Mañana es para siempre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mañana es para siempre
Programa de televisión
Telenovela
Género Telenovela
Reparto
Tema principal Mañana es para siempre
(interpretado por Alejandro Fernández)
País de origen Bandera de México México.
Época de ambientación Ciudad de México, 2008, 2009
Idioma/s español
Episodios 171
Producción
Productores Nicandro Díaz González
Dirección Salvador Garcini
Guion Mauricio Navas, Guillermo Restrepo
Emisión
Cadena original Canal de las Estrellas
Horario Lunes a Viernes a las 21:00
Duración 41-44 minutos
Audiencia 27.9 puntos de rating en México (final 32.8 puntos) y 20.1 puntos de rating en EE.UU. (Nielsen).[1]
Primera emisión 20 de octubre de 2008
14 de junio de 2009
Última emisión actualidad
Cronología
Fuego en la sangre Mañana es para siempre Sortilegio
[editar datos en Wikidata ]

Mañana es para siempre es una telenovela mexicana producción de Nicandro Díaz González para Televisa bajo Licencia de RCN Televisión. Ésta telenovela presentó altos niveles de audiencia en diferentes partes del mundo. Es la adaptación de Kary Fajer de la telenovela colombiana Pura sangre original de Mauricio Navas, Guillermo Restrepo, Conchita Ruiz y Tánia Cárdenas.

Está protagonizada Silvia Navarro y Fernando Colunga, con las participaciones antagónicas de Lucero, Sergio Sendel y el primer actor Rogelio Guerra interpretando un papel doble.

Ésta telenovela cuenta con la reaparición en Televisa de Rogelio Guerra y con la presentación protagónica de Silvia Navarro.

Argumento[editar]

Rebeca Sánchez (bajo la identidad de Bárbara Greco) comienza una venganza contra la familia Elizalde dirigida por el medio hermano del jefe de la familia Gonzalo Elizalde. Una de sus primeras villanías consiste en separar a Fernanda que es la hija menor del hacendado Gonzalo Elizalde, propietario de una importante empresa de lácteos, y Eduardo, el hijo de Soledad, el ama de llaves de la familia Elizalde. Los dos niños han crecido juntos y unidos por un amor inocente y leal, a pesar de la diferencia de clases sociales.

Gonzalo vive feliz con su esposa Montserrat y sus 5 hijos, sin sospechar que un enemigo implacable acecha a los suyos. Artemio Bravo siente hacia Gonzalo un odio intenso y amargo que ha corroído su mente, y su única meta en la vida es destruir, lenta y dolorosamente, a toda la familia Elizalde. Para lograrlo utilizará a una joven sin escrúpulos que llega a la empresa de Gonzalo bajo el nombre de Bárbara Greco. Su inteligencia causa una buena impresión en Gonzalo, quien la contrata como su asistente personal. Poco a poco y con gran astucia, Bárbara logra obtener su total confianza.

Las primeras víctimas de Rebeca son Fernanda y Eduardo, a quienes descubre dándose un tierno beso. Con lengua venenosa y sutil, Rebeca convence a Montserrat de que Eduardo es un peligro para la niña y el muchacho es enviado a un internado en la ciudad. Las cartas de los niños llegan a manos de Soledad y ella, con mucho dolor, decide no hacerlas llegar a su destino. Esto provoca que Fernanda se sienta olvidada por Eduardo.

El siguiente paso en el plan de Artemio es convertir a Rebeca en la esposa de Gonzalo, y eso significa que Montserrat debe morir. Bárbara la asfixia con una almohada y hace que su hija mayor Liliana, aparezca como culpable. Gritando su inocencia, la desesperada adolescente termina internada en una clínica psiquiátrica. Posteriormente Gonzalo se casa con Bárbara y la nombra miembro de la junta directiva de la empresa.

Soledad es la única que sabe hasta dónde puede llegar la maldad de Rebeca, pero tiene que callar. Vive un infierno durante años, extrañando a su hijo Eduardo, y con el eterno temor de que Rebeca cumpla su amenaza de que él morirá. Los años pasan y Eduardo, tras haber estudiado una maestría en el extranjero, regresa a la hacienda y encuentra a su madre gravemente enferma. Ella le cuenta el suplicio que ha vivido y él jura hacer justicia.

