Manuel Amador Guerrero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Manuel Amador Guerrero
Manuel Amador Guerrero

20 de febrero de 1904-1 de octubre de 1908
Predecesor Junta Provisional de Gobierno de Panamá
Sucesor José Domingo de Obaldía

Datos personales
Nacimiento 30 de junio de 1833
Bandera de Colombia Turbaco, República de la Nueva Granada
Fallecimiento 2 de mayo de 1909 (75 años)
Bandera de Panamá Panamá, Panamá
Partido Partido Conservador
Padres Leguina María Mercedes Guerrero Córdoba
José María Amador
Cónyuge María de Jesús Terreros y María Ossa de Amador
Hijos Manuel E. Amador Terreros
Ocupación Político, médico
Religión Católico

Manuel Amador Guerrero (Turbaco, Nueva Granada, 30 de junio de 1833 - Ciudad de Panamá, Panamá, 2 de mayo de 1909) fue un político y médico granadino (hoy República de Colombia), uno de los gestores de la separación de Panamá de Colombia, miembro de la Junta Provisional de Gobierno y primer presidente constitucional de la República de Panamá.

Biografía[editar]

Hijo de José María Amador y Leguina María Mercedes Guerrero Córdoba. Se graduó de médico cirujano en la Universidad del Magdalena y del Istmo en 1855. Ejerció su cargo de médico por algunos meses de 1855 en Cartagena de Indias, pero pronto fue atraído por su espíritu aventurero hacia Panamá, Santiago de Veraguas y Colón, que en ese momento tenían un auge económico producto de la construcción del Ferrocarril Interoceánico, el cual atraía a gran cantidad de inmigrantes que se dirigían en búsqueda de oro en California. Amador se mudó a la ciudad de Panamá, a finales de 1855. Participó activamente en la política colombiana y se inscribió en el Partido Conservador, llegó a ocupar altos cargos dentro de este colectivo. Como representante por la provincia de Veraguas ocupó una curul por algún tiempo en el Congreso de la República de la Nueva Granada. En 1866 fue elegido primer designado como Jefe de Estado del Estado Federal de Panamá. Al año siguiente fue electo presidente del Estado, pero una revuelta armada le impidió ejercer el cargo. Vencido y prisionero en el campo de batalla, hubo de sufrir luego el destierro que se prolongó por un año.

Aunque no dejó de tomar participación activa en la política, no figuró en puesto alguno hasta el año de 1886, en que por la renuncia del jefe civil y militar del Estado, general Ramón Santodomingo Vila, Amador Guerrero se encargó temporalmente del mando supremo.

Su esposa era Marìa Ossa de Amador, y su hijo, se llamaba Manuel E. Amador.

Durante los últimos 30 años del siglo XIX, le correspondió a Manuel Amador Guerrero reorganizar el Hospital Santo Tomás, vieja institución de caridad que databa de la época de la colonia, que por la pobreza crónica del país no podía realizar con la debida amplitud la misión humanitaria a que estaba llamada. Como médico siempre, en ocasiones como superintendente, y sin recibir remuneración alguna la mayor parte del tiempo, Amador Guerrero fue alma y brazo de la institución, y a ella le consagró sus esfuerzos y sus entusiasmos filantrópicos con abnegación y espíritu público ejemplares.

En 1890 se debatía una cuestión de importancia vital para el istmo de Panamá. Era patente que la Compañía Francesa del Canal, que había comenzado la construcción de la vía interoceánica, estaba imposibilitada para concluirla dentro del término estipulado en el contrato.

Los trabajos fueron suspendidos casi totalmente, y en el istmo comenzó a sentirse de nuevo terrible postracción económica. Había esperanza de que mediante una prórroga de la concesión la empresa pudiera reorganizarse y asegurar así la terminación de obra tan vital para la vida económica del país. Panamá, afectada directamente con la crisis, dispuso entonces enviar a Bogotá una comisión integrada por cuatro de sus más representativos ciudadanos con el objetivo de gestionar la prórroga ante el Gobierno central. Para esa comisión fue designado el doctor Amador Guerrero, en unión del célebre ingeniero panameño Pedro J. Sosa, autor junto a Wyse y Reclus del trazado de la ruta escogida para el Canal; el obispo de la diócesis, Dr. José Alejandro Peralta; y don Ricardo Arango, más tarde gobernador del departamento.

