María Rosa Molas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
María Rosa Molas
MolasRosa.jpg
Nacimiento 24 de marzo de 1815
Reus, Tarragona, España
Fallecimiento 11 de junio de 1876
Tortosa, Tarragona, España
Venerada en Iglesia católica
Beatificación 8 de mayo de 1977 por Pablo VI
Canonización 11 de diciembre de 1988 por Juan Pablo II
Órdenes Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación
Festividad 12 de Junio

María Rosa Molas y Vallvé, cuyo nombre de bautismo fue Rosa Francisca María de los Dolores (Reus, Tarragona, España, 24 de marzo de 1815 - Tortosa, Tarragona, España, 11 de junio de 1876), fue una religiosa y fundadora española. Fundó la orden de las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación y es venerada como santa por la Iglesia católica.

Estudió en Reus y fue educada en la fe cristiana por sus padres, que eran muy religiosos. Era sensible ante la pobreza y desde joven se dedicó a curar a enfermos. En 1841 ingresó en la comunidad del Hospital de San Juan de Reus y de la Casa de la Caridad de la misma localidad.

El 11 de junio de 1844 pidió al general Martín Zurbano que dejara de bombardear Reus, a lo que accedió. En 1857 dirigió en Tortosa la casa de Misedicordia y en 1858 fundó la congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación, que años más tarde se extendió por otros lugares. Obtuvo el título de maestra y comenzó su etapa educativa en Tortosa.

El 8 de mayo de 1977 fue beatificada por Pablo VI, y canonizada por Juan Pablo II el 11 de diciembre de 1988. En la actualidad, las continuadoras de su obra las Hermanas de Nuestras Señora de la Consolación, están presentes en cuatro continentes: Europa (España, Portugal, Italia y Eslovaquia); Asia (Corea del Sur y Filipinas); África (Togo, Burkina Faso, Mozambique y Costa de Marfil) y América ( Venezuela, Argentina, Brasil, Ecuador, Chile, Bolivia, México y Perú)

La vida de María Rosa Molas es una palabra de Consolación para todo el mundo. Sus seguidores aceptan que «en el mundo parece que estaba únicamente para consuelo de todos». Esa era y sigue siendo su misión en la Iglesia: Hacerse transparencia de la Misericordia del Padre y enseñar a los hombres los caminos de la Consolación de Dios.

Condecorada por su obra "El mercantilismo infantil"