Luiz Inácio Lula da Silva

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Luiz Inácio Lula Da Silva»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Lula da Silva
Luiz Inácio Lula da Silva.jpg

Coat of arms of Brazil.svg
35º Presidente de la República Federativa del Brasil
1 de enero de 2003-31 de diciembre de 2010
Vicepresidente   José Alencar (2003-2010)
Predecesor Fernando Henrique Cardoso
Sucesor Dilma Rousseff

Coat of arms of Brazil.svg
Diputado Federal de Brasil
15 de marzo de 1985-15 de marzo de 1989

Datos personales
Nacimiento 27 de octubre de 1945 (69 años)
Bandera de Brasil Caetés, Pernambuco; Brasil.
Partido Partido de los Trabajadores (PT)
Cónyuge Marisa Letícia Rocco Casa
Hijos 4
Religión Católico

Signature of Luiz Inácio Lula da Silva.svg
Firma de Luiz Inácio Lula da Silva

[editar datos en Wikidata ]

Luiz Inácio Lula da Silva (Acerca de este sonido audio ; Caetés, 27 de octubre de 1945) es un político brasileño; fue presidente de la República desde el 1 de enero de 2003 al 31 de diciembre de 2010, cuando le traspasó el mando a la candidata de su propio partido, Dilma Rousseff.

Comenzó siendo obrero metalúrgico, luego fue sindicalista y a mediados de la década de los 70 ocupó la presidencia del sindicato de los obreros de la metalurgia. Fue el máximo partícipe de las mayores huelgas durante la dictadura, que dejaron en jaque al régimen y aceleraron la caída del mismo.[1] Candidato por la presidencia de Brasil en varias ocasiones (1989, 1994 y 1998) pero no fue hasta el 2003 que resultó vencedor.[2] Durante sus ocho años como Jefe de Estado de Brasil, hizo reformas y radicales cambios que produjeron la transformación social y económica de Brasil, al punto de desarrollar a la República hacia una potencia mundial.[3] [4] Es ampliamente reconocido como una figura de su tiempo[5] [6] y se considera que su gobierno fue clave para los éxitos económicos de su país, en particular en materia de reducción de la pobreza.[7]

Biografía[editar]

Infancia y juventud[editar]

Luiz Inácio da Silva nació el 27 de octubre de 1945 en el pequeño pueblo de Caetés, en el Estado federado de Pernambuco, en el seno de una familia de labradores, fruto del matrimonio de Aristides Inácio da Silva y Eurídice Ferreira de Melo. El matrimonio tuvo siete hijos: cuatro varones y tres mujeres, siendo él el séptimo.[1] Desde pequeño es conocido por el apodo de «Lula», diminutivo de Luís (o Luiz) muy común en Brasil, y que también significa calamar en portugués. Lo agregó oficialmente a su nombre en 1982. Muy poco después de nacer, su padre se mudó a São Paulo para trabajar como estibador en el puerto de Santos.[2] [8] Hasta los cinco años no conoció a su padre. En una biografía autorizada, dijo de él que era un "un pozo de ignorancia" y un alcohólico.[1]

En 1952 Lula, su madre y todos sus hermanos viajaron durante trece días en un camión hacia Guarujá, y finalmente en 1956 toda la familia se instaló en São Paulo, la principal ciudad de Brasil. Allí, Lula comenzó trabajando a los doce años como limpiabotas, más tarde consiguió un trabajo como ayudante en una tintorería y también trabajó de vendedor ambulante de tapioca y frutas tropicales.[8] Los padres de Lula se separaron en 1956.[1]

Obrero y sindicalista[editar]

A los catorce años consiguió un puesto en una planta de producción de tornillos, donde trabajaba doce horas diarias tras haber abandonado la escuela en el quinto curso, pese a ser un excelente estudiante, debido a la necesidad económica de su familia. Al mismo tiempo, realizó un curso de tornero mecánico de tres años impartido por el Servicio Nacional de Industria (SENAI), terminándolo en 1963.[2] Perdió gran parte del dedo meñique de su mano izquierda cuando se encontraba empleando una prensa hidráulica, durante un turno de noche en una fábrica de carrocerías de automóviles[8] en 1964, justo cuando se instauró la dictadura que destituyó a João Goulart.

