Música de España

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La música de España es una parte fundamental de la cultura y el folclore de ese país incluyendo los distintos estilos desarrollados en las diferentes épocas históricas; desde las primeras manifestaciones culturales previas a la propia existencia de España como estado, a las manifestaciones artísticas y los productos de la industria del entretenimiento actuales

Música académica[editar]

Historia antigua y Edad Media[editar]

En Hispania convergen corrientes culturales muy distintas en los primeros siglos de la era cristiana: la cultura romana, que había sido predominante durante varios siglos y que trajo consigo la música y las ideas de la antigua Grecia, los primeros cristianos que tenían su propia versión del rito romano, los visigodos (una tribu germánica que conquistó la Península Ibérica en el siglo V), los bizantinos presentes en el Sureste peninsular, los judíos de la diáspora y finalmente los moriscos. Determinar cuál fue exactamente la influencia de cada uno de los componentes es imposible tras dos mil años de historia, pero el resultado fue una tradición musical que se diferencia considerablemente de la que se desarrolló en el resto de Europa.

Cantigas de Santa maría

San Isidoro de Sevilla escribió sobre música en el siglo VI. Sus influencias eran principalmente griegas, pero anotó también información sobre la música de la primitiva iglesia. Es conocido por afirmar que no es posible anotar sonidos, lo que revela que desconocía el sistema de notación de los antiguos griegos, por lo que el conocimiento tenía que haberse perdido en algún momento histórico anterior.

La notación musical se desarrolló en España en el siglo VIII,[cita requerida] los llamados neumas visigóticos, empleada para anotar el canto y otra música sacra de la iglesia cristiana. La notación sólo se ha conservado en pequeños fragmentos y es difícil de descifrar por los expertos.

La música eclesiástica española asociada a la liturgia del llamado Rito mozárabe, se desarrolló de forma aislada al rito carolingio. La principal fuente manuscrita del canto hispánico o canto mozárabe es el Antifonario de León.

Tras el matrimonio de Alfonso VI, esta música fue sustituida: una vez que Roma obtuvo el control de los cristianos de la Península, el Rito romano fue impuesto y la música sacra desarrollada localmente fue prohibida, quemada o eliminada.

La música de las cantigas presentes en el Cancionero Colocci-Brancuti, el Cancionero de Ajuda y en las Cantigas de Santa María de Alfonso X podría tener influencias de la música bereber. Otras importantes colecciones incluyen el Codex Calixtinus de la Catedral de Santiago de Compostela y el Codex Las Huelgas, exponente de la práctica en el período del ars antiqua. De finales del siglo XIV es el denominado Llibre Vermell de Montserrat.

Renacimiento y Barroco[editar]

Instrumentos musicales en el Museo Diocesano de Albarracín.

A principios del siglo XVI se desarrolló un estilo polifónico coral que estaba próximo al estilo de la escuela franco-flamenca de música. Entre los más populares compositores de la época figuran Mateo Flecha el viejo, el dramaturgo castellano Juan del Encina, Juan de Anchieta, Francisco de Salinas y el organista Antonio de Cabezón. Gran parte de la producción musical de la época fue impreso en cancioneros entre los que pueden mencionarse el Cancionero de Palacio, el Cancionero de Medinaceli, el Cancionero de Upsala y el Cancionero de la Colombina.

La unificación de estilo ocurrió en época de Carlos I de España, emperador del Sacro Imperio, ya que músicos del norte visitaron España y músicos españoles viajaron a otros territorios del Imperio: Países Bajos, Alemania e Italia. Los grandes compositores del Renacimiento incluyen a Francisco Correa de Arauxo y, especialmente a Francisco Guerrero y Cristóbal de Morales, activos también en Roma. Quizás el de más renombre fue Tomás Luis de Victoria, que también pasó una larga temporada en Roma y cuya perfección polifónica e intensidad expresiva se pueden comparar a las de Palestrina y Lassus. Muchos compositores solían volver hacia el final de su carrera para extender sus conocimientos musicales en su país natal.

Entre las mayores realizaciones del Renacimiento ibérico destaca la música instrumental para vihuela, con exponentes como Luis de Milán, Alonso de Mudarra, Luis de Narváez o Miguel de Fuenllana. Se atribuye a Vicente Espinel el añadido de una quinta cuerda a la guitarra. José Nebra, Antonio Soler y Antonio Abadía son otros compositores importantes del barroco tardío y del inicio del clasicismo.

