Música culta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Música docta»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Historia de la música

Música en la Prehistoria
Música en la Antigüedad

Música medieval
Música del Renacimiento

Música del Barroco
Música del Clasicismo
Música del Romanticismo
Música del impresionismo

  • Período moderno y contemporáneo
    (1910-presente)

Música académica contemporánea
Música modernista
Jazz
Música popular

Este artículo forma parte de la categoría:
Historia de la música

Véase también: Portal:Música

La música culta es una denominación general para aquellas tradiciones musicales que implican consideraciones estructurales y teóricas avanzadas, así como una tradición musical escrita. Se distingue así pues de otras grandes tradiciones musicales como son la música popular y la música tradicional.

Es frecuente la utilización de «música culta» como sinónimo de música clásica, aunque algunos autores las diferencian al incluir en la música culta expresiones como la música académica contemporánea, la música clásica china y japonesa, y algunas formas de jazz y de música experimental, que no suelen encuadrarse dentro de lo que se entiende como música clásica.

Además de las ya mencionadas, existen otras varias denominaciones para la música culta: música seria, música erudita, música docta, música artística y música formal.

Notación musical[editar]

Historia de la música occidental[editar]

Orígenes[editar]

La música culta surge en Europa como expresión artística y cultural. Sus inicios escritos se remontan a la época medieval, pero toma reminiscencias de la música de otras culturas como Egipto, Mesopotamia, y sobre todo la antigua Grecia ―no tomó nada de la música en la antigua Roma, ya que los romanos dieron poca importancia a la música― desde las que fue evolucionando a través de numerosas y heterogéneas épocas, hasta la época contemporánea.

Relación entre la música culta y la música nativa en América[editar]

A principios del siglo XIX varios países en América lograron su independencia, aunque la vida musical siguió siendo un reflejo de lo que sucedía en Europa, sobre todo en España. La más importante de todos es, sin duda, la intensa relación entre la música culta y la popular.

Antes de acabar el siglo XIX, varios compositores en distintos países comenzaron a escribir una música que se diferenciaba de los modelos europeos. Se trataba de pequeñas piezas para piano, muy relacionadas con los bailes populares. Ese fue el inicio del nacionalismo musical en América.

La complejidad de la estructura de estas músicas hace de ellas un arte de especialistas e imposible la transmisión por vía oral. Pero, en cada país incluyendo los de Europa, existe paralelamente una música de tradición oral. Es la música de las clases populares. Creada por ellos mismos y para ellos mismos, puede ser comprendida por todos y es posible para todos ejecutarla. Es música simple, a la vez en su estructura, su melodía y su ritmo lo que le permite ser conservada por medio de la memoria colectiva. Está generalmente constituida de un corto motivo rítmico-melódico que se repite constantemente, dando lugar a numerosas y delicadas variaciones. Esa música se caracteriza por una curiosa utilización de los instrumentos y de la voz, explotando todas sus posibilidades de emisión: el hablado, el grito, una voz ronca o muy agudas. Pero su objetivo no es el sonido puro o el virtuosismo, sino la transmisión de un mensaje. Es una música funcional porque tiene un significado para el pueblo que la crea.

Acompaña entonces los trabajos de la vida diaria, los acontecimientos propios a nuestra naturaleza (nacimientos, muertes); en fin, está presente en las celebraciones religiosas (música de transa para entrar en contacto con las divinidades en África etc.) Esta música de la vida, íntimamente ligada a los hábitos y creencias, expresa la identidad de un pueblo. Siendo en general culturas de auto subsistencia, la música es el único instrumento de su liberación.

El continente americano en su conjunto, no posee música culta propia; en cambio tiene una gran diversidad de músicas populares. Por otro lado, ha recibido la influencia exterior, trayendo consigo un amplio fenómeno de aculturación que ha hecho desaparecer la cultura propia en muchos lugares. A pesar de esto, los países andinos han conservado un recuerdo de las manifestaciones musicales ancestrales.

La relación entre la música culta y la sociedad[editar]

Se considera que la música culta es la que admira la gente culta (en otras palabras la elite cultural, económica y política). El sociólogo francés Pierre Bourdieu (1930-2002) estableció que la cultura se manifestaba ante todo como un instrumento útil concebido a conciencia para marcar diferencias de clase y salvaguardarlas; cada oferta artística estaba dirigida a una clase social específica, en tanto que era aceptada únicamente por esa clase. El gustos de las elites que apreciaba la «alta cultura» y la «música culta» en contraposición a los gustos mediocres típicos de la clase media o a los «gustos vulgares» venerados por las clases bajas. En esta visión la música culta se contrapone a la música popular.[1]

Para Zygmunt Bauman esta concepción ha perecido, en la actualidad se vive en una sociedad de consumo. En ella la cultura es un conjunto bienes o experiencias concebidas para el consumo. Hoy la cultura no consiste en prohibiciones sino en ofertas, que se corresponde bien con la libertad individual de elección, donde la música culta es tan solo un producto más de consumo. Hoy el individuo puede consumir música popular y música culta sin distinción de clases.[1]

Referencias[editar]

  1. a b «Zygmunt Bauman: la cultura en la era del consumo», artículo en el suplemento ADN del diario La Nación (Buenos Aires), 30 de agosto de 2013.

Véase también[editar]