Magro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Río Magro
Embalse de Forata.jpg
Vista del Magro a su llegada al embalse de Forata
Ubicación geográfica y administrativa
Cuenca hidrográfica Río Júcar
Desembocadura Río Júcar

País(es) Flag of Spain.svg España
División(es) Flag of the Valencian Community (2x3).svg Comunidad Valenciana
Provincia de Valencia
Coordenadas 39°11′16″N 0°25′25″O / 39.187761, -0.423703Coordenadas: 39°11′16″N 0°25′25″O / 39.187761, -0.423703
Dimensiones
Longitud 130 km
Superficie de la cuenca 1.543,7 km²
Caudal medio 0,91 /s
Altitud Nacimiento: 1100 m
[editar datos en Wikidata ]

El río Magro, de unos 130 km de longitud, es un afluente del río Júcar, y su curso discurre enteramente por la provincia de Valencia. Su cuenca drena 1.543,7 km². Pasa por las localidades valencianas de Utiel, Requena, Yátova, Macastre, Turís, Montroy, Real de Montroy, Llombay, Alfarp, Catadau (Partida de Les Covatelles), Carlet, Alcudia, Guadasuar y Algemesí, y tiene un caudal relativamente escaso e irregular.

Cuenca superior[editar]

El río Magro nace en la sierra de Mira[1] a unos 1.100 msnm, con el nombre de Rambla de la Torre, en la divisoria de aguas con la cuenca del río Cabriel, la cual marca los límites entre las provincias de Cuenca y Valencia. A pocos km de su nacimiento forma una especie de valle amplio y de escasa pendiente relativa. Se trata aquí de una depresión tectónica de norte a sur que enlaza con la depresión de Ayora al sur del río Júcar. Antes de llegar a la ciudad de Utiel recibe por su margen derecha al río Madre, que tiene un caudal casi siempre superior al de la propia Rambla de la Torre, aunque es de menor longitud. El río Madre nace cerca de Camporrobles, al oeste de la Sierra de Bicuerca, a la cual atraviesa de oeste a este cerca de la población de Caudete de las Fuentes, cuyo nombre explica la razón del mayor caudal relativo del río Madre: se trata de la presencia de manantiales asociados a las fallas que marcan la depresión tectónica con sentido norte a sur y que recorre en su mayor parte la carretera N-330 entre Almansa y Teruel. En la confluencia de los dos ríos citados, a unos 725 metros de altitud, podemos fijar el verdadero nacimiento del río Magro, ya que a partir de aquí es donde comienza a tener este nombre. Hasta Requena tiene una dirección norte a sur, pero comienza en dicha ciudad una curva hacia el este, saliendo de la depresión y encajándose en un profundo desfiladero entre las Sierras de las Cabrillas y de Martés.

Cuenca media[editar]

El río Magro en las inmediaciones de la ciudad de Requena.

La cuenca media del río Magro se caracteriza por un fuerte desnivel, aunque escalonado, con trechos en que los meandros encajados se alternan con breves llanuras aluviales ampliamente utilizadas en la agricultura de riego en sus orillas (de hecho, el nombre de Real de Montroy se deriva de la palabra árabe Rahal, que significa terraza fluvial o vega de un río, tal como indica Cavanilles), siendo de secano en la zona vitivinícola de Turís. Unos 5 km después del desfiladero citado se encuentra el embalse de Forata, en el término municipal de Yátova, atravesando el Paraje Natural Municipal de Tabarla, declarado como tal por la Generalitat Valenciana el 30 de enero del 2007. Después recibe por su izquierda al río de Buñol, uno de sus afluentes más importantes y al pasar entre Real de Montroy y Montroy presenta una fuerte curva hacia el sur, atravesando unos relieves calcáreos orientados de oeste a este, a lo largo de un pequeño desfiladero de unos dos o tres km de longitud, con algunas manifestaciones kársticas como campos de lapiaz y cuevas, como la Cova Fumá (término valenciano que significa "ahumada"), donde se inician las acequias principales mediante un azud, que después se subdividen para regar los términos municipales de Llombay, Alfarp, Catadau, Carlet y Alginet.

El pueblo de Catadau visto desde Alfarp. El espacio entre las dos poblaciones está ocupado por una depresión de unos 200 m y unos 3 metros de profundidad que muy probablemente estuvo ocupada por el río Magro, el cual debió abandonar este cauce antes de la fundación de los dos pueblos. Las posibles orillas del antiguo cauce pueden todavía verse en la imagen: al fondo, en la calle que muestra los vehículos estacionados y en primer término, en la hondonada donde se cultivan naranjos.

En esta zona existen pruebas de sucesivos cambios de curso, como se podría interpretar la imagen aquí incluida del espacio existente entre Catadau y Alfarp, y tal como se refiere Cavanilles sobre esta zona en su obra cumbre:

Cada día se ven pruebas ciertas de la mutación que han causado las aguas, excavando en partes el terreno para rellenarlo después con escombros, y abrirse últimamente nuevas sendas, surcando las superficies que habían igualado (Antonio José Cavanilles).[2]

La huerta de Carlet y Alginet, junto con las de Alcudia y Guadasuar están ahora regadas principalmente con las aguas del Canal Júcar-Turia y con la antigua Acequia Real del Júcar.

