Método sintotérmico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El método sintotérmico (MST) constituye una forma de regular la natalidad basándose en el conocimiento científico y experimental del ciclo, mediante la observación de signos y síntomas que tienen lugar durante el ciclo menstrual.Cuando las mujeres siguen el método sintotérmico usan más de un método de observación de la fertilidad al mismo tiempo entre estos métodos pueden incluirse los siguientes:

  • Método del la temperatura.
  • Método del moco cervical.
  • Método del calendario.

Historia[editar]

Palpación del cuello del útero 1 - menstruación
2 - período infértil
3 - período fértil
2 - cuello del útero bajo y seco
3 - cuello del útero húmedo y elevado
4 - cuello del útero alto y mojado - ovulación
5 - útero
6 - cuello del útero
. o O - nivel de apertura del cuello del útero

Los métodos del pasado se basaban en cálculos estadísticos, como el Método del Ritmo también llamado Método de Ogino Knauss, el cual posee un margen de ineficacia bastante elevado; en los métodos modernos, en particular el que nos ocupa, se determina la fase fértil siempre en el ciclo actual, mediante auto observación e interpretación metódica de los cambios cíclicos, principalmente de la secreción del moco cervical y de la temperatura basal corporal. El MST, entonces, es una conjunción o complementación entre el Método de la Temperatura y el Método Billings, aunque existen otros síntomas de utilidad en muchas mujeres, como la Autoexploración cervical.

El Método de la Temperatura tiene a su principal investigador en el ginecólogo W. Doering (Doering, 1967). El Método Billings, en los médicos australianos Billings (Billings 1983) (Billings 2005). El Método Sintotérmico, se reconoce principalmente al médico austriaco J. Roetzer (Roetzer, 1978).

El grupo científico de mayor envergadura en el mundo, que ha venido aplicando y perfeccionando el MST desde hace varias décadas, es la Arbeitsgruppe NFP de Alemania, y se basan en la metódica de Roetzer, Doering, Billings y la OMS.

El MST ha sido incorporado en el año 2006 en el Protocolo de Anticoncepción de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Actualmente los científicos continúan abriendo nuevas líneas de investigación que permitan ampliar conocimientos sobre las secreciones cervicales femeninas. (Odeblad, 1994); (Menarquez et all, 2003); (Baretta, 2009); esta última en el marco del Método Baretta, que entraña también la posibilidad de elegir el sexo del bebé.

Eficacia[editar]

Se considera el más fiable entre los métodos de planificación familiar natural, ya que la observación de varias manifestaciones o síntomas permite precisar con mayor exactitud cuándo tienen lugar las fases fértil y no-fértil. Su eficacia es muy elevada, aunque depende del cuidado de la pareja y exige periodos de abstención sexual siempre y cuando la intención no sea obtener un embarazo.

Entre 1976 y 1978 el Departamento de Salud, Educación y Bienestar de los Estados Unidos condujeron en Los Ángeles un estudio prospectivo (Wade y col, 1981) para determinar la eficacia relativa de usuario para dos sistemas diferentes de RNF (Reconocimiento Natural de la Fertilidad). Los participantes se distribuyeron al azar tanto para el Método Sintotérmico como para el Método Billings, también llamado Método de la Ovulación (MOB). Se logró una tasa del 100% en el MST y del 94% en el MOB.

Entre 1970 y 1972, un grupo de 1022 parejas participaron en el estudio Fairfield realizado en cinco naciones (Canadá, Colombia, Francia, Isla Mauricio y Estados Unidos) (Rice and Lanctot, 1978). Este estudio determinó una eficacia del 99% para el MST.

Los estudios de Roetzer (Roetzer, 1978), sobre 8532 ciclos, arrojaron una tasa de 99% de eficacia en fase pre ovulatoria. En fase post ovulatoria, sobre 17.000 ciclos, el resultado fue de 100% de eficacia.

Hasta aquí se han mencionado los porcentajes de eficacia teórica: en cualquier método, artificial o natural, la eficacia teórica se mide cuando las reglas se aplican de manera cabal, con aprendizaje y aplicación consistente.

Estos resultados contrastan con estudios que denuncian a los métodos naturales como ineficaces (Jaramillo, 1968) (Willis, 1985): estos estudios se basan generalmente en el Método del Ritmo, o de Ogino Knauss, que ya se mencionó arriba como antiguo e ineficaz respecto a los métodos actuales. En el año 1993 se comenzó a cuestionar la variación de métodos anticonceptivos artificiales , que brindaban más eficacia de protección.

Acerca de las reglas del MST[editar]

Para aprender más sobre este método, se pueden leer distintos manuales, que abundan en librerías, o recorrer alguna Web de prestigio, como la de la Liga Pareja a Pareja.

Pero, el aprendizaje consistente requiere del acompañamiento de un monitor acreditado, ya sea amateur o universitario. No es aconsejable aplicar normas de manual o de Internet por cuenta propia, porque cada mujer tiene sus propias particularidades cíclicas.

En la actualidad, muchos profesionales han optado por aprender y enseñar el MST a sus pacientes o a otros profesionales. Es preciso que el instructor elegido haya realizado una especialización de grado o post grado en el MST.

Son necesarios entre dos y tres ciclos acompañados por un instructor o monitor acreditado a fin de aprender de manera adecuada el MST para su uso dentro de la pareja; posteriormente, es probable que en distintas circunstancias de su vida fértil, como la lactancia y la premenopausia, cada mujer requiera nuevamente del acompañamiento de un profesional del método.

