mario Ruiz Massieu dejó a su esposa María Barrientos y a una hija de 10 años de edad, Regina.

Obras publicadas (selección)[editar]

Referencias[editar]

  1. El Universal (México) (29 de febrero de 2008). «Resucita duda sobre Mario Ruiz Massieu». Consultado el 18 de septiembre de 2012.