Del siglo XVIII al XXI[editar]

Hacia finales del siglo XVII la música española imitó los modelos italianos de la época, siendo importante la influencia de los italianos Domenico Scarlatti, Luigi Boccherini y Gaetano Brunetti, residentes en la corte madrileña. De corta vida, el compositor Juan Crisóstomo de Arriaga ejemplifica la última etapa del clasicismo y el inicio del romanticismo sinfónico.

Además de una importante literatura para guitarra creada por Dionisio Aguado y García, Fernando Sor, Francisco Tárrega y Miguel Llobet, destacaría el magisterio de los violinistas Jesús de Monasterio y Pablo Sarasate.

Una forma musical que se desarrolló a principios del siglo XVII fue la zarzuela, una forma popular de ópera. Entre los principales compositores dentro de este género se hallan Francisco Asenjo Barbieri, Ruperto Chapí, Federico Chueca y Tomás Bretón.

Entre los compositores posteriores al romanticismo destacan Felipe Pedrell, Isaac Albéniz, Enrique Granados, Joaquín Turina, Manuel de Falla, Jesús Guridi, Óscar Esplá, Federico Mompou, Salvador Bacarisse, Ernesto Halffter, Xavier Montsalvatge, Pablo Sorozábal Joaquín Rodrigo y Roberto Gerhard.

A partir de los años 60 un gran número de compositores va abandonando las bases nacionalistas y basando su lenguaje musical en las tendencias de las vanguardias europeas. Entre ellos destacan los nombres de Gerardo Gombau, Carmelo Bernaola, Cristóbal Halffter, Luis de Pablo, Joan Guinjoan, Manuel Angulo, Tomás Marco y Carlos Cruz de Castro.

Los últimos años del siglo XX y los primeros años del siglo XXI ven como algunos compositores , una vez asimiladas las vanguardias europeas, buscan un lenguaje propio, destilando libertad y eclecticismo. Algunos representantes son los vascos Ramón Lazkano, Gabriel Erkoreka o Javier Jacinto, este último también director, los madrileños David del Puerto, José Mª Sánchez Verdú o José Manuel López López, y en la escena catalana aparecen Josep Soler, Albert Sardá, Lola Vernel, Benet Casablancas o el compositor y director Salvador Brotons.

Música folclórica[editar]

La música folclórica en España es tan variada como lo son sus regiones. Sin embargo hubo una serie de ritmos extendidos por toda la península que, con el tiempo, o bien variaron haciéndose distintos en cada región o desaparecieron en algunas y quedaron como particulares de las otras, como es el caso de la jota, que mucha gente cree particular de Aragón, siendo una danza que se interpreta en casi toda la península.

Entre los tipos más importantes hay que destacar, además del flamenco, la charrada, el chotis, el contrapàs, la copla, el cuplé, el fandango, las habas verdes, la isa canaria, la jota, la muñeira, el paloteo o ball de bastons, el pasodoble, las pardicas, la rebolada, la sardana y los verdiales.

También hay que mencionar a los cantautores, que, al igual que en la América Latina y Portugal, basan su música en el folclore popular y letras con mensaje político. Los más conocidos son Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina.

El flamenco[editar]

El flamenco, influenciado fuertemente por el folclore tradicional andaluz, suele ser asociado habitualmente al pueblo gitano. Podría ser descendiente parcial de la música morisca de los siglos VIII al XVII. Influencias de la música sacra bizantina y las músicas de Egipto, Pakistán y La India también podrían haber tenido un papel en la formación de la música. Sin embargo, la mayoría de los estudiosos cree que el flamenco es una forma de música de tablado o escenario del siglo XVIII y principios del siglo XIX, al igual que el tango, el rebetiko o el fado, a pesar de admitir posibles influencias de estas fuentes.

Las primeras referencias serias se hallan tal vez en las "Cartas Marruecas" de José Cadalso de 1774. Su origen como representación pública se dio probablemente en Cádiz, Jerez de la Frontera, Triana y Utrera.

Tiene tres formas principales: el canto, el baile y la guitarra.