En cada ciclo femenino hay aproximadamente seis-siete días con capacidad fértil: cinco o seis preovulatorios (ya que el espermatozoide puede sobrevivir hasta cinco o seis días, en casos excepcionales), y uno post ovulatorio (porque el óvulo permanece vivo solamente entre doce y 24 horas).

Un método natural es eficaz cuando posee parámetros científicos y confiables para determinar el suceso de la ovulación, y sus días previos; también debe contemplar casos de irregularidades en algunos ciclos y/o en algunas mujeres; y poseer un margen de seguridad para cubrir algún imponderable, sin que este margen sea excesivo, lo cual prolongaría inútilmente la medición de la fase de fertilidad probable.

En el MST, la fase de precaución para evitar un embarazo tiene una duración de nueve o diez días en cada ciclo.

Va complementado con la práctica de la abstinencia periódica; por lo cual además requiere de otras condiciones: pareja estable, acuerdo entre los miembros de la pareja, comprensión y continencia, práctica en el diálogo y la expresión sexual con gestos no exclusivamente genitales.

Muchas parejas no aceptan la abstinencia periódica, y optan por emplearlo solamente como método de detección de la fertilidad. En estos casos, utilizan métodos de barrera como el preservativo, en la fase fértil. A los efectos de medición de eficacia, estudiosos del método (Otte 2006) lo consideran como uso no correcto del MST, ya que los fallos inherentes al preservativo ocurren precisamente cuando se utiliza en días fértiles, por lo cual deberá restarse a la eficacia comprobada del MST (99%) la ineficacia del preservativo.

Monitores de fertilidad para el método sintotérmico[editar]

Los monitores de fertilidad, para la anticoncepción o para la concepción, son una gran herramienta para usar cuando se practica el método sintotérmico.

Estos dispositivos liberan a la mujer de la molestia de tener que medir y registrar manualmente su temperatura corporal basal, y puede detectar y registrar los ciclos mensuales durante un período de tiempo.

Algunos ordenadores, como Cyclotest 2 plus, pueden incorporar dos indicadores de fertilidad además de la temperatura corporal basal: el valor de la hormona LH (hormona luteinizante) y la observación del moco cervical. Estas mediciones aumentan el nivel de precisión del dispositivo.

Todos los dispositivos tienen su modo especial de mostrar el estado de fertilidad, ya sea un "día de riesgo" o no, o ya sea que la menstruación o la ovulación sean inminentes.

Tener un registro constante de los datos de Temperatura Basal Corporal, fechas de menstruaciones, ovulación y surgimiento de LH ofrece un recurso invaluable para cualquier ginecólogo que pueda usarlo para diagnosticar muchas condiciones. Algunos de estos dispositivos incluyen un conector USB para grabar los datos y compartirlos en línea con el médico.

Existe una diversidad de Monitores de Fertilidad que se pueden comparar para decidir junto al especialista cuál es el más adecuado para cada mujer y su situación particular, ya sea que desee concebir o evitar la concepción.

Bibliografía[editar]

  • Baretta A. (2009) “Secreciones cervicales: razón por la cual la proporción de ciertos minerales de la dieta femenina selecciona el sexo de su descendientes”.
  • Billings E. and Westmore A. (1983) Il Método Billings. Trad. al italiano de A. Capella. Milán.
  • Billings E. and Billings John (2005) (1) The Circular Diagram. The Mucus Pattern of Fertility and Infertility. Woomb web (acces September 15, 2009, in http://www.woomb.org/bom/circdiag/index.html
  • Billings E. and Billings John (2005) (2) Variations of the Cycle and Reproductive Health. Normal Fertile Cycle. Woomb web (acces September 15, 2009, in http://www.woomb.org/bom/lit/teach/cyclevars1_es.html )
  • Döring G. K., The Reliability of Temperature Records as a Method of Contraception, (Über die Zuverlassigkeit der Temperaturmethode zur Empfangnisverhutung), Deutsche Medizinische Wochenschrift 92:23 (June 9, 1967), 1055-1061. Abstracted in 1968 Yearbook of Obstetrics and Gynecology, p. 354.
  • Jaramillo Gómez M. and Londoño J. B. Rythm: A Hazardous Contraceptive Method, Demography 5:1 (1968) 433-438.
  • Menárguez M. Et all (2003) Morphological characterization of different human cervical mucus types using light and scanning electron microscopy. Human Reproduction, Vol. 18, No. 9, 1782-1789.
  • Odeblad, E. (1994). The Discovery of Different Types of Cervical Mucus and the Billings Ovulation Method. Bulletin of the Natural Family Planning Council of Victoria, Vol. 21, No. 3.
  • Otte, A. y col (2006) “Cómo reconocer la fertilidad: el método sintotérmico”. Ediciones Internacionales Universitarias, Madrid.
  • Rice F. J. and Lanctot C. A., Results of a Recent Study of the Sympto-Thermal Method of Natural Family Plannig, Linacre Quarterly 45:4 (November, 1978) 388-391.
  • Roetzer, J., The Sympto-Thermal Method: Ten Years of change, Linacre Quarterly 45:4 (November, 1978) 370.
  • SEGO (2006) “Protocolo de Anticoncepción”, Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia.
  • Wade M. E. et. Al. A Randomized Prospective Study of the Use-Effectiveness of Two Methods of Natural Family Planning - Am Journal of Ob. and Gyn. 141:4 (Oct. 15, 1981) 368-376.
  • Willis J., Comparing Contraceptives, FDA Consumer 19:4 (May, 1985) 28-35.