En 1966 comenzó a trabajar en las Industrias Villares (en São Bernardo do Campo) en donde, pese a que era un obrero "despolitizado", se inició en el sindicalismo debido a que en 1968 su hermano mayor, Frei Chico, apodado "José" y afiliado al ilegalizado Partido Comunista Brasileño, fue arrestado y torturado por los militares. A partir de entonces Lula participó de forma activa de la vida sindical, repartiendo boletines políticos producidos en la clandestinidad en donde criticaban al régimen militar, encabezado por el mariscal Artur da Costa e Silva, además de defender los derechos de los trabajadores.[2] [1]

Lula en una planta de producción de aluminio.

Los dos hermanos Silva fueron elegidos en 1969 para formar el Comité Ejecutivo del sindicato, con José como secretario de área y Lula como suplente.

En 1972 fue elegido director del Departamento de Protección Social del sindicato, una posición sindical que interrumpió su trabajo en la cadena de montaje. Ya entonces era un respetado obrero por sus esfuerzos en favor de los derechos básicos de los trabajadores, que iban desde la reivindicación de aumentos salariales y cobertura social a la preparación profesional y cultural de los trabajadores metalúrgicos del ABC paulista. En 1975 Lula ascendió a la presidencia del sindicato con un arrollador 92% de los votos, convirtiéndose así en el líder de aproximadamente 100 000 trabajadores.[1] En febrero de 1978 fue reelegido con un 98% de los votos. Optó por una fuerte oposición a la dictadura gobernante, ahora encabezada por el general Ernesto Geisel.

Fue el principal enlace de las mayores protestas y huelgas de obreros de São Paulo. En 1979 el Gobierno brasileño aprobó una ley que prohibía los paros a aquellos sectores de la economía declarados "esenciales". El 13 de mayo, días antes de la asunción de la jefatura del Estado por el general João Baptista Figueiredo, Lula desobedeció la ley llamando a un paro general. Esta acción hizo que las autoridades ordenasen a los huelguistas regresar a sus respectivas fábricas y el sindicato fue intervenido. Por entonces comenzó a gestarse la formación de un nuevo partido para romper con el bipartidismo imperante, un partido que defendiese a los trabajadores. Se formó así el 10 de febrero de 1980, en el Colegio Sion de São Paulo y con el apoyo de algunos políticos e intelectuales de izquierdas el Partido de los Trabajadores (PT), de tendencia socialista, trotzkista.[8]

En abril de 1980, Lula fue el principal dirigente de una huelga que duró 41 días; la protesta fue brutalmente reprimida. En ella habían participado 300.000 trabajadores paulistas. Acusándolo de "desorden público", un tribunal militar lo condenó a una pena de 3 años y 6 meses de prisión. Sin embargo, la sentencia fue anulada en apelación. El 26 de agosto de 1983 se produjo una importante fusión entre varios sindicatos paulistas y la Central Única de Trabajadores (CUT), vinculada directamente al PT,[1] siendo precisamente uno de los fundadores del CUT. En enero de 1985, un colegio electoral designó a Tancredo Neves como el primer presidente civil de Brasil en 21 años, si bien murió antes de tomar posesión. Asumió el cargo en su lugar José Sarney. En 1986 Lula fue elegido diputado e integró la Asamblea Constituyente que restableció la votación libre y directa del presidente de la República.[2] [8]

Retorno de la democracia[editar]

Lula junto a su esposa, Marisa Letícia.

Una vez disuelto el régimen militar, en las elecciones constituyentes del 15 de noviembre de 1986 el Partido de los Trabajadores fue el partido de izquierda que mayor número de votantes atrajo y con un 6,9 % de los votos obtuvo 16 diputados. En las elecciones municipales el PT logró ganar treinta y seis alcaldías en ciudades como São Paulo, Pôrto Alegre o Vitória. Durante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebradas el 17 de diciembre de 1989, el candidato Fernando Collor de Mello, de tendencia derechista, se impuso frente a Lula. Fue la primera vez en la historia de Brasil que un candidato a la presidencia procedía del mundo sindical. En su programa presentó un plan de salario mínimo para los trabajadores, una solución contra la inflación y una reforma agraria.[1]

