Margarita Nelken

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Margarita Nelken por Julio Romero de Torres (1929).

Margarita Nelken Mansberger (Madrid, 5 de julio de 1894[1]México, D. F., 9 de marzo de 1968) fue una escritora, crítica de arte y política española, una de las representantes del incipiente movimiento feminista en España durante la década de 1930.

Biografía[editar]

Conocida por su decidida actuación política durante la Segunda República y la Guerra Civil, Margarita Nelken también destacó como crítica de arte, periodista y escritora desde muy temprana edad. Hija de una francesa y de un joyero español, ambos descendientes de judíos alemanes, había nacido en la entonces calle de Barrionuevo, n.º 5, hoy calle del Conde de Romanones, en pleno corazón madrileño. Le gustaba mencionarlo, dado que el origen extranjero de su familia sería uno de los blancos preferidos de la derecha española respecto de su persona, junto a su intelecto y su defensa de los derechos de la mujer en plano de igualdad con el hombre. Su abuelo materno había llegado a la capital en 1889 como relojero de palacio y poseía una relojería y joyería en la Puerta del Sol, n.º 15.

Margarita recibió una educación esmerada que se tradujo en tempranas inclinaciones hacia la pintura, las letras y la música. De inteligencia precoz, su primer artículo crítico sobre los frescos de Goya en San Antonio de la Florida lo escribió a los 15 años para la prestigiosa revista de arte londinense The Studio. Fue la hermana mayor de la también escritora y destacada actriz Carmen Eva Nelken (Magda Donato), también exiliada en México al fin de la Guerra Civil española. Abandonó sus primeras aficiones en plena juventud para dedicarse al activismo político y social, aunque seguiría siendo siempre una destacada publicista. Hablaba fluidamente francés y alemán y a ella se debe la primera traducción de Kafka al español. Poseía una cultura excepcional y se relacionaba con Santiago Ramón y Cajal, Benito Pérez Galdós y la generalidad de los círculos intelectuales de su época.

Inquieta por la realidad española, en 1919, publicó su primera obra larga, La condición social de la mujer en España. Su estado actual: su posible desarrollo, un incisivo estudio feminista. Continuó esta línea de trabajos con Maternología y puericultura (1926), En torno a nosotras (diálogo socrático) (1927), Las escritoras españolas (1930) y La mujer ante las Cortes Constituyentes (1931). En los primeros meses de 1931, ingresó en el PSOE y participó, como candidata de la Agrupación Socialista de Badajoz, en las elecciones parciales de octubre de 1931. Resultó elegida entonces y también en noviembre de 1933 y febrero de 1936. De hecho, es la única mujer que consiguió las tres actas parlamentarias durante la Segunda República. Estaba casada con Martín de Paul, padre de su hijo Santiago y cónsul de la República Española en Ámsterdam durante la guerra.

Fue contraria a otorgar el derecho de sufragio a la mujer en 1931, posición compartida también por Victoria Kent. Sostenía que la falta de madurez y de responsabilidad social de la mujer española podía poner en peligro la estabilidad de la República, ya que un porcentaje muy elevado de mujeres, antes de votar, consultaría con su confesor.[cita requerida] Las elecciones de 1933, primeras en las que votaron las mujeres, dieron el triunfo a las derechas.

Tras el fracaso de la revolución de Asturias de 1934, a la entonces parlamentaria socialista se le retiró la inmunidad parlamentaria y fue procesada, si bien antes de que se dictase sentencia huyó a Francia.[2] Se instaló en París, visitando diferentes países nórdicos, y posteriormente estuvo durante casi un año en la Unión Soviética. Volvió a tiempo de participar en las elecciones de febrero de 1936 como candidata socialista del Frente Popular. En el verano de 1936 tuvo una destacada participación en armar y alentar a los trabajadores para hacer frente a los militares sublevados. Estuvo en los frentes de Extremadura y Toledo. En noviembre de 1936 participó en la defensa de Madrid y se distinguió asimismo en la organización de la Unión de Mujeres Antifascistas. Se incorporó al PCE en noviembre de 1936, poco después de la formación del Gobierno de Largo Caballero. Pasó la última etapa de la guerra en Barcelona y fue la única diputada presente en la última reunión de las Cortes republicanas en suelo español, celebrada en los subterráneos del castillo de Figueras el 1 de febrero de 1939.

