Música de Uruguay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se entiende por música de Uruguay a los ritmos, composiciones e intérpretes surgidos dentro del territorio uruguayo, incluye a todas las expresiones musicales, cultas y populares, de diferentes géneros, que integran su repertorio musical. La mayor identidad local está asociada al candombe, la murga y el tango, cuyas bases musicales son frecuentemente identificables en la música contemporánea uruguaya de diversos géneros.

Ritmos tradicionales[editar]

Debido al genocidio físico y cultural de los habitantes originarios, no se encuentra una vertiente indígena en la música uruguaya, si bien existen estudios que intentan identificar y recuperar sus referencias musicales.[1] [2]

Se comparten con la región ritmos criollos tradicionales como el cielito, danzas folclorizadas en campaña a partir de la contradanza europea como la media caña y el pericón y, a partir de mediados del siglo XIX se difunden nuevas danzas como el vals, el chotis, la polca y la ranchera, así como el gato y la huella, ritmos compartidos con la frontera Argentina, así como la chamarrita y la milonga, también presentes en la región sur de Brasil.[3] En el folclore rural uruguayo aparece la payada de contrapunto, disputa cantada en verso entre dos payadores, sobre la base melódica de la milonga o la cifra, versos escritos o improvisados que relatan sucesos o hazañas, intercalados con rasgados de guitarra.[4] En la segunda mitad del siglo XX pasan a ser considerados géneros locales la canción del litoral, el sobrepaso (o rasguido doble) y la serranera.[5]

Candombe[editar]

Las referencias afro se encuentran presentes en la milonga, el tango y la murga, pero fundamentalmente en el candombe, elemento clave de la construcción identitaria uruguaya. El mismo comprende tradicionalmente el ritmo de la cuerda de tambores, la danza, los personajes y la vestimenta, a lo que posteriormente se han ido sumando instrumentos, melodías, armonías y letras, componiendo canciones y piezas instrumentales y surgen también géneros derivados como el milongón. Pintín Castellanos y Alberto Mastra incorporaron ritmo de candombe a las milongas tangueras y luego se incorporó la cuerda de tambores al sonido de la orquesta típica. En 1965 surge el candombe de vanguardia con Georges Roos como promotor, del que participarán las agrupaciones de Manolo Guardia y su Combo, Hebert Escayola con Grupo del Plata y Bachicha Lencina y su conjunto, que incorporarían tambores de batería e instrumentos de viento. Y a partir de 1967 surge el candombe beat, con instrumentos eléctricos, batería y otros elementos de percusión.

Han sido difusores del género Lágrima Ríos, Jorginho Gularte, Isabel Ramírez, La Calenda Beat, Bantú y Rey Tambor, entre muchos otros.[5] [6]

El candombe fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2009.[7]

Murga[editar]

Las murgas del Uruguay surgen en los escenarios del carnaval y tienen un formato similar a las murgas españolas de Tenerife, Islas Canarias y de Las Palmas, combinan en sus canciones temas de humor y protesta, con una estructurada puesta en escena, vestuario y maquillaje. Entre 1910 y 1930 tuvieron protagonismo las troupes, agrupaciones teatrales estudiantiles, que interpretaban canciones corales, como la Troupe ateniense y la Medicine's Bolshevikis Troupe.

La murga uruguaya está compuesta por 17 integrantes en escena, el coro se divide en cuerdas de acuerdo a la tonalidad vocal y sus ritmos tradicionales son la marcha camión, el candombeado y combinaciones de plena, marcha y malambo.[8]

Son numerosas las agrupaciones murgueras que destacan año a año en sus presentaciones: Araca la Cana, Contrafarsa, Falta y Resto, Curtidores de hongos, Agarrate Catalina, Asaltantes con Patente, La Mojigata y muchas otras. El género ha trascendido el escenario de carnaval, teniendo numerosas participaciones en la música uruguaya de diversos géneros.