Carrera política[editar]

1ª candidatura a la presidencia (1989)[editar]

En 1989 se celebraron por fin elecciones directas a la presidencia de la República. Lula era candidato a presidente, liderando todas las encuestas hasta semanas antes de la elección. Sin embargo, las elecciones acabaron siendo ganadas por Fernando Collor de Melo con el 53 %. El candidato conservador del Partido de la Renovación Nacional (PRN) recibió un fuerte apoyo de una parte de la clase media y los industriales, aparentemente intimidados ante la perspectiva de que Lula, como sindicalista que había sido, gobernara desde parámetros excesivamente izquierdistas una vez tomado el poder.

Los medios de comunicación vinculados a la izquierda y la oposición afirmaron que el resultado de las elecciones presidenciales de 1989 fue manipulado por ciertos sectores de los medios de comunicación alineados con la derecha conservadora. Está demostrado[¿por quién?] que Collor de Melo inició una campaña de difamación contra Lula, presentando en los espacios de publicidad electoral gratuita a una antigua pareja del sindicalista con la que había tenido una hija. Según ella, Lula le había propuesto abortar tras quedarse embarazada. La mujer era de raza negra, por lo que Collor de Mello acusó a Lula de racista.

Según algunos,[¿quién?] la clave de la campaña estuvo en el último debate televisivo entre los candidatos (en horario de máxima audiencia) en el que se concedió más tiempo a Collor de Melo que a Lula. También se habló en este sentido de la interrupción del servicio de transporte público urbano en áreas de baja renta, dificultando el traslado de electores afines a Lula hasta las mesas electorales, así como la presunción de fingimiento del secuestro al notable empresario Abílio Diniz, en vísperas de las elecciones.

Secuestro del empresario Abílio Diniz

Los secuestradores (nueve extranjeros y un brasileño) afirmaron ser integrantes del MIR de Chile (Movimiento de Izquierda Revolucionaria). Pocos días antes de las elecciones se mostró en la televisión a dicho empresario, liberado de su cautiverio, portando una camiseta con un emblema del PT, que supuestamente sus secuestradores le hicieron poner.[9] Sin embargo, también se acusó en 1989 a la policía de ser la misma que vistió y fotografió a los presos con camisetas del PT, aunque la investigación fue archivada dos años después por falta de pruebas.[9]

2ª candidatura a la presidencia (1994)[editar]

En 1991 el presidente Collor de Mello, oriundo de una tradicional familia de Alagoas de políticos y empresarios del sector de las comunicaciones, fue denunciado por corrupción activa y pasiva por sus relaciones con el empresario y secretario de campaña Paulo César Farias. El escándalo provocó una amplia movilización social en lo que fue conocido como el Movimento Cara Pintada, donde Lula tuvo un papel destacado entre los canalizadores de las protestas. En su punto álgido, las protestas pacíficas reunieron a más de 50 000 000 de brasileños,[cita requerida] algo jamás visto en dicha proporción, exigiendo la destitución parlamentaria del presidente. Finalmente, y por la presión social sobre los congresistas, Collor de Mello dimitió a su cargo el 29 de diciembre de 1992 e Itamar Franco se encargó de completar su mandato. En su gestión contó con Fernando Henrique Cardoso como ministro de Hacienda, quien puso en marcha el Plan Real, con el que se dio solución a la hiperinflación crónica de Brasil, además de estabilizar la moneda nacional.[2]

En 1994 Lula volvió a presentarse como candidato a la presidencia y fue nuevamente derrotado, esta vez por el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el sociólogo Fernando Henrique Cardoso (posteriormente apodado por la prensa FHC). El senador Cardoso tenía un pasado político ligado al centro-izquierda, habiéndose visto obligado al exilio durante la dictadura militar, además de ser un destacado intelectual.

3ª candidatura a la presidencia (1998)[editar]

En 1998 se presentaría nuevamente a la presidencia sin llegar a ganar.

Primer período presidencial[editar]

Lula y su vicepresidente José de Alencar durante su reelección el 1 de enero de 2007.

