Magón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Magón (Griego: Μάγων) fue el nombre de varios personajes notables de la Antigua Cartago. Al tratarse de un nombre común entre los púnicos, es difícil distinguirlos individualmente. Con dicho nombre se conoce a:

  • Un almirante de la flota cartaginesa, bajo el mando de Himilcón, en la Segunda Guerra Siciliana contra Dionisio I de Siracusa. Aniquiló a la flota siracusana al mando de Leptines de Siracusa en Catania, 396 a. C.[1] No existe más información sobre su rol en las consiguientes operaciones contra la ciudad de Siracusa, pero tras la desastrosa expedición y retorno de Himilcón a África, fue nombrado comandante en jefe de las operaciones en Sicilia. Inició una serie de medidas de conciliación con las ciudades griegas de la isla, y concluyó alianzas con las tribus sicilianas.

    En 393 a. C. avanzó hacia Mesina, pero fue atacado y derrotado por Dionisio cerca de Abaceno. Al año siguiente, tras recibir refuerzos de Cerdeña y África, reunió un ejército de 80.000 hombres, con el cual avanzó por el corazón de Sicilia hasta el río Dittaino. Allí se encontró con Dionisio, quien se había asegurado la alianza de Agiris, tirano de Agira, cortando así la vía de suministros a los púnicos. De este modo, Magón se vio forzado a firmar un tratado de paz por el cual abandonaba a sus aliados sicilianos en manos de Dionisio.[2]

    Hecho esto, Magón regresó a Cartago, donde fue ascendido poco después a sufete. El 383 a. C. Dionisio comenzó una nueva guerra, y Magón desembarcó en Sicilia con un gran ejército. Tras varias escaramuzas, ambos se enfrentaron en una incierta batalla campal donde los púnicos fueron derrotados y el propio Magón, muerto.[3]
  • Un general cartaginés en Sicilia en 344 a. C. cuando Timoleón depuso a Dionisio como tirano de Siracusa. Hicetas, incapaz de derrotar al nuevo gobernador, pidió la ayuda del púnico, quien desembarcó en Siracusa con 150 trirremes al frente de un ejército de 50.000 hombres. No consiguió ninguna hazaña de renombre, sin embargo. Neón, gobernador corintio de Siracusa, aprovechó una expedición de Magón e Hicetas contra Catania para apoderarse de Acradina. Ante la escalada de tensión y desconfianzas entre Cartago y sus aliados, Magón, temiendo una traición ante la llegada de Timoleón, al mando de una fuerza muy inferior, embarcó de regreso a Cartago. Su cobarde actitud levantó tales suspicacias en la capital que se suicidó, para evitar un destino más terrible a manos de sus compatriotas, quienes no obstante crucificaron su cadáver.[4]
  • Magón el Samnita (griego: ó Σαυνιτης), comandante en jefe de las tropas de Aníbal en Brucia durante un largo periodo. Se le menciona en 212 a. C. cooperando con Hannón, hijo de Bomílcar en el asedio y captura de Turios. No mucho más tarde cuenta con la ayuda del lucano Flavio para tender una emboscada en la que muere el general romano Tiberio Graco.[9] Magón envió inmediatamente su cadáver, junto a su insignia de general, a Aníbal.[10] En 208 a. C. defiende la ciudad de Locri ante los ataques de Lucio Cincio, viéndose casi obligado a rendirse de no ser por la oportuna llegada de Aníbal, quien obliga a los romanos a levantar precipitadamente el sitio.[11] De acuerdo a Polibio, este Magón había sido amigo y compañero de Aníbal desde su juventud.
  • Un noble cartaginés, cercano a Aníbal, tomado prisionero en Cerdeña en 215 a. C.[12]
  • El comandante de la guarnición de Cartago Nova durante el ataque de Escipión en 209 a. C. La ciudad era considerada tan inexpugnable que Magón sólo contaba con 1000 tropas regulares para su defensa. Armó a 2000 soldados más como buenamente pudo, y mostró las cualidades de un oficial enérgico y capaz: efectuó una salida que repelió a las tropas de Escipión en primera instancia, y defendió la ciudad hasta que las murallas del puerto fueron atacadas por una flota romana. Magón, que se había retirado a la ciudadela interior, vio que no existía esperanza de victoria y se rindió al romano. Fue enviado prisionero a Roma, junto a otros nobles cartagineses de la ciudad.[15]
  • Un embajador cartaginés que formó parte de la comitiva enviada a Roma justo antes de la Tercera Guerra Púnica (149 a. C.), para ofrecer la sumisión incondicional de Cartago a Roma y evitar así el estallido de las hostilidades.[17]
  • Magón el Brucio, (griego ó Βρεττιος),[18] quien dio un prudente discurso en el Consejo al regreso de la embajada mencionada anteriormente. Polibio le apoda el brucio, lo que ha llevado a Jean Schweighaeuser a identificarle como el hijo del oficial de Aníbal, del que habría heredado el apodo, ganado gracias a sus hazañas en Italia.[19]
  • Un escritor púnico, autor de un trabajo de 28 tomos sobre agricultura muy valorado en Grecia y Roma, y único escritor del que se preservaron sus obras tras la destrucción de Cartago en 146 a. C.

Referencias[editar]

  1. Diodoro Sículo XIV, 59-60
  2. Diodoro Sículo XIV, 90, 95-96
  3. Diodoro Sículo XV, 15
  4. Plutarco, Vidas Paralelas «Timoleón» 17-22
    Tales eventos son también brevemente mencionados en Diodoro XVI, 69, pero sin hacer referencia al nombre «Magón»
  5. Juniano Justino XVIII, 2
  6. Diodoro Sículo XXII 9, pág. 496
  7. Polibio VII, 9
  8. Tito Livio, XXXIII, 34
  9. Flavio N. 2
  10. Tito Livio XXV, 15-16
    Diodoro Sículo XXVI pág. 569
    Valerio Máximo I, 6-8
  11. Tito Livio XXVII, 26, 28
    Frontino, Estratagemas IV, 7, 29
  12. Tito Livio XXIII, 41
  13. Tito Livio, XXV, 18
  14. Tito Livio, XXV, 21
  15. Polibio X, 8, 12-15, 18, 19
    Tito Livio XXVI, 44-46, 51
    Apiano, Hispania 19-22
    Eutropio (III, 15) y Orosio (IV, 18) han confundido a este Magón con el hermano de Aníbal
  16. Apiano, Las Guerras Púnicas 15
  17. Polibio, Historias XXXVI, 1
  18. Polibio, Historias XXXVI, 3
  19. Jean Schweighaeuser, ad Polyb e Index Historicus, pág. 365