Tango[editar]

El tango es una expresión musical netamente urbana, surgida a finales del siglo XIX en los arrabales de Montevideo y Buenos Aires. El género abarca la música, la canción y el baile, y representa una de las manifestaciones culturales más originales y genuinas del Río de la Plata. En sus comienzos era interpretado solamente con flauta, guitarra y violín. La introducción del bandoneón no se produjo sino hasta principios del siglo XX, con la aparición del "sexteto" o la "orquesta típica", compuesta por piano, dos bandoneones, dos violines y contrabajo; la canción apareció entre 1910 y 1920.[9] [10]

En 1916, Gerardo Matos Rodríguez escribió La cumparsita, tema que se sería declarado “Himno popular y cultural del Uruguay” por el Parlamento uruguayo en 1997.[11]

En Montevideo el auge del tango se vivió entre 1930 y 1960, donde destacaron intérpretes y compositores como Gerardo Matos Rodríguez, Pintín Castellanos, José Razzano, José María Aguilar, Julio Sosa, Nina Miranda y Francisco Canaro, entre otros, y directores de orquesta como Francisco Canaro, César Zagnoli y Donato Racciatti

En 1954, concebida por Horacio Ferrer, Jorge Seijo y Rodolfo Rodríguez Lourido, surge el Club de la Guardia Nueva, que desarrolló durante 20 años una fecunda labor de difusión y valoración del tango.[12] A mediados de la década de 1970 las orquestas de tango ya no estaban presentes en los bailes masivos, pero igualmente mantuvieron su actividad, como la de Donato Racciatti, Jorge Cirino, Miguel Villasboas, Manolo Guardia, entre otras. Con destaque de intérpretes como Agustín Carlevaro y cantantes como Olga Delgrossi, Ernesto Restano, Nancy de Vita, Lágrima Ríos, Alberto Rivero y, posteriormente, Gustavo Nocetti. Pero el género no ha perdido vigencia, actualmente se destacan Malena Muyala, Mónica Navarro, Valeria Lima, Francisco Falco, Tabaré Leyton, Francis Andreu y Maia Castro, entre otros artistas uruguayos.[5]

El tango fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2009.[13]

Música popular[editar]

En 1949 Amalia de la Vega grabó su primer disco, comenzando la difusión de géneros locales a través del concepto de nativismo. A mediados de los años 50, las canciones de Aníbal Sampayo describen paisajes litoraleños y las penas de sus pobladores y numerosos cantautores se enfocaban a géneros rurales, influenciados por el folclore argentino. A comienzos de la década de 1960, la influencia de la revolución cubana se hace presente en aspectos políticos y culturales de América Latina y la nueva trova cubana se ve reflejada en el canto popular uruguayo, del que surgen íconos como Rubén Lena, Los Olimareños, Daniel Viglietti, Alfredo Zitarrosa y Santiago Chalar, entre otros. Sobre 1970 aparecen Washington Carrasco, José Carbajal, Héctor Numa Moraes y Los Zucará. Durante el período de la dictadura cívico-militar en Uruguay (1973-1985), los discos fueron prohibidos y retirados del mercado, los músicos populares fueron censurados y perseguidos, varios fueron encarcelados, algunos optaron por el exilio y otros, como Carlos Benavides, Jaime Roos, Eduardo Darnauchans, Abel García, Mariana García Vigil, Leo Masliah, Fernando Cabrera y grupos como Canciones para no dormir la siesta y Rumbo, permanecieron en el país, resistiendo la censura y nucléandose en diferentes escenarios.[5] En un momento social muy politizado, el canto popular jugó un rol destacado y el género estuvo fuertemente ligado al retorno a la democracia.[14]

Al finalizar la dictadura, en 1985, se suman a los espectáculos los músicos que regresaban del exilio y los que salieron de prisión, a los que también se integraron agrupaciones murgueras, que comenzaron a tener participación en escenarios no carnavaleros.

El entrecruzamiento de géneros musicales define la creación musical de este período. La murga, el candombe, el tango, la milonga, la serranera, el canto popular y la música culta local, se fusionan con ritmos de bossa nova, jazz, blues y rock. Eduardo Mateo, Gastón Ciarlo (Dino), Jaime Roos, Ruben Rada, Jorge Bonaldi, Leo Masliah, Luis Trochón, Fernando Cabrera, Mauricio Ubal, Jorge Galemire, Popo Romano, Gustavo Ripa, Esteban Klísich, Hugo y Osvaldo Fattoruso, entre otros, entretejen las fronteras de los ritmos musicales locales con influencias regionales e internacionales.[15] Destacan las voces femeninas de Laura Canoura, Estela Magnone y Mariana Ingold.

En la década de 1990, aparecen las primeras grabaciones de Walter Bordoni, Gastón Rodríguez, Rossana y Claudio Taddei, Tunda Prada, Jorge Drexler y Martín Buscaglia, entre otros.