El 27 de octubre de 2002 Lula fue elegido presidente derrotando al delfín de Cardoso, José Serra, del PSDB.

Asumió la presidencia de Brasil el 1 de enero de 2003, tras ganar las elecciones en segunda vuelta con el mayor número de votos de la historia democrática brasileña, 52 400 000 votos, alcanzando el 61 % de los sufragios. En su discurso de toma de posesión, Lula declaró entre sollozos:

E eu, que durante tantas vezes fui acusado de não ter um diploma superior, ganho o meu primeiro diploma, o diploma de presidente da República do meu país.


Traducción: Y yo, que durante tantas veces fui acusado de no tener un título universitario, consigo mi primer diploma, el título de presidente de la República de mí país.

Así respondía a los numerosos ataques que había sufrido por sus carencias en educación formal, que muchos consideraban incompatibles con ocupar el cargo más importante de la República.

Presidencia de Brasil[editar]

El presidente Lula en una reunión con los ministros en el palacio presidencial de Brasilia.

El gobierno de Lula corresponde al período de la historia política brasileña que se inicia con su toma de posesión el 1 de enero de 2003.

Este gobierno, al momento de conformarse, fue considerado por la prensa internacional como un nuevo horizonte para una posible «nueva izquierda». Según el ex presidente portugués Mário Soares, Lula representó el «fin del cinismo en la política».

El 24 de octubre de 2003 recibió en España el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

En su gabinete se destacaron Celso Amorim (Ministro de Relaciones Exteriores), Antonio Palocci (Ministro de Hacienda), Ciro Gomes (Ministro de Integración Nacional), Guido Mantega (Primero, Ministro de Planificación y después Ministro de Hacienda), Marta Suplicy (Ministra Turismo), Cristovam Buarque y Gilberto Gil (Ministros de Cultura) y Dilma Rousseff (Ministra de Minas y Energía, que en 2011 sería la sucesora de Lula en la presidencia).

Política económica[editar]

Lula inició en su gobierno el Programa de Aceleración del Crecimiento. En la foto, una de las obras del programa, la Central hidroeléctrica de Santo Antônio.

Lula sorprendió a propios y a extraños cuando, desde el inicio de su gestión, designó al presidente del BankBoston USA, Henrique Meirelles, para la dirección del Banco Central do Brasil. Meirelles, identificado con la política económica tradicional de la derecha y los grandes capitales, aparentemente no iba a encajar en el gobierno de izquierdas de Lula. Fue electo diputado federal en el Estado de Goiás en octubre de 2004. Lula también designó al médico sanitario y antiguo alcalde de Ribeirão Preto, Antonio Palocci, un antiguo militante trotskista de su confianza personal, como Ministro de Hacienda.

En su gestión Lula se opuso a mantener un modelo económico similar al de su predecesor Fernando Henrique Cardoso. Sin embargo, en la práctica el país ha continuado su camino sobre principios fundamentales muy similares. La política en tasas de interés, cargas tributarias, responsabilidad fiscal, relación de gobierno con el Banco Central y relación con el Fondo Monetario Internacional siguieron esencialmente el mismo rumbo.

El gobierno de Lula se caracterizó por resultados económicos positivos como la baja inflación, y alta tasa de crecimiento de PBI, así como por la reducción del desempleo, una mayor división de ingresos y aumentos de la balanza comercial. También destacó por el incentivo de las exportaciones y la creación de microcréditos, entre otros. Pero en su gestión su medida económica más notoria ha sido la de liquidar anticipadamente el pago de las deudas con el Fondo Monetario Internacional y el BIRF.

