Mameyes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Mameyes fue un sector rural del Barrio La Cantera (Barrio Sexto) cerca del casco urbano en el municipio puertorriqueño de Ponce, Puerto Rico. Al sector, hoy día, se le hace amplia referencia por la bien conocida y lamentada tragedia de la madrugada del lunes 7 de octubre de 1985, donde -durante intensos y extensos aguaceros dados al paso de una onda tropical intensa, que en la República Dominicana se organizó como la tormenta tropical Isabel- se desató un derrumbe de tierra. Según fuentes oficiales y testigos una densamente poblada área de terreno urbanizado cedió al influjo de las aguas que precipitaban, enterrando a su paso decenas de casas y a un macabro número de víctimas.

Descripción[editar]

Mameyes es un sector con una orografía peculiarmente montañosa de mediano relieve. Tal sector queda cerca del monumento histórico/arquitectónico Cruceta El Vigía y el hoy día museo Castillo Serrallés. Antes de la tragedia, en el sector residían personas --mayormente-- de escasos recursos, y muchos de ellos construyeron sus propios hogares --con poca o ninguna preparación académico-docente. En el área --para la época-- no se contaba con algún sistema (ni primitivo tan siquiera) de acueductos y alcantarillados. Muchas de las viviendas solo hacían uso de pozos sépticos para depositar desechos fecales y lo que no. Por esto, y por muchos otros factores de pobre o --mejor puesto-- nefasta planificación de infraestructura local, al sector, después de la tragedia, se le demarcó y consideró no apto para ser repoblado hasta que se le atendieran las deficiencias que físicamente contribuyeron --conjunto a las inclemencias del clima-- a la fatal debacle del sitio. Estudio posteriores y extensivos del terreno y sus condiciones geográficas fueron acatados.

Tragedia[editar]

En octubre de 1985, grandes aguaceros arroparon la isla de Puerto Rico dado al paso de la tormenta Isabel. La gran cantidad de lluvia, en donde algunos sectores de Puerto Rico llego a 12 pulgadas en 24 horas, saturo el terreno en Mameyes. El 7 de octubre de 1985, alrededor de las 3:30am, el terreno comenzó a ceder, creando un derrumbe monumental de lodo y hogares. El peso y energía desplazada causo un segundo deslizamiento que destruyo las residencias localizadas hacia el área de la carretera.

El desastre comenzó en las horas de la madrugada y terminó en unos pocos minutos, y al final dejo cientos de muertos y cerca de 100 casas destrozadas.[1] Cientos de personas buscaban sus seres queridos entre el fango que lo cubrió todo. Muchos cuerpos estaban parcialmente enterrados y fueron inicialmente sacados y transportados a la escuela localizada en la parte izquierda de la foto por los vecinos y familiares (al final de la carretera). Inicialmente los equipos de rescate encontraron mucha dificultad a entrar en la zona del deslizamiento, la carretera era muy estrecha para mover todo el equipo pesado. La inestabilidad del terreno, particularmente cuando helicópteros sobrevolaban el área, causaban desprendimientos leves. Los gobiernos local, estatal, y federal comenzaron una búsqueda de sobrevivientes, pero a pocas horas se convirtió en una extracción de cadáveres. Se invitaron equipos de búsqueda, incluyendo equipos caninas, para buscar las víctimas. Cuatro países, Estados Unidos, México, Francia y Venezuela, enviaron ayuda económica, humana y de maquinarias. Al finalizar la búsqueda, quedaban varias personas desaparecidas y se entiende que todavía están sepultadas debajo del lodo y escombro. Durante la búsqueda inicial la cual se efectuó durante los primeros cinco días se usó el sistema de sonar de los equipos franceses. Estos ordenaban un silencio absoluto de las operaciones, eso era seguido de instrucciones para que la persona atrapada enviara un señal haciendo contacto con una superficie sólida o metálica la cual fuera detectada por el sonar. Durante las primeros días se obtuvieron señales de personas atrapadas pero estas eventualmente desaparecieron y no eran muy específicas. Cuando rescatistas encontraban los cadáveres de las víctimas estos estaban usualmente enrollados con los mátreses de sus camas, algunos en sus cunas. Nunca se sabrá si algunos sobrevivieron en el lodo, sin comida y sin agua en el calor extremo de Puerto Rico. Equipos fueron organizados y estos consistían de personal técnico de emergencias médicas y los equipos caninos de varios países.

Al final de la tragedia, 129 fue el número oficial de muertos, aunque existen estimados de cerca de 300 víctimas, siendo este uno de los peores derrumbes en la historia de Puerto Rico.[2]

Causa[editar]

No cabe duda que uno de los factores decisivos para que ocurriese la tragedia del 85' fue la inmensa cantidad de lluvias que trajo consigo la tormenta Isabel durante los primeros días de Octubre. Pero nueva información podría dirigir la culpa a algunos residentes del sector en aquel tiempo.

.[3] Testigos dicen que vieron un rayo caer cerca de la cima del monte, y que inmediatamente escucharon una explosión, seguido por el truenoso ruido del derrumbe. Otros reportaron ver fuego en el derrumbe. Esta causa no se ha comprobado oficialmente y todavía sigue en discusión entre los expertos. Durante la búsqueda grupos de rescate subieron hasta el tope de la montaña del área afectada y observaron fisuras, de varios pies de largo, las cuales contenían agua y lodo entre ellas. Se asume que el ruido causado por el deslizamiento fue confundido por un trueno. La masa y cantidad de terreno y piedras desplazado fue suficiente para moverse hasta cruzar y afectar residencias localizadas en ambos lados adyacentes de la montaña.

Mameyes hoy día[editar]

El sector Mameyes de Ponce tiene mucho menos habitantes que antes, dado a que la Agencia de Manejo de Emergencia Federal de los E.E.U.U. (FEMA por sus siglas en inglés) y el gobierno de Puerto Rico cerraron varios hogares cerca del lugar por la inestabilidad del terreno. El gobierno construyó un monumento en el sector para conmemorar las víctimas.

Los Niños de Mameyes[editar]

En el área de Mameyes había unos salones del programa local de Head Start. Estos edificios se pueden observar a la izquierda al final de la carretera. En este edificio, que fue usado por personal de rescate, contenía unos de los tesoros más famosos descubiertos en este evento. Antes de partir para el fin de semana, a los niños del programa les fue dada una tarea de dibujar. Muchos niños dibujaron la misma escena de casas rodando, cruces, rocas gigantes, y dibujos de personas en posición horizontal con cruces simbolizando el martirio. Muchos han especulado que estos niños tuvieron la premonición de lo que iba a pasar. Muchos nunca regresaron y se asume que perecieron en el evento. Varias de estas fotos fueron exhibidas en el Museo de Arte de Ponce.( http://www.museoarteponce.org/index2.php).


Enlaces[editar]

Ver foto del desastre en "Link To Puerto Rico.com" http://groups.msn.com/barriadaborinquendeponce Me llamo Ángel j vega tengo 29 anos y fui uno de los niños que dibijo antes del desastre.ahora recido en Philly por muchos anos.....

Referencias[editar]

  1. Avalancha de Fango Cubre a Mameyes
  2. Landslides in Puerto Rico
  3. Mystery in Mameyes