Man on Fire

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Man on Fire
Título Hombre en llamas
El fuego de la venganza
Ficha técnica
Dirección
Producción Lucas Foster
Arnon Milchan
Tony Scott
Guion Novela
A.J. Quinnell
Guion
Brian Helgeland
Música Harry Gregson-Williams
Fotografía Paul Cameron
Montaje Christian Wagner
Protagonistas Denzel Washington
Dakota Fanning
Christopher Walken
Giancarlo Giannini
Radha Mitchell
Marc Anthony
Rachel Ticotin
Mickey Rourke
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 2004
Género Acción, drama
Duración 146 minutos
Idioma(s) Inglés, español
Compañías
Distribución 20th Century Fox
Presupuesto $70 millones de dólares
Recaudación $130,293,714 millones
Ficha en IMDb

Man on Fire (Hombre en llamas en Latinoamérica y El fuego de la venganza en España), es una película estadounidense de 2004, basada en la novela del mismo nombre de A. J. Quinnell (Q), que ya había sido adaptada por primera vez en 1987. Esta versión fue estrenada el 23 de abril de 2004, dirigida por el fallecido Tony Scott. La película se desarrolla en la ciudad de México.

Argumento (descripción completa de la película)[editar]

Varios secuestros de niños azotan la Ciudad de México, lo que trae consigo un creciente sentimiento de pánico entre sus ciudadanos más adinerados, especialmente entre los padres de familia. En un período de 6 días, se llevan a cabo 24 secuestros, generando con ello que muchas familias contraten guardaespaldas.

Allí aparece en escena John Creasy (Denzel Washington), quien visita a un viejo amigo, Paul Rayburn (Christopher Walken), que le propone ser guardaespaldas de una niña de nueve años, llamada Lupita Ramos (Dakota Fanning). Creasy no está interesado, pero al final termina aceptando a regañadientes.

La familia Ramos queda impresionada con el currículum de Creasy, pero el padre de la niña lo contrata sabiendo que es un alcohólico, ya que eso facilitaría los planes que pretende llevar a cabo en un futuro inmediato (armar el secuestro de Lupita/"Pita"). Lupita intenta establecer amistad con Creasy, pero éste apenas la soporta por las preguntas constantes de la niña. En un momento, ella se enoja y deja de hablarle por unos días, pero al final Creasy se ablanda y comienza a crecer una tierna amistad con la pequeña.

El guardaespaldas sustituye a los padres de Lupita cuando estos no están. Viendo que Lupita le tiene miedo al sonido de las armas, le ayuda a superar el temor y le da consejos con su competición de natación, casi volviéndose un padre para la pequeña. Sin embargo, esta nueva razón para vivir que ha encontrado Creasy, queda devastada cuando al salir ella de su clase de piano, "Pita" es secuestrada y él queda gravemente herido luego de intentar abortar el secuestro.

Los desesperados padres aceptan la ayuda de la policía, pero al intentar el rescate de Lupita ocurre una emboscada y uno de los delincuentes muere en el enfrentamiento. Muy pronto una voz telefónica les comunica a los padres de "Pita" que luego de esa emboscada, ya pueden considerar muerta a la niña.

John Creasy al enterarse de la posible muerte de la menor, aún sin haberse recuperado de sus heridas se entrevista con la madre de Lupita, a quien le promete matar a cualquiera que haya estado involucrado en el secuestro, cualquiera que se hubiera beneficiado con ello, o simplemente cualquiera que le mire mal.

De allí el nombre de la película. Creasy dominado por el fuego de la venganza, es un hombre en llamas que ha jurado matar a todos aquellos que tuvieran algo que ver con el secuestro de su querida niña.

Creasy recordó que en una ocasión que llevaba a Pita a la escuela, un automóvil los iba siguiendo, y ambos anotaron el número de la matrícula, sin embargo Creasy no logró apuntarlo completo por realizar una maniobra automovilística para evitar un accidente, pero la pequeña logró capturar casi todo el número con excepción del último dígito. Con este dato, le pide a una periodista que se dispuso a ayudarlo, Mariana García Guerrero, que le investigara el posible dígito para rastrear a uno de los delincuentes, pues durante la captura de Pita logró reconocer a uno de los tripulantes de los automóviles.