Cuando llegó el gobierno de Lula, las cuentas bancarias rondaban en los 70 000 000, para pasar ocho años después a 115 000 000, en donde se incluyeron a 26 000 000 de jubilados. Fortaleció el mercado interno por medio del aumento en los salarios, la diversificación de los créditos, y facilidades para que la clase media pudiera acceder a los mismos.[3]

Sobre la crisis de fines del año 2008, Lula expresó una abierta crítica al sistema financiero internacional y al Gobierno de los EEUU en particular:

«Nosotros limpiamos nuestra casa. Ellos no. Pasaron las tres últimas décadas diciéndonos que necesitábamos hacer nuestra tarea. Ellos no la hicieron. No quiero ser verdugo de Bush, pero necesito saber cómo debo programarme. (Los países ricos) necesitan asumir su responsabilidad (pues los países pobres) no pueden convertirse en las víctimas del casino instituido por la economía estadounidense.»[10]

En agosto de 2002, la devaluación se encontraba en un 30 %, desde el mes de enero, la inflación se acercaba al 2 % mensual, las calificaciones internacionales de la deuda pública y el riesgo inversor de Brasil eran negativas, Lula -que poco antes a esa fecha había calificado la asistencia del FMI como un "beso de la muerte"- concede a Cardoso la garantía en principio de respetar el reciente acuerdo suscrito por el Gobierno con el organismo internacional, para que Brasil accediera a una línea de crédito de 30.000 millones de dólares (de los que 26.000 están condicionados a la política económica del futuro ejecutivo), y podrá gastar 10.000 millones adicionales de sus reservas para defender el real de los ataques especulativos. A cambio, el Gobierno deberá perseguir un superávit presupuestario primario para 2003 de al menos el 3,75 % del PBI.[8]

Expuso la necesidad de relanzar la producción industrial, en la cual se encontraba en declive desde comienzos de 2001, también manifestó que había que lograr obtener tasas de crecimiento anuales no inferiores al 4,5 % o el 5 % del PBI, de reducir el tipo básico de interés, que se encuentra entre los más elevados del mundo, del 18,5 % al 13 %. Con el abaratamiento de los créditos se pretende reactivar las inversiones productivas y el consumo, desanimar las inversiones financieras típicamente especulativas y aflojar el dogal de la deuda pública interna, que en mayo de 2002 se situaba en los 175 000 millones de dólares (259 000 000 en términos brutos), colosal cantidad que representa el 70 % de la deuda pública total y el 42 % del PBI.[8]

Política internacional[editar]

En el plano internacional el Gobierno de Lula intentó buscar el liderazgo entre los países en desarrollo más importantes y hacer frente a los más ricos. Lula se ha caracterizado por intentar derribar las barreras de precios que mantienen los países de Europa y América del Norte. Durante su gobierno viajó a más de ochenta países. Una de las metas era ganar un puesto como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, hecho que no se llegó a dar.[11]

En diciembre de 2002 Lula realizó una pequeña gira para encontrarse con mandatarios del continente americano, entre ellos el entonces presidente argentino Eduardo Duhalde, el chileno Ricardo Lagos, el mexicano Vicente Fox y el presidente de Estados Unidos George W. Bush. Esta última reunión se concretó el 10 de diciembre en la Casa Blanca.[8]

Es necesario destacar la relevancia de la integración de América del Sur a través del Mercosur, siendo uno de los principales promotores de la inclusión de Venezuela en el esquema. En la cumbre de julio de 2006 y en ocasión de la inclusión venezolana se mostró partidario de una América Latina más independiente, marcando distancia de la expansión estadounidense, como lo hace al oponerse a la propuesta del ALCA según el modelo del norte.[12]

Lula propuso mediar junto con Turquía para llegar a un acuerdo con el programa nuclear de Irán, y además visitó Teherán para llegar a un acuerdo pacífico en medio de tensiones internacionales.[13] Asimismo, Brasil apoyó el programa nuclear iraní, siempre que esté destinado a fines pacíficos. El responsable de relaciones exteriores del gabinete de Lula, Celso Amorim, se puso a disposición para mediar entre Irán y la Agencia Internacional de Energía Atómica (AEIA) sobre la energía nuclear.[14] Finalmente, Brasil, Turquía e Irán firmaron un acuerdo de intercambio de combustible nuclear. Funcionarios iraníes declararon que se hará un intercambio de 1200 kilogramos de uranio enriquecido por combustible nuclear para reactores de investigación médica, el intercambio se realizaría en Turquía.[15]

Se ha dedicado también a buscar nuevas rutas comerciales con países con los cuales Brasil casi no se relacionaba en el pasado, como el mundo árabe y África. En su política exterior Lula fue promotor de la reforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, buscando que Brasil fuese un miembro permanente del mismo.