Rebeca utiliza a su nuevo cómplice Damián para que enamore a Fernanda y se case con ella. Eduardo, con el nombre de Franco Santoro, consigue involucrarse en la empresa con la intención de descubrir y hacer pagar a los responsables de sus desgracias. Fernanda siente una fuerte e inexplicable atracción hacia él, y surge nuevamente entre ellos aquel gran amor que nunca murió. Eduardo se hace pasar por muerto hasta que un día Fernanda lo descubre y no lo puede perdonar ya que se había enamorado de Franco Santoro pero por lo visto este le mintió pero fue para poder acercarse a ella y así salvarla de la maldad de Rebeca; pero tiempo después lo perdona y se unen nuevamente pero Bárbara Greco hace todo lo posible por separarlos.

Bárbara no solo concentrara su maldad en Fernanda y Eduardo, también lo hará con Santiago y Aurora, con la ayuda de Camilo, el hermano de Santiago, Bárbara se hace amiga de Aurora para que esta le cuente la verdad de su vida, ya que Bárbara ve a Aurora como una espía de Artemio Bravo y decide con la ayuda de Camilo drogarla para que así Camilo pueda abusar de ella (la cual estaba embarazada de Santiago) y hacerle creer a Santiago que Aurora huyó con otro hombre.

Bárbara tiempo después se da cuenta de que Aurora es su hija y ahora su lucha es para que no le quiten a su hija y para eso amenaza a Eduardo diciendo que si Santiago no se va de nuevo a Florencia va a matar a Liliana. Bárbara le inventa muchas mentiras a Aurora para que no sea feliz con Santiago ya que lo considera una amenaza por ser el progenitor del hijo de Aurora.

Después de muchas intrigas y mentiras, se va descubriendo poco a poco la verdad. Bárbara intenta matar infructuosamente a Gonzalo. Bárbara queda derrotada y planea huir con Aurora, pero esta rechaza la maldad de sus padres: Artemio y Rebeca/Bárbara. Artemio se burla de Rebeca y es asesinado por Bárbara, a quien la condenan a más de 200 años. En la cárcel Bárbara noquea a la doctora, después de hacerse la sedada, y se quema con alcohol para inspirar lastima en su hija. Queda deformada y sola en la cárcel, con el único consuelo de una carta de su hija. Aparentemente, nunca se arrepintió.

La familia Elizalde se reconstruye. Fernanda y Eduardo se casan. Y Aurora y Santiago se reconcilian y forman una familia junto al hijo de ambos.

Elenco[editar]

Participaciones especiales[editar]

Premios y nominaciones[editar]

Premios TVyNovelas 2010[editar]

Categoría Persona Resultado
Mejor telenovela Nicandro Díaz González Nominado
Mejor actriz Lucero Nominada
Mejor actor Fernando Colunga Nominado
Mejor actor antagónico Rogelio Guerra Nominado
Mejor actor co-estelar Mario Iván Martinez Nominado
Mejor primer actor Luis Gimeno Ganador
Mejor tema musical Alejandro Fernández Nominado

Premios People en Español 2009[editar]

Categoría Persona Resultado
Mejor telenovela Nicandro Díaz González Ganadora[2]
Mejor actriz Silvia Navarro Nominada
Mejor actor Fernando Colunga Ganador
Mejor villano/villana Lucero Ganadora[3]
Sergio Sendel Nominado
Mejor actor/actriz juvenil Ariadne Díaz Nominada
La sorpresa del año Silvia Navarro Ganadora
La mejor pareja Silvia Navarro
Fernando Colunga
Ganadores

Premios ACE[editar]

Categoría Persona Resultado
Mejor co-actuación femenina Lucero Ganadora

Otras versiones[editar]

Referencias[editar]

  1. Heibel, Suzanne (5 de marzo). «Hispanic Viewers Enjoyed Unstoppable Idol, Cuidado con el Angel» (en inglés). HispanicBusiness. Consultado el 17 de julio de 2009.
  2. «"Mañana es para siempre" en la revista premios "People en Español"» (en español). Peopleenespañol. Consultado el 12 de diciembre de 2009.
  3. Lucero gana premio People en español como mejor actriz antagónica"

Enlaces externos[editar]