Rock[editar]

En la década de 1950 la influencia del jazz se hace presente en el Hot Club Montevideo y pronto llega el rock and roll. En 1962 surgen Los Blue Kings en Paysandú, para luego convertirse en Los Iracundos. Los Shakers realizan covers de Los Beatles y canciones propias en inglés, así como Los Mockers, inspirados por Los Rolling Stones, imitando los estilos de las bandas británicas. A finales de la década de 1960 es el momento de auge de los grupos beat, Los Delfines, Sexteto Electrónico Moderno, The Killers y Cold Coffee, entre otros, animan los eventos bailables. Es entre 1971 y 1974 que el rock uruguayo se aleja de la estética beat y aparecen agrupaciones de perfil netamente roquero como Génesis, Psiglo, Opus Alfa y Días de Blues. En 1967 El Kinto Conjunto sienta las bases del candombe-beat, ritmo que continuarían desarrollando agrupaciones como Totem, Opa, Sindikato, Montevideo Blues y Cantaclaro. Destacan en este género Ruben Rada, Urbano Moraes, Jorge Schellemberg, Chiquito Cabral y Eduardo Mateo, entre otros.[5] [16]

En 1983 se presentaron por primera vez Los Estómagos en El Templo del Gato, el hecho es considerado como uno de los momentos fundacionales del rock nacional. Pronto se sumarían Los Traidores, Los Tontos, El Cuarteto de Nos, La Tabaré Riverock Banda y La Chanca Francisca. A finales de los 80, tras la separación de Los Estómagos surge Buitres después de la una y a mediados de los 90 aparecen La Abuela Coca, La Vela Puerca y No te va gustar.[5]

Y luego aparecen bandas, de diferentes sub-géneros, como Sordromo, Hereford, ReyToro, Once Tiros, Trotsky Vengarán, La Teja Pride, Buenos Muchachos y La Trampa, entre muchas otras.

Música electrónica[editar]

La música electrónica y diversas experimentaciones compositivas a través de instrumentos electrónicos y tecnología también tiene protagonismo en el país.[17] Desde el éxito internacional de las versiones tangueras de Bajofondo hasta los espectáculos de luz y sonido en clave new age de Emil Montgomery, son muchas y variadas las expresiones musicales que se valen de mezclas y sonidos digitalizados, así como el destaque de numerosos DJ's que trabajan sobre creaciones musicales ya existentes. Destacan en la escena Marcelo Castelli, Martín Panizza, Fede Lijt, Sofi Casanova, Paola Dalto, entre muchos otros. El grupo Omar realiza mezclas electrónicas de temas del cancionero popular uruguayo,[18]

Música tropical[editar]

A partir de 1970 la influencia musical cubana y puertorriqueña trajo la aparición de orquestas tropicales como Cubanación, Sonora Latina, Sonora Cienfuegos, Sonora Borinquen, Combo Camagüey, Maracaibo, Ernesto Negrín y Conjunto Casino, entre otras. Así como agrupaciones sin instrumentos de viento como Sonido Cotopaxi o Grupo Electrónico Keguay. En 1987 se forma la Sonora Palacio y en 1989 Eduardo Ribero funda Karibe con K, agrupaciones que darán un giro al género tropical en el país.

En 1996, con Los Fatales, comienza el auge del pop latino, que incluye coreografías y letras humorísticas.[19] La fusión también se encuentra presente en este género, que incluye momentos vinculados al candombe y la murga, influencias presentes en agrupaciones como L’Autentika, Monterrojo y Nietos del futuro, a los que se suman Chocolate Latino, Los Morochos, Chikano, Bola 8 y La Furia. En el interior del país, son populares las charangas como Mogambo, Los Elegidos y Kabanda (de Artigas), Sonido Caracol (de Durazno) y Calipso (de Florida), entre muchas otras.[5]

Pasado el auge del pop latino, se recibe también la influencia de la cumbia villera argentina en agrupaciones de plena como la KGB, Kilovatio, La Cumana, Pekadoras, Antillano y Los Herederos, y solistas como Carlos Goberna, Gerardo Nieto, Alex Stella, Marihel Barboza, El Gucci, Damián Lezcano, Carlos Corti, Aldo Martínez y Pablo Cocina, entre muchos otros.[5]

Música culta[editar]

Los primeros compositores uruguayos aparecen en la primera mitad del siglo XIX, en un contexto favorecido por la inmigración europea. Predomina la música de salón y poco a poco van apareciendo compositores locales como Tomás Giribaldi, León Ribeiro y Luis Sambucetti.[20] En composiciones con carácter identitario destaca Eduardo Fabini, que compone obras de cámara y sinfónicas con estructuras arriesgadas y gran manejo de los recursos orquestales, así como Alfonso Broqua, Carmen Barradas y Luis Cluzeau Mortet.

