Magia del caos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Estrella del Caos o Caosfera es el símbolo de la Magia del Caos.

La Magia del Caos, también conocida como Caoísmo o Chaos Magick, es una escuela heterodoxa de la tradición mágica moderna, basada en el uso libre de cualquier sistema de creencias a conveniencia de los practicantes. El fundamento primordial de la magia del caos es la utilización de la metacreencia, es decir, la adopción temporal de un paradigma mágico con el fin de crear la tensión psicológica necesaria para el ritual. Debido a la ausencia de dogmas o esquemas preestablecidos, con frecuencia se anima al practicante a crear sus propios métodos y sistemas de creencias o, si así lo prefiere, a combinar sus propias invenciones con la tradición ocultista que mejor le parezca para la realización de un ritual específico.

Según sus practicantes: La magia del Caos es la forma más poderosa de magia, no esta basada en ninguna creencia, moral, falta de moral, o dogma en particular, ni siquiera en "secretos" de pomposos maestros "místicos", ni es un camino espiritual propiamente dicho, ni tampoco puede ser realmente "enseñada" como la matemática. Está más allá de toda dualidad, dogma o postura, porque las incluye a todas. Y las supera a todas debido a que no tiene un límite.

No puede ser realmente descrita porque el mago del Caos se sirve del acto mismo de creer, no en el sentido de tener fe, sino que usa las creencias como herramientas de usar y tirar. El dogma, la estupidez y la locura, ante ellos, son sólo más herramientas para usar.

Un día el mago del Caos puede ser umbanda y al otro ser un ferviente católico fanático, y quizás al día siguiente ser ateo o babalawo. Es un asunto de meta-creencia, el mago del Caos se sirve no solo de sistemas de magia que pueden ser opuestos entre sí, sino de hasta ideas sueltas en el colectivo humano, usando métodos que cualquier otro mago tradicional ya sea masón, judío o tibetano, en su dogmática concepción de la magia, llamaría una completa locura.

Muchos aquí diran que parece un arte que explota el límite de la cordura humana, tal vez tengan razón, la principal meta de la Magia de Caos es alejar la magia misma de un sistema de creencias sobre lo que es bueno, malo, loco, estúpido, prohibido, o simplemente ridículo.

El Caos en sí mismo no es bueno ni malo, no es una postura, es una falta total de ella, es un camino neutral que las mayorías no pueden seguir porque simplemente no están dispuestas a enfrentar que tanto las partes más "luminosas"como las partes más "oscuras" de sus mentes son una limitación por igual, y ni hablar que la mayorías no están dispuestas a poner en duda sus maestros, sus "verdades" y sus dioses que pueden o no existir.

En la magia del Caos no importa si las deidades o egregores existen o no, de hacer ciertas cosas se obtienen ciertos resultados. Y sin resultados, la magia del Caos no existe.

Algunos practicantes realizan actos temerarios como usar avanzadas técnicas de programación neurolinguística para dañar sus propias mentes a propósito con el fin de potenciar estados alterados, como si causaran una fobia activable por palabras clave para usarlas durante sus extraños rituales.

El accionar de un mago del Caos a veces se sirve de algo llamado "servidor", así como las masas que le rezan a un ídolo van creando deidades (egregores) que de vez en cuando se les aparecen a sus devotos (o a sus futuros devotos, el tiempo es relativo) los magos también pueden crear seres etéreos con existencia propia, no es una técnica nueva, ya en oriente se encerraban a los Djinn en lámparas y en la selva amazónica los chamanes tomaban ayahuasca y llamaban serpientes fantasmales para batirse en luchas sobrenaturales con otros shamanes poderosos. Lo radical en la magia del Caos es que la construcción de servidores no sigue una tradición sino que es netamente personal y hasta irónica. Los servidores en el Caos pueden servir desde para controlar los temas de una conversación ajena hasta para hacer llover o encontrar comida gratis, o hasta todo junto si se quiere.

Esencialmente lo que caracteriza a un buen mago del Caos es un sentido nulo del ridículo, un nulo sentido de convicción y tomarse todo con un aire de desapego, después de todo, que importa si la imagen que yo tenga de un poder superior se convierte en una "idea mía de él" y me impida llegar a conocerlo, solo vale la pena vivir en júbilo hasta la tumba sin aferrarse a cuentos ajenos.


