Magdalena Solís

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Magdalena Solís
Nombre real Magdalena Solís
Nacimiento Nuevo León, Flag of Mexico.svg México
Alias "La Gran Sacerdotisa de la Sangre"
Cargo(s) criminal(es) Asesinato, fraude, extorsión, instigamiento para delinquir, crimen organizado, abuso sexual, corrupción de menores.
Condena 50 años de prisión.
Ocupación Prisionera, fue una líder sectaria, estafadora y asesina serial.

Magdalena Solís (¿década de 1930's o 1940's?-†¿?) fue una asesina en serie y líder sectaria mexicana, conocida como "la Gran Sacerdotisa de la Sangre". Fue responsable de por lo menos 8 asesinatos,- según algunas fuentes su número real de víctimas asciende a 15,- cometidos en la pequeña comunidad de "Yerba Buena", cerca a la ciudad de Monterrey, en el estado mexicano de Nuevo León.[1]

Es uno de los pocos casos documentados de asesinas en serie (mujeres) que tuvieron una clara motivación sexual (era una criminal sexual). Era una asesina organizada, visionaria, sedentaria, depredadora sexual y que mata en grupo.[2] [3]

Perfil psiquiátrico[editar]

Magdalena, provenía de una familia de escasos recursos y, muy probablemente, disfuncional. Aparentemente, comenzó a ejercer el oficio de la prostitución a temprana edad; oficio en el que laboraría hasta su unión, junto con su hermano Eleazar Solís (quien también fungía como su proxeneta), a la estafa y secta de Santos y Cayetano Hernández, en 1963. Trás su ingreso a la secta, Magdalena Solís desarrolló una grave psicosis teológica (era una fanática religiosa, sufría de delirios religiosos y delirios de grandiosidad, además de una marcada perversión sexual que se expresaba en el consumo de la sangre (vampirismo) de sus víctimas y en el terrible sadismo con el que perpetró sus crímenes) (veáse: sadomasoquismo), y también prácticas de incesto, fetichismo y pedofilia.

La secta de los Hnos. Hernández[editar]

A finales de 1962 y principios de 1963, los hermanos Santos y Cayetano Hernández, un par de delicuentes de poca monta, idearon una estafa, que ellos creyeron era brillante y sería la solución a todos sus problemas monetarios. Llegaron al pequeño pueblo de Yerba Buena, (una comunidad marginada del norte de México, con un poco más de 50 habitantes, todos ellos sumidos en la pobreza extrema y en su mayoría analfabetas) y se autoproclamaron profetas y sumos sacerdotes de los «poderosos y exiliados dioses incas».

Les dijeron que: «los dioses Incas, a cambio de adoración y tributos, les otorgarían tesoros escondidos en las cuevas de las montañas aledañas al poblado, (lugar donde también realizaban sus ritos); y que pronto vendrían a reclamar la potestad sobre su antiguo reino, y castigarían a los incrédulos.»

Los Hernández por completo ignorantes de la mitología inca y prehispánica de Perú convencieron a muchos de los habitantes de Yerba Buena quienes, presos de la ignorancia y la miseria, creyeron en tal absurdo. Así los Hernández, fundaron una secta relativamente nutrida; exigieron a los adeptos tributos económicos y sexuales (tanto a mujeres como a hombres). Los Hernández, pasaron de ser unos simples ladronzuelos a estafadores y esclavistas sexuales, organizaban orgías durante las cuales usaban narcóticos.[4]

El culto permaneció así funcionando sin problema durante un tiempo, después del cual los creyentes comenzaron a impacientarse al no ver cumplirse las promesas. Entonces, idearon un plan: fueron a Monterrey en busca de prostitutas que quisieran formar parte de la farsa, ahí contactaron a Magdalena y su hermano, quienes accedieron.

Durante un ritual, presentaron, (con ayuda de un truco de magia barato: una cortina de humo), a Magdalena Solís como la reencarnación de una diosa. Con lo que nadie contaba es que Magdalena se lo creería.

Crímenes[editar]

Poco después de entrar a la secta, Magdalena tomó el mando. Para ese entoces 2 adeptos, hartos de los abusos sexuales, quisieron abandonar la secta, los demás creyentes presos del miedo, los acusaron ante "los sumos sacedotes", la condena de Solís fue clara: pena de muerte. Los dos infortunados, fueron linchados por los aterrados adeptos.

"El ritual de la sangre."[editar]

Posterior a estos dos primeros asesinatos, como es característico de los asesinos en serie, sus crímenes evolucionaron, se tornaron más violentos. Aburrida de las simples orgías, comenzó a exigir sacrificios humanos. Ideó, un "ritual de la sangre": El sacrificado (que era siempre un miembro disidente), era brutalmente golpeado, quemado, cortado y mutilado por todos los miembros del culto. Posteriormente, se le practicaba una sangría, la víctima era desangrada hasta morir. La sangre se depositaba en un cáliz mezclada con sangre de pollo (el ritual también incluía sacrificios animales y el uso de narcóticos como marihuana y peyote).

Solís, bebía del cáliz y después daba a beber a los sacerdotes (los Hnos. Hernández y Eleazar Solís) y, finalmente daba a los demás miembros, supuestamente esto les otorgaba poderes extra-naturales.