Música popular[editar]

Música pop[editar]

La música pop española tiene sus comienzos a finales del régimen de Franco. A finales de los años 1950 una generación de músicos y cantantes que habían vivido la Guerra Civil habían empezado a retirarse. Al mismo tiempo la música británica y norteamericana, en especial el rock and roll, empezaban a influir al público español.

El Festival de la Canción de Benidorm empezó en 1959 en Benidorm, una ciudad costera, para intentar atraer al turismo local. Se inspiró en el Festival de San Remo y fue seguido por una serie de festivales musicales similares en Barcelona, Mallorca y las Islas Canarias. Impulso importante a la difusión de las nuevas corrientes musicales a nivel popular fueron las conocidas como Matinales del Price en la temporada 1962-1963.[1]

Las primeras estrellas de la canción pop española eran todas mujeres y llegaron a la fama gracias a estos festivales. Excepción se pueden considerar a Raphael, primer ídolo de música popular y servido por una prodigiosa voz y Julio Iglesias, un jugador del Real Madrid que se ha hecho famoso mundialmente, siendo el cantante español que más discos ha vendido (más de 250 millones) y la mujer más exitosa e internacional fue Rocío Dúrcal con ventas superiores a más de 40 millones, mundialmente conocida como "La Reina de las Rancheras" y "La española más mexicana" precisamente por cantar las Rancheras mexicanas, algo que le fue muy reconocido en dicho país al grado de tenerla en las artistas más queridas en México.

En España la cantante más representativa de la música española es Rocío Jurado por sus éxitos en la copla, flamenco y la balada romántica. Convertida en toda una imagen de España, triunfó al igual que Rocío Dúrcal en toda América latina llegando a vender más de 20 millones de discos y concedido 150 Discos de Oro y 63 Discos de Platino. En el año 2000 fue reconocida como La mejor voz femenina del S. XX gracias a la exitosa relación entre su voz y la música española. Se le concedió el apodo de "La Más Grande" al ser elegida como una de las mejores voces de la música.

Los años 60 y 70 fueron una época de florecimiento cultural (los años del desarrollo). El turismo se expandió, trayendo más estilos musicales de Europa y el mundo.

Ye-yé[editar]

Ye-yé fue un término tomado del francés, que a su vez lo había tomado del inglés "yeah-yeah", para denominar un tipo de música pop de ritmo acelerado. El origen está en una fusión de música americana de principios de los '60, como el twist, y británica, como la música beat.

Concha Velasco, cantante y actriz, lanzó el estilo en su película de 1965 La chica ye-yé, aunque hubiera habido éxitos anteriores de cantantes femeninas como los de Karina (1963). En un principio las cantantes imitaban a las francesas, a su vez una imitación del pop y el rock británico y americano. Sin embargo, flamenco y otros ritmos llevaron a un sonido característico propio. De esta primera hornada de cantantes pop españoles, la que tenía un sonido más español fue Rosalía en su canción "Flamenco" de 1965. Es a partir de esta fecha, cuando surge el rock de Miguel Ríos.No se puede olvidar a la genial cantante, actriz que modifico los esquemas de la música Pepa Flores, comúnmente conocida como Marisol.

La Movida[editar]

Tras la muerte de Franco, la transición democrática produjo un florecimiento cultural que ha venido a conocerse bajo el nombre de La Movida, cuyo centro principal estaba en Madrid, pero cuyos efectos se dejaron notar en otros lugares, como Vigo o Barcelona. A este movimiento pertenecieron artistas como Orquesta Mondragón, Almodóvar, Muelle, Francisco Umbral, Ouka Lele o Eduardo Haro Ibars. De esta época son los grupos musicales de Alaska y Dinarama, Aviador Dro, Loquillo, Los Nikis, Tino Casal, Gabinete Caligari, Radio Futura, Los Secretos y Mecano que es el grupo español que más discos ha vendido (cerca de los 25 millones).

Situación actual[editar]

Actualmente, la música en España está integrada en el resto de la música occidental, constituyendo un mercado para los principales grupos internacionales y viceversa, extendiéndose grupos y cantantes de España por el resto del mercado.

Sin embargo, son los grupos españoles los que predominan en el panorama musical interno, existiendo una serie de estilos y corrientes predominantes en las cuales se engloban.

