Manuel Baquedano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Manuel Baquedano González»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Manuel Jesús Baquedano González
General Manuel Baquedano.jpg
General Manuel Baquedano G.
Capitán General
Comandante en Jefe del Ejército en Campaña
Años de servicio 43 años
Lealtad Flag of Chile.svg Chile
Unidad Ejército de Chile
Mandos 3 de abril de 1880
3 de mayo de 1881
Participó en

Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana:

Revolución de 1851:

Guerra del Pacífico:


Nacimiento 1 de enero de 1823
Santiago
Fallecimiento 30 de septiembre de 1897
Santiago
(74 años)
Ocupación Presidente de Chile subrogante

Manuel Jesús Baquedano González (Santiago, 1 de enero de 1823 - ibídem, 30 de septiembre de 1897) fue un militar chileno que ejerció los cargos de comandante en jefe del Ejército en campaña entre 1880 y 1881, durante la Guerra del Pacífico, y el de presidente provisional de su país en 1891, durante la Guerra civil.

Infancia[editar]

Manuel Baquedano fue hijo del capitán de la Escolta Directorial Fernando Baquedano Rodríguez y de Teresa González de Labra y Ros.[1] [2] [3] Estudió en el colegio del clérigo Juan de Dios Romo y en el Instituto Nacional, donde fue compañero de Federico Errázuriz Zañartu, Eusebio Lillo Robles y Emilio Sotomayor Baeza.[3]

Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana[editar]

Nacido en un hogar militar, se sintió atraído por la carrera de las armas desde muy joven. En julio de 1838, el quinceañero Baquedano escapó de su casa para embarcarse en el transporte La Hermosa Chilena y unirse a las tropas que partían a la Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana,[3] donde participó en las batallas de Portada de Guías (1838) y Yungay (1839). Alcanzó el grado de teniente a los dieciséis años.[2]

Después de regresar a Chile, completó su entrenamiento militar el 23 de enero de 1845, cuando se le concedió el grado de teniente efectivo; luego desempeñó el cargo de ayudante mayor en el Regimiento Granaderos y fue ascendido a capitán en enero de 1850.[3]

Revolución de 1851[editar]

Durante la Revolución de 1851, su participación fue útil para el Palacio de la Moneda. Baquedano desempeñó un papel decisivo en la confrontación con las tropas que se rebelaron el 20 de abril de dicho año contra la elección de Manuel Montt Torres como presidente. Los rebeldes estaban bajo el mando del coronel Pedro Urriola Balbontín, apoyado por la gente joven liberal, entre los que se contaba su amigo Eusebio Lillo. La revolución fue seguida por la sublevación armada en la ciudad de Concepción y por las tropas comandadas por José María de la Cruz Prieto. Baquedano fue nombrado ayudante del general Manuel Bulnes Prieto, participando al lado de las fuerzas del gobierno en la batalla de Loncomilla, ocurrida el 8 de diciembre de 1851. Allí, él hizo frente a su padre y su hermano Eleuterio Baquedano. Concluida la batalla, pidió permiso para visitar a su padre, jefe del estado mayor del ejército contrario, herido en batalla.[4]

Manuel Montt le concedió por sus servicios la promoción en enero de 1852 a sargento mayor de la escolta de gobierno.[2]

Retiro momentáneo[editar]

A principios de 1854, Baquedano se vio involucrado en un confuso motín de cuartel; posteriormente, fue enviado a La Frontera como jefe de plaza.[3] Renunció al servicio activo y con sus ahorros y créditos adquirió un fundo en La Laja, cerca de la ciudad de Los Ángeles, al que llamó «Santa Teresa».[3]

Sin embargo, el gobierno no aceptó su renuncia y lo nombró ayudante de la comandancia general de Armas de Valparaíso en marzo de 1855; ante una petición del mismo Baquedano, en abril fue trasladado con igual cargo a la comandancia de Armas de Arauco, para estar más cerca de su latifundio. En agosto de dicho año, fue designado comandante del Escuadrón Cívico № 3 de Arauco.[3] Entre 1855 y 1869, se dedicó a transformar su parcela en una propiedad agrícola productiva y en cinco años esta ya le había rendido una pequeña fortuna.