Y basándose en elementos, ahora sí, de la mitología azteca, «la sangre era el único alimento digno para los dioses, a través de ella preservaba su inmortalidad, "la diosa" necesitaba beber sangre para mantenerse eternamente joven». Supuestamente Magdalena era la reencarnación de la diosa azteca Coatlicue.[5]

Las carnicerías duraron seis semanas continuas del año de 1963, periodo en el cual 4 personas murieron de esta terrible forma. En los últimos sacrificios se llegó a disectar el corazón de las víctimas vivas.

Últimas víctimas[editar]

Era una noche del mes de mayo de 1963, cuando un joven de 14 años de edad, vecino de la localidad, Sebastián Guerrero, deambulaba por las cercanías de las cuevas en donde la secta de Solís realizaba sus ritos. Atraído por las luces y los ruidos que salían de una de las cuevas, entró a husmear; se encontró con un terrible espectáculo, en silencio observó la atroz masacre que sufrió una pobre y desconocida víctima.

Aterrado, corrió más de 25 Km., desde Yerba Buena hasta la localidad de Villa Gran, lugar donde se encontraba la estación de policías más cercana. Exhausto y todavía en estado de shock, no acertó en dar ninguna otra descripción del "grupo de asesinos, que presas del éxtasis, se aglutinaban para beber sangre humana", como vampiros.

Los oficiales se rieron de las declaraciones balbuceantes de Guerrero, las tomaron como los delirios de un muchacho perturbado o drogado. A la mañana siguiente, un oficial, (el investigador Luis Martínez) lo escoltó a su casa y de paso podría mostrarle "donde había visto a los vampiros." Ese fue el último día que Sebastián Guerrero y Luis Martínez fueron vistos con vida.

Aprehensión y condena[editar]

La policía costernada por las desapariciones de Guerrero y Martínez, tomaron el caso en serio, se comenzó a hablar de una secta satánica. El 31 de mayo de 1963, la policía en conjunto con el ejército desplegaron un operativo en Yerba Buena. Detuvieron a Magdalena y Eleazar Solís en una finca de la localidad, tenían en su poder una considerable cantidad de marihuana. Santos Hernández murió abatido por las balas de la policía al resistirse al arresto. Cayetano Hernández fue víctima de sus propias mentiras: fue asesinado por uno de los miembros locos de la secta, llamado Jesús Rubio, que ante la crisis quiso poseer una parte del cuerpo de un sumo sacerdote para protegerse.

En pesquisas posteriores se encontraron, primeramente, los cádaveres descuartizados de Sebastián Guerrero y Luis Martínez, cerca a la finca donde fueron detenidos los hermanos Solís, (a este último se le había extirpado el corazón, al estilo de los sacrificios aztecas), después fueron hallados los cuerpos, también descuartizados, de las otras 6 personas, en las inmediaciones de las cuevas.

Magdalena y Eleazar Solís fueron condenados a 50 años de prisión, por tan solo 2 homicidios, (los de Guerrero y Martínez), no se les pudo comprobar su participación en los otros 6 asesinatos porque todos los miembros del culto detenidos se negaron a declarar.

Muchos de los miembros de la secta murieron abatidos en el tiroteo con la policía, ya que, armados se atrincheraron en las cuevas. Los que fueron detenidos, fueron condenados a 30 años de prisión por 6 cargos de asesinato en la modalidad de "homicidio en grupo o pandilla, o linchamiento", su condición de analfabetismo y pauperrismo sirvieron de atenuantes. No fue hasta años después que algunos ex-miembros de la secta hablaron de los horrores del culto.

Magdalena Solís en la cultura popular[editar]

  • Exite una banda de rock belga que tomó su nombre de esta asesina: "Magdalena Solís".[6]

Referencias[editar]

  1. Westch, Elisabeth. «High Priestess of Blood» (en inglés). Serial Killers by name. EE.UU.: CrimenZZZ.net. Consultado el En. 10, 2012.
  2. «Magdalena Solís» (en español) (Art. periodístico). México: El Extranjero (Nov. 19, 2011). Consultado el En. 10, 2012.
  3. Rendón Tamayo, Martha Alicia. «Perfiles criminales de asesinos en serie» (en español) (Art. periodístico). Maestría en ciencias naturales y bio-psicosociales en el área de criminología. NL, Méx.: Sociedad Mexicana de Criminología cap. Nuevo León. Consultado el En. 10, 2012.
  4. Rendón Tamayo, Martha Alicia. «Perfiles criminales de asesinos en serie» (en español) (Art. periodístico). Maestría en ciencias naturales y bio-psicosociales en el área de criminología. NL, Méx.: Sociedad Mexicana de Criminología cap. Nuevo León. Consultado el En. 10, 2012.
  5. «Magdalena Solís» (en español) (Art. periodístico). México: El Extranjero (Nov. 19, 2011). Consultado el En. 10, 2012.
  6. «Magdalena Solís - Hesperia (2011)» (en inglés). EE. UU.: Ostoned Sun Vibrations (Jul. 27, 2011). Consultado el En. 10, 2012.

Véase también[editar]