A mediados del siglo XX, Jaurés Lamarque Pons explora las vertientes relacionadas con el tango, el candombe y la milonga. Otros compositores destacados de la misma generación son Héctor Tosar, Luis Campodónico, Abel Carlevaro, Diego Legrand, Ricardo Storm y León Biriotti. Se define una nueva etapa generacional con los compositores nacidos entre mediados de la década de 1930 y 1940, que incluye a Eduardo Gilardoni, Renée Pietrafesa Bonnet, Ariel Martínez, Coriún Aharonián, Conrado Silva y Carlos Pellegrini. La creación musical ofrece un amplio abanico de lenguajes y creaciones estilísticas con predominio de la música instrumental de cámara y, más recientemente, música electroacústica.[21] [22]

Los uruguayos María José Siri, Leandro Marziotte y Luz del Alba Rubio destacan en la escena lírica internacional.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ayestarán, Lauro (2 de enero de 1998). «Las primeras referencias sobre la música de los Charrúas». Consultado el 11 de agosto de 2014.
  2. La República (Uruguay) (17 de junio de 2002). «Los sonidos del ancestro». Consultado el 11 de agosto de 2014.
  3. Álvaro Adib Barreiro, Carlos Santos, Carlos Serra. «Música y antropología: encuentros y desencuentros». Consultado el 8 de agosto de 2014.
  4. Almanaque del Banco de Seguros del Estado (2006). «Cronología de la música folclórica y popular uruguaya». Consultado el 8 de agosto de 2014.
  5. a b c d e f g h Olivera, Rubén (2013). Comisión del Bicentenario, ed. Introducción a la música popular uruguaya (1973-2013). Uruguay: Nuestro tiempo: Música. ISBN 978-9974-712-00-3. 
  6. Portal Candombe. «Artistas del candombe». Consultado el 11 de agosto de 2014.
  7. UNESCO (2009). «El candombe y su espacio sociocultural: una práctica comunitaria». Consultado el 11 de agosto de 2014.
  8. Viaje a Uruguay. «Historia y origen de la murga uruguaya». Consultado el 11 de agosto de 2014.
  9. Uruguay Natural, Ministerio de Turismo y Deporte. «Tango». Consultado el 12 de agosto de 2014.
  10. MEC, IMPO, Correo Uruguayo (2013). «El tango: Guía de Actividades Día del Patrimonio 2013». Consultado el 12 de agosto de 2014.
  11. Poder Legislativo (2 de enero de 1998). «Ley Nº 16.905, La Cumparsita se declara Himno popular y cultural de la República Oriental del Uruguay». Consultado el 8 de agosto de 2014.
  12. Catálogo Ayuí Tacuabé. «El tango del Club de la Guardia Nueva». Consultado el 12 de agosto de 2014.
  13. UNESCO (2009). «El tango». Consultado el 11 de agosto de 2014.
  14. Bonaldi, Jorge (1984). «El Canto Popular Uruguayo».
  15. Picún, Olga (2009-2010). «La Música Popular Uruguaya: un movimiento renovador en épocas de represión». Perspectiva, Instituto de Investigaciones Escénicas (3-4). 
  16. Laluz, Alexander. «Shake it All (La música popular de los años 60 y 70)».
  17. La República (Uruguay) (4 de agosto de 2007). «La movida electrónica en Montevideo». Consultado el 11 de agosto de 2014.
  18. Siete Notas (28 de octubre de 2005). «Omar, electrónica con identidad uruguaya». Consultado el 11 de agosto de 2014.
  19. «La rica historia de la música tropical uruguaya» (12 de agosto de 2013).
  20. Leonardo Manzino (2011). «La música en la construcción de la identidad uruguaya: Reflexiones en ocasión del Bicentenario del proceso de emancipación nacional». Consultado el 11 de agosto de 2014.
  21. Aharonián, Coriún (2013). Comisión del Bicentenario, ed. La música culta en el Uruguay. Uruguay: Nuestro tiempo: Música. ISBN 978-9974-712-00-3. 
  22. Salgado, Susana (1980). Breve historia de la música culta en el Uruguay. Monteverde. 

Enlaces externos[editar]