Retorno al ejército[editar]

Baquedano retomó su vida militar en junio de 1859, cuando el gobierno lo requirió para enfrentar la revolución que estalló en Concepción; en esa ocasión, fue ascendido a sargento mayor efectivo.[2] Siete años después, en octubre de 1866, fue ascendido a teniente coronel, pasando a cumplir funciones en la ciudad de Los Ángeles, las que combinó con sus labores agrícolas en el fundo «Santa Teresa».

A fines de 1868, fue nuevamente requerido por el Ejército debido al levantamiento indígena, encabezado por Quilapán y otros caciques mapuches. Bajo las órdenes del general José Manuel Pinto, jefe de las fuerzas de la alta frontera, participó en diversos enfrentamientos en Malleco y en Renaico entre enero y mayo de 1869. Por sus servicios, en septiembre de dicho año, le fue confiado el mando del regimiento Cazadores a Caballo, el mismo cargo que tuvo su padre, en donde ascendió a coronel el 30 de julio de 1870, a coronel efectivo el 5 de abril de 1872 y a general de Brigada el 10 de junio de 1876.[2]

En el transcurso de esa década, fue nombrado interinamente Inspector General de la Guardia Nacional y Comandante General de Armas de Santiago (1875), sin dejar el Cazadores, por el gobierno de Federico Errázuriz Zañartu.

Guerra del Pacífico[editar]

Inicio de la contienda[editar]

Manuel Baquedano y su caballo de batalla Diamante (ca. 1881).

Era general de Brigada en abril de 1879, cuando estalló la Guerra del Pacífico. Su participación en ella se inició durante la Campaña de Tarapacá. Como comandante general de la Caballería (20 de abril de 1879),[5] y bajo la órdenes del general y comandante de Infantería Erasmo Escala Arriagada, en noviembre de dicho año desembarcó en Pisagua —esta maniobra es considerada el primer desembarco anfibio de la historia mundial—.[6]

Durante la guerra, planeó el ataque a Los Ángeles, acción que le valió la estima del ministro de Guerra en campaña, Rafael Sotomayor Baeza, quien para ese entonces estaba en conflicto con el comandante en jefe del Ejército general Erasmo Escala. La lucha entre ambos concluyó con la renuncia del general. El ministro Sotomayor notó que la moral del ejército se estaba disipando, cometiéndose irregularidades de todo orden. Encargó la comandancia en jefe a Baquedano, que poseía un inapelable don de mando y control de la situación imponiendo una férrea disciplina.[7]

Tácticas[editar]

Manuel Baquedano, por Pedro Subercaseaux.

La estrategia militar de Baquedano fue principalmente el ataque frontal para romper las líneas enemigas, aprovechando que los mandos aliados tendieron a extenderlas.[7] Pese a que Baquedano carecía de formación de estratega militar, se le reconoce como el general que dirigió en persona batallas que resultaron en victorias consideradas decisivas por el comando chileno.[7] [8]

Extremadamente riguroso y duro en la disciplina, no permitía actos fuera de reglamento a sus subordinados, llegando a casos extremos como disparar a matar a un soldado por demostrar cobardía ante el enemigo en la batalla de Chorrillos. Tampoco permitía ser aconsejado cuando ya había tomado una determinación. Su frase era «lo dicho, es lo dicho», que indica su carácter terco y obstinado.[9]

Después de la batalla de Tacna, sus tácticas fueron públicamente criticadas por el corresponsal de El Mercurio de Valparaíso, Eloy T. Caviedes, y Baquedano iracundo ordenó detener al periodista a bordo de la corbeta Abtao, negándole todo derecho de informar.