Música Disco y Funk[editar]

Durante el apogeo de la música disco hubo algunos intentos con el grupo Barrabás, Baccara y Apache pero el gran boom español en este género llegó de la mano del grupo llamado Fundación Tony Manero quienes han progresado bastante bien para darle un toque único al disco en el resurgir de los 90s creando música que es digna de competir con lo más moderno de Jamiroquai, The Ting Tings entre otros grupos dedicados en parte a música disco inclusive se han llegado a comparar sus melodías al estilo original de los años 70s todo esto haciendo el panorama español de la música más divertido y retro permitiendo a las nuevas generaciones conocer y redescubrir este género.

Probablemente haya más grupos a nivel local de música disco española pero el único conocido en alcanzar la fama con algunos discos ha sido este mismo debido al boom de los 90.

El bakalao[editar]

El término bakalao se refiere en concreto a un género de música electrónica denominado mákina valenciana, que surge en la llamada ruta del bakalao o Ruta Destroy, que recorría las principales discotecas de la periferia valenciana. Sin embargo, el término se emplea actualmente en España para referirse a casi cualquier tema de música electrónica, especialmente los más comerciales.

Sus temas suelen estar formados por sesiones que el DJ compone enlazando diferentes temas dance o cantaditas mediante una o más bases, que sirven para dar uniformidad al tema.

Este estilo de música está extendido principalmente entre la gente más joven, así como algunos nostálgicos cuya juventud coincidió con la ruta del bakalao. Su difusión se produce principalmente en discotecas y macro-discotecas de la periferia de las grandes ciudades, siendo minoritaria la venta en soporte digital para uso doméstico, prevaleciendo el uso del disco de vinilo, ya que éste permite la composición de piezas por DJs y aficionados.

Hip-Hop en España[editar]

Kase O, MC español.

La difusión de la música rap o hip-hop en España se produce de forma algo tardía, siendo inicialmente un movimiento experimental minoritario.

Con los años 90, especialmente con la aparición de El Club de los Poetas Violentos o VKR (Los Verdaderos Kreyentes de la Religión del Hip-Hop) en Madrid, la cultura hip-hop experimenta un fuerte impulso, que favoreció el surgimiento de compañías que patrocinasen este estilo, lo que facilitó la proliferación de más grupos, como 7 Notas 7 Colores.

A finales de los 90 y con el siglo XXI, el rap se sitúa como uno de los estilos predominantes del panorama musical español, con gran proliferación de grupos como La Mala Rodríguez, SFDK, Tito MC, MansiMC Tote King, MC Revolver, Falsalarma, Nach, Violadores del Verso, Xhelazz o Rapsusklei. Aunque últimamente están surgiendo nuevos talentos asociados al gangsta rap. Se trata de artistas como Chirie Vegas, Costa, Mitsuruggy, Xcese, Primer Dan, Látex Diamond, Trad Montana, Wase & J. Sánchez, Sholo Truth, Daviz Logic, Porta, entre otros.

La música pop: El pachangueo[editar]

La música pop independiente[editar]

El rock en España[editar]

El hard rock/heavy metal en España[editar]

A finales de la década de los 1970 llegaba esta corriente a España, que sufría un período de transición y por ello, mientras en otros países había aparecido, allí faltaba por desarrollarse. Grupos como Lone Star o Miguel Ríos ya habían comenzado a dar un ámbito más rockero al panorama español, pero fue adentrado en la década con el surgir de Leño, Coz, Asfalto, Bloque, Topo e incluso los Ñu de José Carlos Molina cuando estallaría la fiebre del hard rock en España. Desde el principio de la década de los ochenta sobresalieron Barón Rojo y Ángeles del Infierno, que junto con Obús, hasta ahora han sido consideradas frecuentemente como las bandas de heavy metal más grandes en España. Otras bandas de los 80 en España fueron Panzer, Tritón, Goliath, Evo, Muro, Banzai, Manzano, Zarpa, Sobredosis, pertenecientes a la llamada Vieja ola del Heavy Metal Español.

Formación original de Barón Rojo reunidos en 2010

Además surgieron bandas de glam metal como Niágara, Bella Bestia, Marshall Monroe, Jupiter y Sangre Azul liderados por Carlos Raya.