Principios generales[editar]

Sistema mágico basado en la utilización de otros sistemas de creencia, debido a que usa la creencia como herramienta central. Algunas fuentes comunes de inspiración incluyen áreas tan diversas como la Ciencia ficción, las teorías científicas, la Magia Ceremonial tradicional, el Neochamanismo, la Filosofía oriental, las religiones mundiales y la experimentación individual. A pesar de la tremenda variedad individual, los magos del caos ("caoístas", "caóticos", "caotas" o "caote") a menudo trabajan con paradigmas caóticos y humorísticos, como el culto al Hundun del Taoísmo o Eris del Discordianismo. Algunos también usan drogas psicodélicas en una práctica conocida como quimiognosticismo.

Historia[editar]

Orígenes y creación[editar]

Este tipo de Magia fue por primera vez formulada en Yorkshire del Oeste, Inglaterra durante los años de 1970.[1] A Través de una variedad de técnicas, muchas veces reminiscentes de la Magia Ceremonial occidental o del Neochamanismo, muchos practicantes creen que pueden cambiar tanto su experiencia subjetiva como su realidad objetiva, mientras otros arguyen de que la magia ocurre por medios paranormales directos.

Se afirma que fue un encuentro entre Peter Carroll y Ray Sherwin en Deptford en 1976 lo que dio nacimiento a la Magia del Caos,[2] y en 1978 Carroll y Sherwin fundaron The Illuminates of Thanateros (IOT),[1] una organización de Magia del Caos. El libro "Liber Null "(1978) de Peter J. Carroll desarrolló más aún esta nueva y experimental perspectiva en la magia. Este y el libro "Psychonaut" (1981) del mismo autor siguen siendo importantes recursos.

Influencias[editar]

El artista visionario y místico Austin Osman Spare, quien durante un corto período fue miembro de la A. A. (organización ocultista Astrum Argentum) de Aleister Crowley pero que más tarde rompió relaciones con ellos para trabajar independientemente,[3] es en gran parte, la fuente y origen de la teoría y práctica de la Magia del Caos. Específicamente, Spare desarrolló el uso de los sigilos y el empleo de gnosis para potenciarlos o cargarlos. El trabajo con sigilos básico resume la técnica de Spare, lo que incluye la construcción de una frase en la que se detalla la intención mágica, se eliminan las letras duplicadas, recombinando artísticamente la letras para formar el sigilo. Aunque Spare murió mucho antes de que la Magia del Caos emergiese, muchos lo consideran el padre de la Magia del Caos debido a su repudio por los sistemas mágicos tradicionales y a favor de una técnica basada en gnosis.

Además del trabajo de Spare, esta experimentación fue el resultado de muchos factores, incluyendo la Contracultura de las décadas de 1960 y 1970, la amplia difusión de información sobre magia por magos como Aleister Crowley e Israel Regardie, la influencia del Discordianismo y Robert Anton Wilson, y la divulgación de la magia a través de la religión Wicca

Primeros tiempos[editar]

La primera edición del Liber Null no incluye el término "Magia del Caos", refiriéndose solo a la magia o "el arte mágico" en general.[4] Algunos textos de ese período consistentemente tratan de declarar principios universales de la magia, como opuestos a un nuevo estilo específico o una tradición mágica, y describen sus innovaciones como esfuerzos para librar la magia de las ideas supersticiosas y religiosas. El libro Psychonaut usa el término "brujería individual" para referirse a lo que la organización mágica IOT enseña.[4]

Desarrollo[editar]

Aunque existen organizaciones como IOT, la magia del caos en general está entre una de las ramas menos organizadas de la magia y es catalogada como un movimiento libre. Los practicantes individuales amplían el material existente incorporando otros conceptos, como Teoría del Caos, Ciencia cognitiva, Hipnosis y demás.

Entre los escritores más notables sobre Magia del Caos se encuentran John Balance, Peter J. Carroll, Jan Fries, Jaq D. Hawkins, Phil Hine, Alan Moore, Grant Morrison, Ian Read, Ray Sherwin, Lionel Snell y Ralph Tegtmeier.

Términos y prácticas de la Magia del Caos[editar]

El estado de Gnosis[editar]

Un concepto introducido por Carroll es el estado gnóstico, también llamado gnosis. Éste es definido como un estado alterado de conciencia que en la teoría mágica de Carroll es indispensable para trabajar la mayor parte de los diferentes tipos de magia.[4] Ésta es una divergencia con los antiguos conceptos que describían a las energías, los espíritus o los actos simbólicos como la fuente de los poderes mágicos. Este concepto tiene un predecesor dentro de la noción budista de Samādhi, que fue hecho popular en el Ocultismo occidental por Aleister Crowley y más tarde explorado por Austin Osman Spare.