Una vez que tuvo la información, se dirigió a una colonia popular de la Ciudad de México para interceptar al sujeto, de nombre Jorge González. Este es obligado por Creasy a conducir hasta un precipicio en donde trata de interrogarlo, pero al notar su negativa, decide torturarlo: cada vez que se negara a darle información, le cortaría uno a uno los dedos y le pararía el sangrado con un encendedor de cigarros; al ver la renuencia del delincuente, Creasy comienza la tortura y es como obtiene información acerca del nombre de la banda de secuestradores: "La Hermandad", y sobre uno de los cuarteles ubicado en Nezahualcóyotl, un antiguo cine convertido en discoteca estilo Rave, lugar donde encontraría a un tal "Carnicero".

Con su arma bajo su ropa se dispuso a entrar a la disco, una vez dentro amago tanto al guardia quien resulta ser "El Carnicero" como a uno de los encargados junto con una celadora, el primero, estando vendado de ojos supo que Creasy era originario de Estados Unidos por su acento americano, cosa que Creasy confirmo de tal modo que el otro también comento ser originario del país vecino, dijo ser de Nueva Jersey, por lo que Creasy apodo a este "Jersey Boy". Debido a que "Jersey Boy" no respondía al interrogatorio, como intimidación Creasy asesino al "Carnicero" luego advertirle que él sería el próximo si no comenzaba a hablar acerca del paradero de la niña. El personaje comenzó a hablar revelando que ellos no tenían a la niña, que ellos solo eran intermediarios, Los judiciales (a cargo de Víctor Fuentes Teniente de la División de Anti secuestro de la Policía Judicial) eran los encargados de secuestrar a la víctima para luego entregársela a ellos quienes cuidaban de ellas hasta que gente de "La Voz" viniera por ellos para encargarse del resto, asegurando que por todo esto ellos solo recibían $200 USD cada semana a través de una tarjeta de crédito, tarjeta que Creasy conservo. Finalmente y a manera de venganza Creasy le pregunto a "Jersey Boy" si se había despedido de la niña para luego asesinarlo de un disparo, al ver el panorama la celadora ofreció entregarle a la niña a Creasy a cambio de permitirle conservar la vida, sin embargo la niña resultó ser de otro secuestro, por lo que la búsqueda continuó no sin antes entregar informes del rescate a la periodista a cambio de la información de la Tarjeta que le sustrajo a "Jersey Boy". Mariana revelo que la tarjeta pertenecía a una cuenta de quien resultó ser esposa de "La Voz".

Mientras tanto en las oficinas de la AFI Rayburn amigo de Creasy se entrevistó con Miguel Manzano Director de la AFI quien buscaba indicios del comportamiento de Creasy ya que quería ayudarlo, pero también quería entenderlo, Paul le revelo a Manzano que antes de Pita, Creasy no tenía ninguna razón válida para seguir viviendo, sin embargo Pita le enseñó que valía la pena vivir, y que los delincuentes le quitaron eso, basado en su experiencia reveló que el "Arte" de Creasy era la muerte, y este estaba a punto de hacer su obra maestra.

Creasy se preparaba para su siguiente golpe, emboscar a Fuentes, pese a que Mariana informó del estatus de Fuentes y los altos niveles de seguridad que lo rodeaban Creasy no le importó y prosiguió con su venganza, así irrumpió en casa de un par de ancianos y desde la ventana de un piso alto, disparó con un bazuca hacia los vehículos escolta de fuentes. En medio del caos, bajó a la calle para secuestrar él mismo a Fuentes. Posteriormente, debajo del puente donde salió mal el rescate, Fuentes despertó frente a quien sería su verdugo. Este le informó que en ese momento tenía dentro de su recto un dispositivo explosivo que explotaría en unos minutos. Preso de la desesperación, reveló que él sólo era un hombre de negocios, un profesional y que la niña fue un secuestro más. Lamentando su pérdida, Fuentes dijo ser el presidente de "La Hermandad" y que fue quien perpetró el robo del dinero del rescate pero que de hecho el rescate estaba incompleto ya que en total de los 10 millones del rescate solo habían 2,5 millones y que su operación se estropeó, dando a entender el abogado de Ramos (Kalfus) se traía algo entre manos y que aparentemente fue él quien tomó los otros 7,5 millones que faltaban. Antes de que su tiempo terminara, Fuentes pidió a Creasy un último deseo, algo que Creasy de manera irónica concedió diciéndole a Fuentes que desearía que tuviera más tiempo, para luego retirarse en medio de la explosión.

