Máquina panificadora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una máquina panificadora.
Una máquina panificadora con pan recién horneado.

Una máquina panificadora o de hacer pan es un electrodoméstico para elaborar pan. Consiste en una recipiente con una pala en el centro de su fondo que se introduce en un horno dedicado que consta de un panel de control. La mayoría de estas máquinas tienen diferentes ciclos o programas para distintos tipos de masa (incluyendo las de pan blanco, integral, francés y para pizza, que no se hornea) y muchas cuentan también con un temporizador que permite operarla sin asistencia, permitiendo los modelos de gama más alta programar al usuario un ciclo personalizado. Suelen realizar la secuencia de programas totalmente automática (mezclar, amasa, fermenta y hornear) hasta obtener el pan acabado[1] .

Historia[editar]

La primera máquina panificadora fue comercializada en Japón en 1986 por la compañía Matsushita Electric Industrial (actualmente Panasonic).[2] Una década después se había vuelto popular en el Reino Unido, Australia y los Estados Unidos. Aunque no resultan adecuadas para uso industrial debido al tamaño fijo de las rebanadas y a su limitado ciclo de vida, las máquinas panificadoras a menudo dan mejores resultados cuando se emplea masa amasada a mano.

Uso y características[editar]

Para elaborar una barra de pan, los ingredientes se miden e introducen en el molde en un orden concreto (normalmente los líquidos primero, con los ingredientes sólidos encima) y entonces se coloca el molde, de revestimiento antiadherente, dentro de la máquina. El peso del pan suele ser programable (ej. 750/1000/1250 gramos)[3] .

El orden de los ingredientes es importante porque la levadura de panadería usada en las máquinas panificadoras se activa al contacto con el agua, por lo que deben mantenerse ambas separadas hasta el inicio del programa.

La máquina necesita unas pocas horas para elaborar una barra de pan, primero mezclando los ingredientes usando la pala hasta obtener la masa, y luego cociendo ésta. Una vez cocido el pan, se extrae el molde de la máquina para sacar el pan de él. La pala, que queda en el fondo de la barra, se retira dejando una hendidura con su forma en ella. La forma del producto final se suele considerar inusual, pues muchos de los primeros modelos producían barras de pan verticales, cuadradas o cilíndricas muy diferentes de las industriales, si bien los modelos más recientes tienen un molde horizontal de forma más tradicional.

Las recetas para las máquinas panificadoras suelen emplear menores cantidades que las normales, y a menudo se calculan a partir de la capacidad del molde (las más comunes en los Estados Unidos son de 700 g, por lo que muchas recetas están escritas para esta capacidad, que no es la única disponible en el mercado). Se comercializan mezclas para pan específicamente elaboradas para las panificadoras, conteniendo los ingredientes en las cantidades adecuadas, incluyendo la harina y la levadura, así como saborizantes y ocasionalmente acondicionadores de masa, necesitándose añadir por lo general solo el agua. Actualmente, la práctica totalidad de modelos comercializados, disponen de un programa para panes sin gluten, y otros para panes especiales, a veces programables por el usuario. El programa sin gluten se ha convertido en uno de los mas demandados, y los programables permiten la elaboración de panes considerados difíciles, que antes no eran posibles de realizar.

Normalmente el pan elaborado en casa aguanta sus propiedas organolepticas muchisimo mas tiempo que el industrial, a veces varios dias, pese a no contener conservantes. Además, es posible usar masa madre o algún prefermento, simplemente debemos mezclarla como un ingrediente mas, o usar uno de los programas definidos por el usuario que muchas maquinas ofrecen. La masa madre es un cultivo espontáneo de harina y agua, donde las levaduras y bacterias (principalmente lactobacílos) existentes en el aire se encargan de formar una masa levada que aporta gran sabor y capacidad de conservación al pan. La levadura da sabor y el dióxido de carbono necesario para subir la masa, mientras el ácido láctico producido por los lactobacilos mejora enormemente la conservación del pan además de afectar su sabor; los prefermentos proporcionan algunos de estos beneficios junto a una mayor predictibilidad.

Las máquinas panificadoras incorporan a menudo un temporizador para controlar cuándo comenzar el proceso de elaboración (función de inicio diferido). Esto permite, por ejemplo, cargar los ingredientes por la tarde pero no comenzar la elaboración hasta la madrugada siguiente, de forma que el pan se tenga recién hecho para el desayuno. Asimismo, suele caber la función de mantenimiento del calor, durante 60 minutos una vez acabada la elaboración del pan[4] .

Algunos modelos pueden cocinar otras cosas además de pan, como mermeladas o mochi, un tipo de pastel de arroz japonés. Una de las innovaciones más recientes es la capacidad de añadir frutos secos o fruta durante el proceso de amasado automáticamente, o incluso la levadura, para evitar fallos en el levado debidos a una exposición temprana a los agentes o a la sal.

Tradicionalmente las máquinas panificadoras tardan de 3 a 4 horas en preparar una pieza, aunque algunos programas con tiempos de levado y reposo mas largos, pueden requerir hasta seis horas, entendiendo el tiempo total entre amasados, levados, reposos y cocción. Sin embargo recientemente han empezado a popularizarse modos rápidos, muchos de los cuales son capaces de producir una pieza en una o dos horas. El pan resultante no es tan bueno; debido al corto tiempo de levado y reposo se asemejaría mas a uno industrial, pero para muchos usuarios resulta una característica útil.

Véase también[editar]

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]