Su habilidad militar fue criticada por el historiador chileno Francisco Encina que, aunque le reconoce valores y virtudes, lo califica de tener una profunda «pobreza de ideas» y un mal comando táctico.

Su mayor rival político, José Francisco Vergara, quien llegó a ser ministro de Guerra en campaña, señaló sus debilidades como táctico, pero reconoció que la victoria de Miraflores se debió tanto a la resistencia de la III División como al acertado movimiento envolvente ordenado por Baquedano, que liquidó la momentánea superioridad peruana, gracias al ataque de la I División Lynch.

Asume como comandante[editar]

Al finalizar la campaña de Tarapacá, y con la muerte de Rafael Sotomayor, hubo complejos movimientos políticos destinados a elegir a quienes mandaran en las siguientes etapas de la contienda. Se escogió a José Francisco Vergara Echevers como ministro de guerra en campaña, con quien Baquedano tuvo muchos roces por la conducción de la guerra.[8]

El general Baquedano se puso de pie y dijo más o menos lo siguiente: «Compañeros, amigos: he tenido la honra de ser designado para mandar este noble y sufrido ejército y como militar, tengo que obedecer las órdenes superiores. Sé que yo nada valgo; pero sé también que en este ejército hay jefes de ilustración reconocida y de gran patriotismo; a todos los llamo a mi lado para servir a la patria, realizando la magna empresa encomendada a este ejército».

Manuel Baquedano, citado por Diego Dublé Almeyda en su Diario

Baquedano concluyó la campaña de Tacna y Arica con la batalla del Alto de la Alianza y posteriormente guio al ejército en la campaña de Lima, venciendo en las batallas de San Juan y Miraflores. Esto permitió la ocupación de la capital peruana por parte del ejército de Chile.

Vida civil[editar]

Monumento al General Baquedano ubicado en la Plaza Baquedano, Santiago de Chile.

En 1881 regresó a Chile, donde se le rindieron homenajes e improvisados arcos de triunfo; finalmente, presentó su retiro absoluto, que fue aceptado el 3 de mayo de dicho año.[3] Fue tentado por el Partido Conservador y algunos liberales para ser candidato presidencial y suceder a Aníbal Pinto Garmendia; sin embargo, al poco tiempo renunció a la postulación. Fue senador por Santiago (1882-1888) y por Colchagua (1888-1894). Entre abril de 1889 y fines de 1890, viajó por Europa en comisión; a su regreso, se le ofreció nuevamente la candidatura presidencial, que volvió a rechazar.[3]

A raíz de la Guerra Civil de 1891, el presidente José Manuel Balmaceda Fernández renunció el 29 de agosto a favor de Baquedano, quien tomó provisionalmente el mando de la nación hasta el 31 de dicho mes, cuando entregó el poder a la junta de gobierno revolucionaria.[3] Sin embargo, durante dicho periodo, no supo impedir el saqueo y los destrozos de las propiedades y viviendas de los partidarios del presidente Balmaceda.[7] Ello se debió tanto a las acciones de venganza del sector vencedor como al vacío de poder dejado por las autoridades balmacedistas, lo que fue aprovechado por turbas y delincuentes, e incluso por el ejército vencido al quedar sin jefes responsables.[10]

Completamente retirado de la vida civil, falleció en Santiago el 30 de septiembre de 1897.[3] Sus funerales se realizaron con los honores correspondientes a su persona.[11] Estas fueron algunas palabras de un discurso el día de su funeral:

Señores, si alguna vez el viento de la guerra batiera de nuevo nuestras viejas banderas y si el patriotismo nacional tuviera una hora de desaliento, bastaría venir a esta tumba, que desde hoy es un templo, a recoger en ella las inspiraciones que alentaron el espíritu del General Baquedano.