Programas sociales[editar]

Un minucioso retrato de la realidad brasileña (divulgado a finales de noviembre por el IBGE), muestra que el gobierno del presidente Lula estaba haciendo de Brasil un país menos desigual; y de acuerdo con la encuesta PNAD, la FGV divulgó el estudio, demostrando que la tasa de pobreza del año 2007 bajó un 11 % comparada con la de 2006. Su principal programa social, Beca Familia, que tiene como objetivo atender, en 2007, a 13 200 000 familias, es considerado el mayor programa de transferencia de renta del mundo, contando con recursos de unos R$10,5 billones en 2007.

El ministro de Defensa, José Viegas, anunció para hasta el año 2004, el aplazamiento de la adquisición para la Fuerza Aérea de una docena de aviones de combate de un coste total de 760 000 000 de dólares, y también la implicación de efectivos de las Fuerzas Armadas en labores de construcción civil. Más destacable, fue que Lula le encargó al Ministerio de Justicia y a la Secretaría Nacional de Derechos Humanos la elaboración de varios proyectos para entregar títulos de propiedad, a aquellos millones de habitantes que sobreviven en las favelas, las cuales han sido levantadas ilegalmente en los cinturones de miseria urbanos, y también para brindar asistencia del Estado a los jóvenes de estas áreas marginales que desearan abandonar el submundo de las drogas.[8]

Política educativa[editar]

En el campo de la educación podemos ver cómo Lula da Silva ha conseguido alcanzar fuertes niveles de escolarización en todos los ámbitos, tanto universitarios como primarios, y en muchas regiones del país. En solo treinta y seis meses la población no escolarizada ha sido reducida entre 18 % y 29 %, considerando el grupo de cuatro a diecisiete años de edad.

Con la creación del FUNDEB (Fondo de Manutención y Desenvolvimiento de Educación Básica), el gobierno Lula espera atender 47 000 000 de estudiantes brasileños, con inversiones anuales de hasta R$ 7,3 billones.

En el área de educación superior, el PROUNI (Programa Universidad Para Todos), se destaca como el mayor programa de becas de estudio de la historia de la educación brasileña y latinoamericana, posibilitando el acceso de millares de jóvenes a la educación y estimulando el proceso de incluirse en la sociedad. En el año 2007, el PROUNI ofreció 265 000 becas de estudio en 1985 instituciones en todo el país. El gobierno también invirtió en la creación de once nuevas Universidades públicas federales, interiorizando el acceso a educación de calidad, pública y gratuita. Actualmente, las universidades federales ofrecen 135 000 plazas gratuitas.

En relación a la mortalidad infantil, Brasil también ha avanzado bajo el gobierno de Lula. La tasa de mortalidad infantil bajó de 69/1000 en 1980 a 21,2/1000.[cita requerida]

Política laboral[editar]

En su asunción, el 1 de enero de 2003, en el acto de toma de posesión, Lula anunció la política que tomaría para la lucha contra la pobreza. Durante los primeros meses de su presidencia, se inició el proyecto Hambre Cero, destinado a seis millones y medio de familias, para poder realizar este proyecto, se consiguió un millón de dólares en concepto de asistencia técnica de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.[16]

Inmediatamente se lanzó el Plan Nacional para la Erradicación del Trabajo Esclavo. Los fiscales especiales de trabajo han liberado a más de 13 000 trabajadores en estado de esclavitud o trabajo degradante desde 2003.[16]

Al concretarse esto, también se consiguió una subida del 20 % en el salario mínimo nacional, y se lanzó una reducción de un 16 % del gasto público, gracias a un programa de recortes en las pensiones y un aumento de la edad de jubilación de los funcionarios. A pesar de la oposición masiva de la función pública y de varias partes del propio partido de Lula, la reforma de la Previsión Social aprobada por el Parlamento sentaba las bases para un aparato de Estado más productivo, más justo y menos costoso.[16]

Escándalo de las mensualidades[editar]

Su pujante ascenso político y su gobierno, respetado nacional e internacionalmente, se vio salpicado por escándalos de corrupción de su partido, que recibió el nombre de «Mensalón» (o «escándalo de las mensualidades»), en 2005.