Cruzó la frontera francesa junto a su hija Magda, de Paul Nelken, durante la retirada general de Cataluña. Ambas trabajaron intensamente desde Perpiñán en la asistencia a los refugiados republicanos internados en los campos de concentración franceses en los primeros meses del exilio.

Marchó luego a París y, a finales de 1939, a México, donde el presidente Cárdenas la había invitado a instalarse. Junto a su madre, su hija y su nieta, abandonó Francia antes de la ocupación nazi. En México se ganó la vida escribiendo y retomó con pasión la crítica de arte. Trabajó en la Secretaría de Educación Pública, colaboró con el gobierno republicano en el exilio, participó en las actividades de la Unión de Mujeres Españolas, sin abandonar las actividades literarias y periodísticas, ocupándose de una página semanal sobre arte en el Excelsior. En octubre de 1942 fue expulsada del PCE tras haber criticado la política comunista de Unión Nacional. Participó como diputada independiente en la reunión de las Cortes de la República Española en la ciudad de México en 1945. Durante 1948 viajó por Europa dando conferencias sobre arte latinoamericano en Ámsterdam y en París. Fue una de las críticas de arte más influyentes y respetadas en México hasta su fallecimiento en 1968. En México recibió la medalla de los Agraristas.

La muerte de sus dos hijos (Santiago, en 1944, luchando en el ejército soviético, y Magda en 1956, de cáncer) la sumieron en una honda crisis. Se quejaba de que la dirigencia del PCE y, en particular, Dolores Ibárruri, no le hubieran comunicado a su tiempo la muerte de su hijo. Fueron los soviéticos quienes, al final de la contienda, se la comunicaron y le entregaron la condecoración obtenida por él en la embajada soviética de la capital mexicana. Nelken se mantuvo activa hasta el final de sus días como crítica de arte, periodista e implicada en las actividades del exilio español en México y otros países. Retomó contacto con figuras disidentes del PCE, como Enrique Líster, que la apreciaba profundamente y otras personalidades del exilio republicano, como su viejo amigo Luis Jiménez de Asúa, exiliado en Buenos Aires y Presidente de la República en el exilio tras la muerte de Diego Martínez Barrio.[cita requerida] Su correspondencia y archivo se encuentran en el Archivo Histórico Nacional en Madrid.

Obras[editar]

  • La condición social de la mujer en España. Su estado actual: su posible desarrollo (1919)
  • La trampa del arenal, novela (1923)
  • Maternología y puericultura (1926)
  • En torno a nosotras (diálogo socrático) (1927)
  • Las escritoras españolas (1930)
  • La mujer ante las Cortes Constituyentes (1931)
  • Tres tipos de Virgen: Angélico, Rafael, Alonso Cano (1942)
  • Las torres del Kremlin (1943)
  • Primer frente (1944)
  • Carlos Orozco Romero (1959)
  • Ignacio Asúnsolo (1962)
  • El expresionismo mexicano (1965).

Reconocimientos[editar]

  • Avilés, Madrid, Miguelturra, Zaragoza[3] y Granada[4] han dedicado una calle a su memoria.
  • En Coslada existe una biblioteca municipal con su nombre.[5]
  • En Badajoz una calle llevó su nombre hasta mayo de 2009,[6] fecha en la que el pleno del ayuntamiento gobernado por el Partido Popular aprobó el cambio por el de Antonio Ayuso Casco. Este cambio fue promovido por el equipo de gobierno de Miguel Celdrán Matute, con el argumento, según la concejal de cultura en ese momento, Consuelo Rodríguez Píriz, de que «Nelken era defensora de la pena de muerte y escribió diferentes artículos apoyando la pena capital».

Referencias[editar]

  1. Fundación Pablo Iglesias. «Nelken Mansberger, Margarita». Diccionario biográfico. Consultado el 13 de junio de 2012.
  2. Benjamín Rivaya: «Recuerdo de Veneranda Manzano (1893-1992)», en La Nueva España de Oviedo (sección «Oviedo y Centro Semanal», p. 5, 22 de abril de 2006).
  3. Ayuntamiento de Zaragoza. «Callejero de Zaragoza». Consultado el 27 de diciembre de 2011.
  4. Ayuntamiento de Granada. «Callejero de Granada». Consultado el 26 de septiembre de 2012.
  5. Ayuntamiento de Coslada. «Biblioteca Margarita Nelken». Consultado el 10 de marzo de 2012.
  6. Diario Hoy. «Suprimen calle Margarita Nelken».
  • El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Madripedia, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.

Enlaces externos[editar]