Marcha de San Lorenzo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Regimiento de Granaderos a Caballo entona la Marcha de San Lorenzo en Plaza de Mayo, Buenos Aires.
Comienzo de la melodía de la Marcha de San Lorenzo.

La Marcha de San Lorenzo es una marcha militar argentina compuesta musicalmente en 1901 por el músico uruguayo —nacionalizado argentino— Cayetano Alberto Silva, y con letra escrita en 1907 por el mendocino Carlos Javier Benielli, que honra el combate de San Lorenzo, en el que se enfrentaron las tropas del coronel de Granaderos José de San Martín y tropas realistas.

Reseña histórica[editar]

Se conoce a la ciudad de Venado Tuerto, situada en el sur de Santa Fe, como la cuna de la marcha San Lorenzo. Allí se encuentra la casa donde fue compuesta, hoy transformada en museo histórico.

La partitura compuesta por el músico oriental, nacido en San Carlos, Cayetano Alberto Silva, fue dedicada al entonces Coronel Pablo Riccheri, Ministro de Guerra y modernizador del Ejército Argentino durante la presidencia del general Julio Argentino Roca. Quien agradeció el homenaje pero solicitó que le cambiara el título por General San Martín, en homenaje al Padre de la Patria. Silva volvió a ofrecer otro nombre para la composición: SAN LORENZO, sabedor que Riccheri había nacido en la ciudad, que fue escenario de la única contienda que el Libertador llevó a cabo en territorio argentino, y significó además el bautismo de fuego de los Granaderos a Caballo. Y así se aceptó.

El autor la compuso en violín. Se hicieron los arreglos correspondientes para Banda Militar y fue estrenada el 28 de octubre 1902 (sin letra) en las cercanías del Convento de San Carlos, donde se libró el Combate de San Lorenzo. Dos días después durante el Desfile Militar que siguió a la inauguración del Monumento Ecuestre de San Martín en Santa Fe la marcha fue ejecutada por la Agrupación Bandas Militares como Marcha Oficial del Ejército Argentino. Asistieron el Presidente de la Nación, general Julio Argentino Roca, y el Ministro Ricchieri.

En 1907 el docente, poeta y filántropo mendocino Profesor Carlos Javier Benielli, escribe la letra, según relataran sus hijos algunos años después, sobre los pizarrones de la Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta del barrio de Once. También escribió las letras de "Curupayty" y "Tuyuty", ambas sobre una misma partitura de Silva. Con el nombre Marcha de la Victorias el moreno oriental vende la música en 1905 a la Casa Breyer de Alemania. Estos se presentan al Concurso para seleccionar una Marcha acorde a la ceremonia de acceso al trono de Jorge V de Inglaterra. Gana la marcha que es inmediatamente estrenada y se constituye desde entonces en la música oficial del pasaje del Rey Inglés.

Siendo una de las más famosas obras de música militar, ha sido interpretada por las tropas alemanas en su entrada a París,[1] años después el general Dwight Eisenhower también la hizo ejecutar cuando el ejército aliado entró en París.

La familia Benielli cobró derechos de SADAIC por la Marcha San Lorenzo escrita por su Padre hasta 2005 en que al cumplirse 70 años de la muerte del autor pasaron al Fondo Nacional de las Artes, organismo del Estado Argentino que utiliza ese importante dinero para apoyar actividades de jóvenes artistas. Dado que Silva había vendido los derechos de la música sus herederos nunca cobraron un solo peso en carácter de regalías. Los restos del compositor uruguayo se hallan en una bóveda donada por el Municipio en la localidad santafesina de Venado Tuerto. Los restos de Benielli descansan a unos pocos metros de los del Granadero Juan Bautista Cabral en el Cementerio Conventual de San Lorenzo.

Las bandas militares de Uruguay, Brasil y Polonia, entre otras, la incorporaron a su repertorio. Como hecho curioso fue usada en los films Hidden Agenda de Ken Loach '.[cita requerida]

Letra[editar]

Letra: Carlos Javier Benielli; música: Cayetano. A. Silva.

Febo asoma; ya sus rayos
iluminan el histórico convento;
tras los muros, sordos ruidos
oír se dejan de corceles y de acero.
Son las huestes que prepara
San Martín para luchar en San Lorenzo;
el clarín estridente sonó
y la voz del gran jefe
a la carga ordenó.
Avanza el enemigo
a paso redoblado,
al viento desplegado
su rojo pabellón. (bis)
Y nuestros granaderos,
aliados de la gloria,
inscriben en la historia
su página mejor. (bis)
Cabral, soldado heroico,
cubriéndose de gloria,
cual precio a la victoria,
su vida rinde, haciéndose inmortal.
Y allí salvó su arrojo,
la libertad naciente
de medio continente.
¡Honor, honor al gran Cabral! (bis)

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Los nazis ingresaron a París con San Lorenzo, Fuente:Infobae.com - Artículo del 16-08-2005

Bibliografía[editar]

  • Cutolo, V. O. (1994). Buenos Aires: Historia de las calles y sus nombres. Buenos Aires: Elche. 

Enlaces externos[editar]