El gobierno colombiano convino en conceder una prórroga de 10 años que comenzarían a contarse en 1894, mediante la cual logró organizarse una nueva compañía y la empresa se salvó de una pérdida total. Pese a ello, la obra estaba herida de muerte.

Tras el colapso del canal francés, surgen las negociaciones entre Colombia y Estados Unidos para reanudar la excavaciones del canal interoceánico. Nuevas esperanzas nacieron para el pueblo panameño al firmarse el contrato Herrán–Hay, que encomendaba la terminación de la obra por parte de E.U. El congreso colombiano rechazó el convenio y Panamá se vio una vez más frente a su posible ruina. La miseria reinaba en el istmo. Estalla la revolución 1899 (la Guerra de los Mil Días) y no terminó hasta noviembre de 1902.

Ante el rechazo del congreso colombiano del tratado Herrán-Hay el pueblo panameño se sumergió en la desesperación por la inminente ruina y miseria en que se encontraba el istmo, ante esta desafortunada situación los ciudadanos más ilustres comenzaron a planear la Separación de Panamá de Colombia, con el objetivo de sacar de la miseria al país, negociando un nuevo tratado del canal con el gobierno de los Estados Unidos. Don José Agustín Arango, ciudadano prominente en el istmo, concibió entonces la idea de incorporar el istmo al rol de las naciones como república independiente. Este confió a Amador su secreto y ambos se dedicaron a trabajar conjuntamente por varios meses para separar el istmo de Colombia. Hasta que por fin surgió la República de Panamá el 3 de noviembre de 1903.

Dedicó su gestión administrativa al establecimiento de la institucionalización del Istmo de Panamá. Fue Presidente del Estado Soberano de Panamá. Se destacó como político al ser elegido en la Convención Nacional Constituyente en 1904, por decisión unánime, como el Primer Presidente Constitucional de Panamá una vez lograda la separación de Colombia. Participó junto a José Agustín Arango en el proceso separatista y fue enviado a Washington a sostener conversaciones tendentes a establecer un tratado para la construcción del Canal de Panamá.

Presidencia[editar]

Con el concurso de su gabinete y la Asamblea Nacional se lograron cambios radicales en beneficio del crecimiento político, económico y educativo del país; se reajustaron los órganos ejecutivo, legislativo y judicial en que se fundamentaron las bases para el sistema democrático; se modificó el sistema de rentas, tributario y fiscal; se organizaron las aduanas; se abrieron los puertos al comercio mundial; se abrieron escuelas secundarias y de artesanía.

Fue defensor del Tratado Hay-Bunau Varilla y para ello formó la Comisión de Estado sobre el Tratado, conformada por Belisario Porras y Francisco Filós. Esta comisión tenía como objetivo esclarecer las dudas de ciertos panameños acerca de los derechos otorgados a Estados Unidos sobre el territorio de la Zona del Canal. Finalmente se llegó a la conclusión que el tratado no lesionaba la soberanía de Panamá.

Amador Guerrero falleció en la ciudad de Panamá el 2 de mayo de 1909.

Fuentes bibliográficas[editar]

  • Ministerio de la Presidencia. Los presidentes de Panamá.Estudio Cronológico y análisis estadístico.
  • Castillero, Ernesto J. Galería de Presidentes de Panamá. Panamá, 1935
  • Caja de Ahorros. Forjadores de Nuestra Nación. 1999.
  • Mellander, Gustavo A.; Nelly Maldonado Mellander (1999). Charles Edward Magoon: The Panama Years. Río Piedras, Puerto Rico: Editorial Plaza Mayor. ISBN 1-56328-155-4. OCLC 42970390.
  • Mellander, Gustavo A. (1971). The United States in Panamanian Politics: The Intriguing Formative Years. Danville, Ill.: Interstate Publishers. OCLC 138568.
  • Susto Lara, J.A. Galería de Gobernantes de Panamá (1821-1971) Imprenta Litho Garzo S.A. Noviembre de 1971.
  • Zentner, Federico Jr.Nombres y apellidos de forjadores de la patria. Panamá, 1984.


Predecesor:
Junta Provisional de Gobierno
Presidente de Panamá
1904 - 1908
Sucesor:
José Domingo de Obaldía