Manio Emilio Lépido (cónsul 66 a. C.)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Manio Emilio Lépido (en latín, Manius Aemilius Mam. f. M. n. Lepidus) fue un senador y cónsul romano. Probablemente un hijo del cónsul del año 158 a. C. Marco Emilio Lépido, y por lo tanto hermano de Mamerco Emilio Lépido Liviano, si bien este último era adoptado.

Biografía[editar]

Fue elegido cónsul en el año 66 a. C., junto a Lucio Volcacio Tulo, el mismo año en que Marco Tulio Cicerón fue pretor. Lépido fue mencionado en numerosas ocasiones por Cicerón, pero nunca obtuvo mucha importancia política. En el año 65 a. C., es mencionado como uno de los testigos en el caso contra Cayo Cornelio, a quien defendió Cicerón.

Perteneció al partido aristocrático del Senado, pero cuando estalló la Segunda Guerra Civil de la República de Roma en el año 49 a. C., se retiró a una de sus villas en Formia para ver cómo se desarrollaban los acontecimientos. Aunque estaba en contacto casi diario con Cicerón, Lépido estaba decidido a no cruzar el Mar Adriático para unirse a Pompeyo el Grande, pero dispuesto a ceder ante Julio César si éste resultaba victorioso. Finalmente, volvió a Roma en marzo de ese año.[1] [2] [3] [4]

Referencias[editar]

  1. Salustio, Bellum Catilinae, 18
  2. Cicerón, Catilinam, 1.6; Pro Sulla, 4; Ad Atticum, 7.12, 7.23, 8.1, 8.6, 8.9, 8.15, 9.1
  3. Dión Casio, Historia Romana, libro xxxvi. 42
  4. Asconio, in Cornel. p. 66, ed. Orelli
Precedido por:
Cayo Calpurnio Pisón y
Manio Acilio Glabrión
Cónsul de la República Romana junto
a Lucio Volcacio Tulo
66 a. C.
Sucedido por:
Lucio Aurelio Cota y
Lucio Manlio Torcuato