El diputado federal y presidente del Partido Laborista Brasileño (PTB), Roberto Jefferson, denunció que el tesorero del Partido de los Trabajadores (PT, de Lula), Delúbio Soares, pagaba jugosas mensualidades a diputados del PTB para que votaran según la orientación del bloque oficialista.

El escándalo tuvo múltiples ramificaciones e involucró no sólo a dirigentes históricos del PT, sino varios niveles del Ejecutivo federal y se extendió a todos los grandes partidos. Sin embargo Lula logró salir airoso de esta crisis y su partido aceptó formalmente que fuera su candidato en busca de la reelección.

Medio ambiente[editar]

Lula da Silva ciertamente tiene una tarea importante para rectificar la tendencia de deforestación actual. La edición especial de la National Geographic titulada «EarthPulse, State of the Earth 2010» ha reportado que Brasil encabeza la lista mundial de países con mayor tasa de deforestación con 3 470 000 de hectáreas anuales, un promedio de los años 2000 a 2005, y que corresponde a 2,4 veces la deforestación del segundo país en la lista: Indonesia.[17]

Deportes[editar]

Brasil obtuvo las sedes de los dos eventos deportivos más importantes a nivel mundial; la Copa Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 que se realizarán en Río de Janeiro.

Segundo período presidencial[editar]

Fue candidato a la presidencia en las elecciones presidenciales del 1 de octubre de 2006 y obtuvo un 48,61 % de los votos contra un 41,64 % del socialdemócrata Geraldo Alckmin, por lo que se debió realizar una Segunda vuelta electoral. En ellas, triunfó con un amplio margen, obteniendo el 60,82 % de los votos populares, convirtiéndose en el presidente de Brasil hasta el año 2011, nuevamente, con el mayor número de votos de la historia democrática brasileña, siendo más de 58 000 000 de votos.

El 28 de enero de 2010, Lula sufrió una crisis de hipertensión, justo cuando estaba por abordar el avión que lo llevaría a la cumbre. Según los médicos esta crisis fue provocada por estrés y cansancio. Recibió en esa mañana el alta tras permanecer internado durante toda la noche en el Hospital Portugués de Recife.[18]

Se dio a conocer el 27 de diciembre de 2011 que Brasil es la sexta economía mundial, pese a que informaron una recesión brasileña a causa de la crisis internacional, pero la misma tiene más efecto negativo en los países europeos, de ahí proviene el alza del "gigante sudamericano" dentro de las potencias mundiales.[19] Este hecho sucede a casi un año de terminada la gestión de Lula.

Vida privada[editar]

Luiz Inácio Lula da Silva contrajo matrimonio por primera vez en mayo de 1969, con una trabajadora de telar llamada Maria de Lourdes, pero aquella unión terminó trágicamente: un año después Lourdes falleció víctima de una hepatitis aguda, justo cuando intentaba dar a luz al primer hijo de Lula, que murió también. Tuvo una hija llamada Lurian con la enfermera Miriam Cordeiro, su novia hasta 1974. Más tarde, en el citado año, se casó con Marisa Letícia da Silva y adoptó al hijo de ella, Marcos Cláudio. Casados por más de treinta años con Marisa tienen tres hijos: Fábio Luís, Sandro Luís y Luís Cláudio (nacidos respectivamente en 1975, 1979 y 1985).[2]

El 29 de octubre de 2011 se le diagnosticó un cáncer de laringe[20] en el Hospital Sirio Libanés, de São Paulo, en donde también Dilma Rousseff se había curado con éxito de un linfoma (cáncer en el sistema linfático).[21] Para el 12 de diciembre de 2011 el tumor se redujo a un 75 %.[22]

Doctor Honoris Causa[editar]

