Manejo del recurso tierra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Manejo del recurso tierra, se identifican algunos de los problemas críticos y conceptos claves que deberían tenerse presentes al examinar los impactos ambientales de proyectos de desarrollo que impliquen la modificación del contorno de la superficie de la tierra o que abarquen o comprometan cantidades significativas de agua subterránea o superficial para varios usos humanos.

Análisis[editar]

El análisis es particularmente pertinente en cuanto a la preparación y revisión del plan para atenuar los impactos adversos que deben ser incluidos en cada informe de evaluación ambiental sobre los recursos de la tierra y del agua.

El artículo no toma en cuenta ningún tipo de ecosistema en particular; para conocer las preocupaciones en torno a los recursos de la tierra y del agua en relación con los ecosistemas frágiles.

Tierra y agua[editar]

Es probable que un cambio en el manejo del uno produzca un efecto en el otro, especialmente si no se presta suficiente atención a las interacciones en la planificación del proyecto.

Problemas ambientales en el manejo de los recursos de tierra[editar]

Casi todo proyecto de desarrollo implica la alteración de la superficie del terreno. Cuando el área comprometida es pequeña, es probable que el impacto ambiental sea mínimo. Sin embargo, los impactos acumulados de muchas alteraciones pequeñas y separadas pueden ser considerables. Constan a continuación los tipos de alteraciones de la tierra que son de preocupación. Los principales son:

Los impactos ambientales directos e inmediatos de estas alteraciones pueden ser agrupadas en cuatro categorías.

Pérdida del hábitat[editar]

Cualquiera de las actividades enumeradas se proyectará en la pérdida del hábitat. La gravedad del impacto depende del tipo de hábitat a ser convertido, así como la manera en que ha de realizarse la conversión. Cuando están involucradas las tierras silvestres, tierras húmedas, bosques tropicales y otros ecosistemas frágiles, el equipo de evaluación ambiental debe estudiar cuidadosamente los impactos, examinar las alternativas consideradas, y tal vez proponer nuevas alternativas. Véase también: Tierra silvestre.

Pérdida de la productividad del suelo[editar]

Afloramiento de sal en terrenos con deficiencia de drenaje.

Determinados suelos de bosque, al ser desprovistos de su cubierta natural, sufren lateralización o se hacen propensos a la rápida erosión, volviéndose esencialmente improductivos. También reduce su productividad la eliminación del humus durante la nivelación. La pérdida del suelo por erosión tiene el mismo efecto, pudiendo además degradar los recursos hidráulicos. Otro factor que altera profundamente el equilibrio estructural del suelo es el mal uso del mismo, por ejemplo suministrando agua para riego, sin procuparse del adecuado drenaje para permitir la eliminación de los excesos de excesos de sal que se van acumulando en el suelo reduciendo drásticamente su fertilidad.

La conversión de tierras agrícolas de alta calidad para usos urbanos, también reduce su productividad.

Las medidas atenuantes que podría recomendar una evaluación ambiental incluyen:

  • evitar construir sobre declives empinados;
  • retener la cubierta del bosque; reunir y reemplazar el humus;
  • conservar las tierras agrícolas de primera calidad;
  • aplicar buenas prácticas de cultivo;
  • controlar la erosión y sedimentación mediante el uso de estiércol y paja durante la construcción;
  • reemplazar rápidamente la capa vegetal superior en declives;
  • construir pilas de sedimentación y barreras de paja o una tela de filtración para proteger las vías acuáticas.

Hidrología modificada[editar]

El desmonte, aplanamiento, relleno, pavimentación o construcción de edificios alteran las configuraciones superficiales de aflujo y filtración. Los resultados incluyen la formación localizada de estanques e inundaciones, una mayor frecuencia o magnitud de éstas últimas aguas abajo, una baja en el nivel freático, la disminución de la recarga del agua subterránea y el aumento de flujos reducidos en los arroyos.

Las medidas de manejo incluyen técnicas de diseño y construcción para mantener o reemplazar los canales locales de drenaje, estructuras de retención o detención para evitar un aumento en la tasa de aflujo, medidas para compensar la filtración reducida (pavimento poroso, estanques de filtración, etc.), y la conservación de espacios abiertos en las áreas críticas de recarga del acuífero.

Contaminación del suelo[editar]

El suelo puede ser contaminado mediante la salinización si los sistemas de riego no son diseñados y operados correctamente. Puede ser contaminado por la eliminación de desechos peligrosos u operación inapropiado de los sistemas de eliminación de los desechos sólidos y las aguas servidas dentro de la tierra, es importante considerar:

Desmonte de la tierra[editar]

El desmonte de la tierra para fines agrícolas es tratado como un tema aparte debido a las implicaciones ambientales de la selección de la tierra a ser desmontada y del método empleado para hacerlo. En general, los impactos del desmonte son más significativos en las regiones tropicales que en las templadas, porque las primeras experimentan temperaturas más elevadas, lo cual acelera la degradación química de los suelos, y una mayor intensidad de precipitación, produciendo una erosión más severa.

Métodos de desmonte de la tierra[editar]

Existen tres métodos básicos que, a menudo, son empleados en combinación para un mismo proyecto:

  • Métodos manuales - talado o corte de la vegetación, un período de secado, y luego la quema de los desechos;
  • Métodos mecánicos - el empleo de equipos pesados (p.ej. bulldozers, cadenas pesadas y tractores) para talar los árboles y cortar y abatir la maleza; su acumulación en hileras o pilas, su quema, y, finalmente, la limpieza de los residuos;
  • Métodos químicos - el uso de herbicidas para establecer áreas de cultivo, dejando los árboles muertos en pie, talados o quemados.

Los métodos mecánicos tienen importantes impactos adversos, incluyendo la pérdida o inversión del humus, destrucción de la estructura del suelo y compactación que resulta en mayor escurrimiento.

Tanto los métodos mecánicos como los manuales implican la quema que, a menudo, reduce en el suelo el contenido de nutrientes y la actividad de los organismos beneficiosos. Además contribuye a las elevadas concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono.

Se ha demostrado que las técnicas químicas tienen efectos menos dañosos sobre el suelo. Sin embargo, no se conoce bien los efectos de largo alcance del uso de herbicidas en el trópico.

Manejo posterior al desmonte[editar]

Las prácticas inapropiadas de manejo posterior al desmonte, como el no estercolar la tierra, el no emplear prácticas de conservación del suelo y la quema repetida, a menudo han resultado en la reducción de la fertilidad del suelo hasta el punto en que la producción económica agrícola no puede ser sostenida. El abandono y la infestación de montes son los resultados finales.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Banco Mundial - Trabajo Técnico Número 139. Libro de Consulta para Evaluación Ambiental.

  • Volumen I - Políticas, Procedimientos y Problemas Intersectoriales.
  • Volumen II - Lineamientos Sectoriales.
  • Volumen III - De los Proyectos Energéticos e Industriales.

Departamento de Medio Ambiente - Banco Mundial - Washington, D.C. La versión española contó con la colaboración técnica de la Secretaría Pro Tempore del Tratado de Cooperación Amazónica, y el apoyo financiero del Departamento de Medio Ambiente del Banco Interamericano de Desarrollo, del Instituto de Desarrollo Económico del Banco Mundial, de la División Técnica de Medio Ambiente para América Latina del Banco Mundial y de la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional.

Enlaces externos[editar]

Wikilibros