Por otro lado, grupos anteriormente mencionados como Topo, Asfalto, y sobre todo Leño, asentaron las bases del rock urbano. Esta vertiente se extendería con bandas como Barricada, Los Suaves y Rosendo. Más tarde, a finales de los años 1980, surgirían bandas como Reincidentes, Platero y Tú o Extremoduro que popularizaron aún más el género a lo largo de la década siguiente, y servirían a su vez como influencia para otras bandas posteriores como Marea.

Volviendo al heavy metal, la banda Mägo de Oz, surgida también a finales de los años 1980, ha destacado en el subgénero Folk metal convirtiéndose en una de las bandas más representativas en el ámbito tanto nacional como internacionalmente. La creciente popularidad de esta agrupación madrileña de Folk metal, ha sido una buena plataforma de lanzamiento para otras bandas españolas, que han logrado un buen acogimiento en otras latitudes donde no eran conocidas. Más adelante, en 1996 aparece el grupo Saurom, los cuales se denominan Juglar Metal.

A principios de la década de los noventa, surge Saratoga, que dan a conocer su estilo por todo el país. Por sus filas pasaron músicos como el cantante de Obús, Fortu. Más tarde Leo Jiménez, decide separarse de Saratoga para formar Stravaganzza y se aleja de la banda junto con algunos integrantes de Saratoga y empieza a editar sus nuevos trabajos. Más tarde sale a la luz Avalanch, quienes se orientaban al power metal, pero sin alejarse del heavy, que después que cuatro de sus integrantes decidieron separarse por diferencias en cuanto a la orientación musical, formaron WarCry. Avalanch empezó a orientarse por notas más progresivas mientras que WarCry conservó sus influencias de power metal. Poco después del surgimiento de Avalanch, surgió otra banda, llamada Tierra Santa, que permanecía dentro del ámbito Heavy pero con un sonido más noble, esta vez sus letras estaban cargadas de referencias históricas y bíblicas.

En 1996 sacan su primer disco los Mojinos Escozíos, que destacan por sus letras humorísticas, pero no se han alejado del estilo y en sus canciones se distinguen claras influencias de grupos de hard rock y metal como AC/DC, Deep Purple, Iron Maiden y Metallica, hasta grupos de power metal como Helloween. La fama del grupo se ha ido incrementando con los años, llevándoles a conseguir discos de oro en la primera semana de venta de sus discos. La banda segoviana Lujuria, aborda temas que en principio parecen festivos, aunque ellos han declarado que hablan sobre la libertad sexual; exceptuando su disco ...Y la Yescá Arderá, donde relatan la rebelión de los comuneros de Castilla. En los últimos años apenas han salido grupos nuevos de éxito, siendo los anteriormente mencionados quienes han continuado sacando nuevo material. No obstante hay rayos de esperanza, pues cada día son más las bandas españolas que se unen al panorama de la música heavy, y de varios subgéneros variados: hard rock: (Beethoven R., '77...), black metal: (como los valencianos Noctem), thrash metal: (Angelus Apatrida, Soziedad Alkoholika), Gothic metal: (Nox Interna, Stravaganzza) Symphonic Metal: (Níobeth, Dragonfly...), power metal: (Dark Moor, Warcry...), Folk metal: (Ars Amandi, Lándevir...), Freak Metal: (Gigatrón, El Reno Renardo), Metal alternativo o nu metal: (Def con Dos, Skizoo...), entre muchos otros.

La musicología en España[editar]

Bibliografía[editar]

  • Fairley, Jan. "A Wild, Savage Feeling". 2000. In Broughton, Simon and Ellingham, Mark with McConnachie, James and Duane, Orla (Ed.), World Music, Vol. 1: Africa, Europe and the Middle East, pp 279-291. Rough Guides Ltd, Penguin Books. ISBN 1-85828-636-0
  • Fairley, Jan with Manuel Domínguez. "A Tale of Celts and Islanders". 2000. In Broughton, Simon and Ellingham, Mark with McConnachie, James and Duane, Orla (Ed.), World Music, Vol. 1: Africa, Europe and the Middle East, pp 292-297. Rough Guides Ltd, Penguin Books. ISBN 1-85828-636-0
  • Alan Lomax: Mirades Miradas Glances ed. by Antoni Pizà (Barcelona: Lunwerg / Fundacio Sa Nostra, 2006. ISBN 84-9785-271-0

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. Alsedo, Quico. ¿Vuelven las Matinales del Price?. El Mundo, 17 de junio de 2012