Malekith

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Malekith, El Rey Brujo de Naggaroth[editar]

Este personaje forma parte de la historia del juego de rol de Warhammer o Warhammer Fantasy.

Hijo de Aenarion, el primer Rey Fénix de los Altos Elfos y de Morathi, una hermosa bruja elfa, que fue rescatada por Aenarion de un séquito de adoradores del caos; creció como un gran guerrero, un gran comandante y un poderoso hechicero. Al morir su padre, la raza élfica creyó que éste subiría al trono de Ulthuan, pero otro fue elegido en su lugar, Bel-Shanaar fue elegido como siguiente Rey Fénix. Malekith aceptó esta decisión con amargura.

Malekith ocupó el cargo de comandante en jefe del ejército de Ulthuan durante varias décadas, demostrando así su buen liderazgo.

A partir de aquí la historia es radicalmente distinta según quien la cuenta:

-Según los elfos oscuros los príncipes de otras regiones de Ulthuan tenían celos de Malekith, y asesinaron a Bel-Shanaar con un veneno indetectable y culparon a Malekith. Éste, para ver si era digno de ser Rey, se introdujo en la Llama de Asuryan para demostrárlo a los demás príncipes y a todo el reino élfico, pero los Príncipes maldijeron las Llamas e hirieron notablemente al sucesor por derecho. Las llamas se apoderaron de su cuerpo causándole terribles quemaduras. Morathi, su madre, sacó a su hijo del templo y lo ayudó durante muchos años a recuperarse de sus heridas, aunque el cuerpo del príncipe jamás volvería a ser lo que había sido. Durante su rehabilitación, éste ordenó que forjaran una armadura mágica y que la fundiesen a su propio cuerpo. En su gran casco con cuernos grabó una insignia mágica con un terrible poder. Una vez recuperado, Malekith movilizó a sus seguidores y emprendió una guerra civil contra los seguidores del nuevo Rey Fénix, empeñados en impedir que Malekith reclamase el trono de Ulthuan por legítimo derecho. Tras años de guerra, los magos fieles al Rey Fénix concentraron su poder en un hechizo que inundó toda Nagarythe y obligó a los fieles de Malekith a exiliarse hacia un nuevo continente, llamado Naggaroth en memoria de su antiguo hogar.

-Según los altos elfos, Malekith en un principio demostró buenas dotes de mando y sentido de la justicia, convirtiéndose en un respetado y admirado comandante. Él mismo se ofreció a investigar los rumores que parecían indicar la aparición de una secta religiosa que adoraba a Kaine , dios del asesinato. Ésta secta se había arraigado en los últimos años en importantes grupos de poder, y los indicios apuntaban a que la propia madre de Malekith, Morathi, podía ser su líder y fundadora. Malekith comenzó una rápida purga que se cobró miles de vidas, parecía estar determinado a erradicar ese mal, sin embargo, no se sabe si fue su plan desde el principio, o si terminó siendo corrompido por el mal que quería erradicar, terminó uniéndose a la oscura religión. Seducido por el poder y grandeza que su madre le prometió, Malekith envenenó a Bel-Shanaar y acusó a varios príncipes y nobles de hacerlo, sembrando el caos y la desconfianza en todo Ulthuan, aprovechando la oportunidad, Malekith se introdujo en la llama de Asuryan, para demostrar a él mismo y a todos que era el nuevo soberano de la ancestral tierra de los elfos, sin embargo, Malekith, a pesar de ser un maestro en el engaño, al igual que su madre, no pudo ocultar a la sagrada llama su ambición y su malvado corazón, ésta le consideró indigno, y le abrasó el cuerpo entero expulsándole e infligiéndole terribles quemaduras, para que las heridas de su cuerpo reflejasen la oscuridad de su alma. Malekith, malherido y al borde de la muerte, fue salvado por su madre, quien le cuidó en secreto y le susurró palabras de odio y venganza hasta que pudo recuperarse, y con magia negra forjó para su hijo una armadura que fundió con su cuerpo para otorgarle un poder con el que combatir las deformes y mágicas cicatrices de su cuerpo. Una vez recuperado Malekith trató de conseguir por la fuerza lo que no pudo al no ser digno, provocando una guerra civil que duró años. Finalmente los partidarios del rey fénix inundaron con magia Nagarithe, tierra de Malekith y donde se encontraban sus ejércitos y fortalezas, con la esperanza de terminar por fin que la devastadora guerra. Aunque inundaron Nagarithe, Malekith y gran parte de sus partidarios lograron huir a un nuevo continente, en el que se asentaron y llamaron Nagarroth, desde entonces y hasta ahora, Malekith, y su madre, Morathi, siguen maquinando la manera de apoderarse del trono que considera legítimo, invadiendo en muchas ocasiones Ulthuan y siendo todas estas invasiones hasta el momento rechazadas.

Desde que la guerra civil estallase la raza élfica se dividió en dos: Elfos Oscuros, seguidores de Malekith, el Rey Brujo y adoradores del culto a Kaine; y Altos Elfos seguidores de la corona de los Reyes Fénix y que habitan Ulthuan.

Referencia[editar]