General Wenceslao Bulnes Riquelme, Discurso fúnebre.[9]

Homenajes[editar]

Su nombre ha sido conmemorado de diversas maneras en Chile, a saber:


Predecesor:
Erasmo Escala Arriagada
Coat of arms of the Chilean Army.svg
Comandante en Jefe del Ejército en Campaña

1880 - 1881
Sucesor:
Cornelio Saavedra Rodríguez
Predecesor:
José Manuel Balmaceda
Presidente de la República
Jefe de Gobierno Provisional de Chile
29 de agosto - 31 de agosto de 1891
Coat of arms of Chile.svg
Sucesor:
Jorge Montt Álvarez
Presidente de la Junta de Gobierno

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Gispert, Carlos (2000). Enciclopedia de Chile. vol. 1. Editorial Océano. ISBN 84-494-2336-8. 
  2. a b c d e «Biografía del general Manuel Baquedano» (HTM). www.ejercito.cl.
  3. a b c d e f g h i j k «Manuel Baquedano» (HTM). www.profesorenlinea.cl (s/f). Consultado el 18 de mayo de 2014.
  4. «Manuel Baquedano» (SHTML). www.icarito.cl (31 de mayo de 2010). Consultado el 7 de mayo de 2014.
  5. Márquez Allison, Antonio (2000). «La Guerra del Pacifíco». Historia de Chile ilustrada. Santiago: Editorial Ercilla Ltda. 
  6. Armada de Chile (s/f). «Desembarco en Pisagua» (HTML). www.armada.cl.
  7. a b c d Encina, Francisco Antonio, y Leopoldo Castedo (1999). «Capítulo VIII». Resumen de la Historia de Chile. Santiago: Sociedad Editorial Santiago Ltda. p. 84. 
  8. a b Vial, Gonzalo. Chilenos del bicentenario: Manuel Baquedano
  9. a b «Biografía del general Baquedano» (HTML). www.geocities.com (s/f).
  10. Vial Correa, Gonzalo. «Capítulo I - El interregno». Historia de Chile. Triunfo y decadencia de la oligarquía. (1891-1920). vol. 2. pp. 28–80. 
  11. «Noticias siglo XX» (HTM). siglo20.tercera.cl.
  12. «Estación de ferrocarril de Baquedano, Chile» (PHP). www.rutaschile.com (2007). Consultado el 10 de mayo de 2014.

Bibliografía[editar]

  • Barros Arana, Diego (1979). Historia de la Guerra del Pacífico. 1879-1881. Santiago: Editorial Andrés Bello. 
  • Carmona Yáñez, Jorge (1978). Baquedano. vol. LIX (2.ª edición). Santiago: Memorial del Ejército de Chile - Biblioteca del oficial, Editora Gabriela Mistral. 
  • Encina, Francisco Antonio, y Leopoldo Castedo (1999). Resumen de la Historia de Chile. Santiago: Sociedad Editorial Santiago Ltda. 
  • Lira R., Máximo (1882). Para la historia: Observaciones a la memoria del ex ministro de la Guerra don José Francisco Vergara. Santiago: Imprenta El Independiente. 
  • Márquez Allison, Antonio (2000). Historia de Chile ilustrada. Santiago: Editorial Ercilla Ltda. 
  • Poblete Manterola, Rafael (1979). Monografías de los generales que actuaron como comandantes superiores del Ejército y como jefes de Estado Mayor en la campaña de 1879-1883. vol. LXI (2.ª edición). Santiago: Memorial del Ejército de Chile - Biblioteca del oficial, Editora Gabriela Mistral. 
  • Rojas, Luis Emilio (1991). Nueva historia de Chile. Editorial OPECE. 
  • Williams Arabena, Hermelio (1946). Entre espada y basquiñas. Tradiciones: Baquedano y su caballo. Santiago: Empresa Editora Zig-Zag. 
  • Vergara G., Marcial (1939). El general Manuel Baquedano. Estudio de una vida ejemplar. Santiago: Memorial del Ejército de Chile - Biblioteca del oficial. 

Enlaces externos[editar]