Cuenca inferior[editar]

Meandro canalizado del río Magro a su paso por Algemesí. Obsérvese el cauce seco a pesar de ser invierno, por el uso tan exhaustivo que se hace de sus aguas.

Al llegar a Llombay, se abre en un amplio valle y con un cauce ancho y anteriormente lleno de grava, lo que indica el carácter torrencial de su cuenca. La anchura de su cauce alcanza 289 m en el punto donde el transvase Júcar - Turia atraviesa el río Magro mientras que el puente de la carretera de Alginet (carretera de la Creu Negra), en Carlet, tiene unos 220 m aproximadamente. Esta gran anchura del cauce nos confirma el poder erosivo del río y el gran poder de acumulación que ha realizado en el punto donde se alcanza la parte baja de su curso, al perder parte de su velocidad y, por consiguiente, al disminuir su competencia, es decir, su capacidad de arrastrar sedimentos. Es en esta parte donde se confirma el nombre que recibe el río de Rambla de Algemesí. Después de rodear por el oeste y sur a Algemesí (ciudad que ha sufrido bastantes inundaciones en tiempos históricos debidas a las crecidas del río Magro), corre en forma paralela al Júcar (por el dique natural que formó el propio Júcar en su margen izquierda) a lo largo de 1 km, desembocando en este río a través de un canal artificial de unos 50 m de anchura. El embalse de Forata y las acequias que alimenta han modificado el carácter torrencial del río, por lo que el antiguo cauce cubierto por rocas de gran tamaño y grava se ha suavizado al irse rellenando con sedimentos más finos.

Notas históricas[editar]

Por sus características geográficas, el valle del río Magro nunca fue una ruta natural homogénea en toda su extensión. Esa heterogeneidad es lo que explica el hecho de que, a pesar de ser un río relativamente corto, haya recibido muchos nombres en tiempos históricos: río Juanes, Magro (o Magre en lengua valenciana), Oleana (en la cuenca superior en tiempos árabes) Alcalá y Rambla de Algemesí. El nombre de rambla, aunque se refiere principalmente a la cuenca baja, señala su carácter torrencial.

El que se haya identificado a un mismo río con diversos nombres se debe a que el curso medio está formado por un desfiladero de difícil acceso y nunca ha sido una vía de comunicación normalmente utilizada, lo cual ha hecho que la división geográfica en tres nítidos tramos lo conviertan, al menos, en sentido figurado, en varios ríos con identificaciones distintas a escala local o comarcal. En cambio, tanto el curso superior como el inferior han sido las rutas naturales de norte a sur desde hace miles de años. De hecho, el amplio valle donde se encuentran las ciudades de Utiel y Requena, que constituye una comarca bien definida, constituyó una vía de acceso empleada desde hace mucho tiempo, tanto en sentido norte-sur, como este-oeste, es decir, que pone en comunicación la meseta manchega con la costa del Mediterráneo, al mismo tiempo que la región manchega con Aragón. Así, muchos de los pobladores de la zona y de la parte oriental de la provincia de Cuenca, procedían de Aragón y se establecieron aquí durante la Reconquista. Y con respecto al curso inferior del río, entre "la Vall dels Alcalans" (que nos recuerda el nombre árabe del río) y su desembocadura cerca de Algemesí, fue desde tiempos prehistóricos una ruta muy utilizada de norte a sur, y el emplazamiento de la famosa Vía Augusta romana que, desde Valencia, continuaba hacia Játiva, la antigua Setabis romana. Y la razón de esta vía por la margen derecha del Magro hay que buscarla en el hecho de que era una ruta mucho más segura que la más recta por la Ribera Baja. De hecho, la Vía Augusta está trazada algo alejada de la costa, con el fin de evitar las áreas de llanura, como sucede en Cabanes, donde el famoso Arco romano nos recuerda su trazado (y también el Arco de Bará). La Vía Augusta coincide, a lo largo de un trecho de unos 17 km, con un antiguo camino llamado "Camí de Xátiva", claramente visible e identificado en los mapas de la zona realizados por el Instituto Geográfico Nacional a escalas 1:50000 y 1:25000, y que tiene como particularidad que en el trecho de esos 17 km, no pasa por ninguna de las poblaciones cercanas (Carlet, Benimodo, Guadasuar, Masalavés y otras más pequeñas), hasta la ciudad de Alberique, por la sencilla razón de que todas esas poblaciones (incluyendo esta última) se fundaron mucho después de la construcción de dicha Vía. En realidad existen estudios muy interesantes sobre la Vía Augusta en la Comunidad Valenciana, sobre todo en la parte bastante bien conservada en la comarca de la Costera, justo al sur de Játiva. Y estas notas históricas no vienen a contradecir dichos estudios, sino a reafirmarlos y complementarlos.

Bibliografía[editar]

  • Antonio José Cavanilles. Observaciones sobre la Historia natural, Geografía, Agricultura, Población y frutos del Reino de Valencia. Tomo I, pp 163-168, p. 188. Valencia: Editorial Albatros, 1995, edición facsimilar de la realizada en 1795 en la Imprenta Real de Madrid.

Referencias[editar]

  1. [1] Agentes Medioambientales de la Generalitat Valenciana. Temario Volumen I.
  2. Antonio José Cavanilles. Observaciones sobre la Historia Natural, Geografía, Agricultura, Población y Frutos del Reyno de Valencia Tomo primero, p. 166