El estado gnóstico es logrado cuando la mente de una persona está concentrada en un sólo punto, pensamiento, o meta y todos los demás pensamientos son echados fuera. Cada uno de los practicantes de la magia del caos desarrolla sus propias formas de alcanzar este estado. Todos estos métodos se basan en la creencia de que un simple pensamiento o deseo dirigido que se experimente durante el estado gnóstico y luego sea olvidado rápidamente, es enviado al subconsciente, donde se arraiga y sin los obstáculos e interferencias de la mente consciente puede provocar resultados y cambios en el mundo material.

Según esta creencia, los rituales, meditaciones y otros elementos específicos de las formas más tradicionales de magia no necesitan ser entendidos como valiosos en sí mismos, sino como tan sólo técnicas que inducen a la gnosis.

El cambio de Paradigma[editar]

Quizá la característica más notable de la magia del caos es el concepto del cambio mágico de Paradigma. Pidiendo prestado un término del filósofo Thomas Samuel Kuhn, Carroll creó la técnica del cambio arbitrario de la perspectiva individual del mundo (o paradigma) de la magia, un concepto fundamental de la magia del caos.[4] Un ejemplo de un cambio mágico de paradigma es la realización de un rito Lovecraftiano un día, y luego la utilización de una técnica de magia de runas para el próximo ritual. Estos dos paradigmas mágicos son muy diferentes, pero mientras el individuo este usando uno de ellos, él creerá completamente en este paradigma al extremo de ignorar a todos los demás sistemas de creencia (a menudo contradictorios).

Desde entonces el cambio de paradigmas mágicos se ha abierto camino en el trabajo mágico de muchas otras tradiciones mágicas, pero es en la Magia del Caos donde más se ha desarrollado. Cambiar sistemas de creencia a voluntad es también algunas veces practicado por seguidores del Discordianismo.

Algunos magos del caos piensan que el probar creencias inusuales y a menudo extrañas es en sí una experiencia que vale tener y consideran a la flexibilidad de creencias como una forma de poder o libertad en un sentido cibernético de la palabra.

La creencia como una herramienta[editar]

La magia del caos afirma que la Creencia puede ser una fuerza mágica activa. Esto enfatiza la flexibilidad de la creencia y la habilidad para escoger conscientemente las creencias personales, con el objeto de aplicarlas como una herramienta en lugar de considerarla una parte relativamente invariable de la personalidad.[5] Varias técnicas psicológicas son utilizadas para inducir a la flexibilidad de la creencia.[6] Otros magos del caos opinan que no se necesita de "creencia" para hacer magia.[7]

Énfasis en el ritualismo creativo[editar]

La modificación y la innovación del ritual tienen lugar en todas las tradiciones mágicas y religiosas de diferentes maneras. En el caso de la Magia del Caos, la idea de que los sistemas de creencia y técnicas que inducen a la gnosis son intercambiables ha conducido a una particularmente amplia variedad de prácticas mágicas.[8] [9] [10] [4] Muchos autores explícitamente animan a los lectores a inventar su propio estilo mágico.[11] [12] [13] El manual de entrenamiento básico de la Magia del Caos, el "Liber MMM", obligatorio para la asociación en la IOT, requiere de la creación original de un ritual de destierre.[4]

En la Cultura Popular[editar]

En universo Medieval-Fantastico Warhammer Fantasy y su contraparte futurista Warhammer 40.000, los antagonistas de estas series, los Seguidores del Caos tienen como simbolo de culto la estrella del caos, pero en este culto, se dedica la alabanza, adoración e intervención parte de seres demoniacos, los cuales están unificados bajo el simbolo de la estrella del caos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Condensed Chaos, 1995. Phil Hine, ISBN 1-56184-117-X.
  2. Lancaster University Pagan Society. Chaos Magic: A brief introduction by Jez
  3. Knowles, George. Austin Osman Spare(1886–1956)
  4. a b c d e f Liber Null & Psychonaut, 1987. Peter Carroll, ISBN 0-87728-639-6
  5. The Book of Results, 1978. Ray Sherwin, ISBN 1-4116-2558-7
  6. Liber Kaos, 1992. Peter Carroll, ISBN 0-87728-742-2
  7. Pop Magic! Grant Morrison from The Book of Lies, edited by Richard Metzger ISBN 0-9713942-7-X
  8. Sacred Texts: Chaos Magic
  9. Temple X'FOD Reference Library
  10. Chaos Magick Files
  11. Prime Chaos, 1993. Phil Hine, ISBN 1-56184-137-4
  12. Seidways, 1997. Jan Fries, ISBN 1-869928-36-9
  13. Understanding Chaos magic, 1996. Jaq D. Hawkins, ISBN 1-898307-93-8

Lecturas Recomendadas[editar]

Enlaces externos[editar]