Más tarde Creasy visitó la residencia de Kalfus, donde encontró el cadáver degollado de quien fuera el abogado de Ramos, posteriormente Creasy se dirigió hacia la mansión de Ramos, ya en presencia de Creasy este confesó que en realidad Kalfus y él habían planeado el secuestro de Pita para así poder cobrar el dinero del seguro y con su parte poder pagar deudas que le habían sido heredadas de familia. Él pensó que Pita estaría a salvo (ya que había un trato entre los secuestradores, Kalfus y Ramos, el secuestro era armado, ellos sabían que el dinero iba a estar incompleto, desafortunademente no contaban con que la "Hermandad" iba a desear tomar ese dinero) sin embargo debido a la emboscada durante el cobro del rescate, evento en el cual murió el sobrino del secuestrador, La Voz le informo a Ramos que podía considerar a la niña muerta después de aquel incidente, en venganza Ramos asesinó a Kalfus. Después de la confesión Ramos aceptó el arma de Creasy y se suicidó dándose un disparo en la cabeza con la bala que Creasy intentó utilizar para suicidarse la otra noche.

Al día siguiente Creasy dio con el paradero de la titular de la tarjeta que le entregó a Mariana, irrumpió en el lugar siendo recibido con un disparo, cuando todavía no había sanado de los disparos recibidos durante el secuestro de Pita, después de una corta persecución capturó a un malherido hermano de "La Voz" para mandarle un mensaje, su familia a cambio de su vida. "La Voz" sacando un as debajo de la manga le revela a Creasy que él tiene a la niña y que estaba dispuesto a negociar con él, sabiendo que le quedaba poco tiempo Creasy aceptó negociar, "La Voz" propuso un intercambio, Pita a cambio de su hermano y la vida de Creasy cosa que aceptó sin titubear.

Al final el intercambio resultó un éxito Creasy finalmente vio el fruto de su esfuerzo al ver a Pita ser liberada por sus captores, Creasy le informó a Pita que su mamá la esperaba bajando el puente y que una vez con ella se fueran sin mirar atrás, cuando Pita le preguntó a Creasy que sería de él, Creasy respondió que él finalmente iría a casa, acto seguido se entregó a los sicarios quienes lo transportarían para enfrentarse a su enemigo, sin embargo en el trayecto Creasy falleció debido a las severas heridas que ya tenía, más tarde se reveló que "La Voz" había muerto mientras se resistía al arresto, sin embargo en una imagen de trasfondo se vio como Manzano le disparaba a quemarropa a "La Voz" matándolo de un disparo en la frente.

Reparto[editar]

Actor Personaje
Denzel Washington John Wayne Creasy
Dakota Fanning Lupita "Pita" Martín Ramos
Christopher Walken Paul Rayburn
Radha Mitchell Lisa Martín Ramos
Marc Anthony Samuel Ramos
Giancarlo Giannini Miguel Manzano
Rachel Ticotin Mariana García Guerrero
Mickey Rourke Jordan Kalfus
Jesús Ochoa Víctor Fuentes
Angelina Peláez Hermana Anna
Roberto Sosa Daniel Sánchez "The Voice" ("La Voz")
Gero Camilo Aurelio Rosas Sánchez
Mario Zaragoza Jorge González
Carmen Salinas Vigilante de los secuestrados

Las inspiraciones para los hermanos Sánchez son los hermanos Daniel Arizmendi López y Aurelio Arizmendi López.[1] [2]

Notas[editar]

  1. Freese, Kevin (Foreign Military Studies Office, Fort Leavenworth, KS). "The Death Cult of the Drug Lords Mexico’s Patron Saint of Crime, Criminals, and the Dispossessed" (Archivo). Foreign Military Studies Office (EN). Consultado el 15 de mayo de 2014.
  2. "La industria de secuestro en México es tan lucrativa que no caerá, según un experto" (Archivo). Agencia EFE at La Voz (Arizona Daily Star (Q)). 3 de octubre de 2010. Consultado el 15 de mayo de 2014. "Su historia sirvió al director hollywoodiense Tony Scott para el filme "Man on fire", protagonizado por Denzel Washington y ambientado en el Distrito Federal. Los secuestradores se llamaron Daniel, como "el Mochaorejas", y Aurelio, como su compinche."

Enlaces externos[editar]