El 07 de junio de 2013, Luiz Inácio Lula da Silva fue investido como Doctor Honoris Causa por la Universidad Andina Simón Bolívar y por Escuela Superior Politécnica del Litoral en acto celebrado en la Sala Capitular del Convento de San Agustín en la Capital de la República. El 23 de abril de 2014, Luiz Inácio Lula da Silva fue proclamado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Salamanca, España. La fórmula proclamada fue: Egregie vir, Domine, te admitto et incorporo in collegium doctorum Academiae Salmantinae cum omnibus honoribus, libertatibus, exemptionibus et privilegiis quibus gaudent et possunt gaudere alii similes doctores in Salmanticensi Studio et ubicumque terrarum in orbe (Egregio señor, te admito e incorporo al colegio de doctores de la Universidad de Salamanca, con todos los honores, libertades, exenciones y privilegios de que gozan y pueden gozar los demás doctores, en la Universidad de Salamanca y en cualquier lugar del orbe).[23]

Cronología[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h «Biografía de Luiz Inácio Lula da Silva» Biografías y Vidas. Consultado el 13 de agosto de 2011.
  2. a b c d e f g «Biografía de Lula da Silva» (en español). Publi spain.com. Consultado el 10 de mayo de 2010.
  3. a b Pedro de León Mojarro. (21 de julio de 2011). «Lula Da Silva, gran transformador de Brasil» (en español). El Sol de Zacatecas. Consultado el 30 de julio de 2011.
  4. (6 de agosto de 2011). «Así sacó el gobierno de Lula da Silva a 28 millones de brasileros de la pobreza» (en español). Semana. Consultado el 13 de agosto de 2011.
  5. Veronica Smink (24 de diciembre de 2009). «Lula elegido "personalidad del año"» (en español). BBC Mundo. Consultado el 10 de mayo de 2010.
  6. Gerardo Lissardy (31 de diciembre de 2009). «Europa se enamora de Lula» (en español). BBC Mundo. Consultado el 10 de mayo de 2010.
  7. Forero, Juan (4 de octubre de 2010). «Brazilian president's handpicked successor leads, faces runoff» (en inglés). The Washington Post. Consultado el 3 de noviembre de 2013. 
  8. a b c d e f g h i «Luiz Inácio Lula da Silva» (en español). CIDOB. Consultado el 10 de mayo de 2010.
  9. a b Fraga, Plinio (04 de febrero de 2002). «[www1.folha.uol.com.br/folha/cotidiano/ult95u45273.shtml Com receio de efeitos eleitorais, PT condena sequestro]» (en portugués). Folha de S.Paulo. Consultado el 1 de octubre de 2014. «"Em 1989, a polícia foi acusada de vestir e fotografar os presos com camisetas do PT, mas a investigação foi arquivada dois anos depois, por falta de provas." y "Não se pode fazer uso político disso. Não há provas, ninguém tem elementos para afirmar."».
  10. Página (5 de octubre de 2008). «Nada nos puede pasar».
  11. «The axis of Brazil – Focus». Al Jazeera English (22-05-2010). Consultado el 03-10-2010.
  12. Lapper, Richard; Wheatley, Jonathan; Silva, Luiz Inácio Lula da (11-07-2006). «Interview transcript: Luiz Inácio Lula da Silva». Financial Times (Brasília, Brazil). Consultado el 05-04-2008. 
  13. Irán extraña a Lula RFI.
  14. Lula Da Silva pide evitar aislar a Irán por "la paz del mundo" El Universal.
  15. Irán, Brasil y Turquía firman acuerdo de intercambio nuclear El Comercio.
  16. a b c Santiago Herrero Villa (14 de septiembre de 2006). «El Brasil de Lula y la lucha contra la pobreza: Resultados y oportunidades» (en español). WEB ISLAM. Consultado el 10 de mayo de 2010.
  17. «Special edition magazine "EarthPulse, State of the Earth 2010"».
  18. (28 de enero de 2010). «Lula sufrió una hipertensión» Diario Clarín. Consultado el 28 de enero de 2010.
  19. Fernando García. (27 de diciembre de 2011). «Brasil supera al Reino Unido como sexta potencia» La Vanguardia. Consultado el 27 de diciembre de 2011.
  20. El País (29 de octubre de 2011). «El expresidente Lula será tratado de un cáncer de laringe, según fuentes médicas». Consultado el 29 de octubre de 2011.
  21. «Lula da Silva será tratado por un cáncer de laringe» El Mundo. Consultado el 27 de diciembre de 2011.
  22. (12 de diciembre de 2011). «Lula da Silva se recupera de forma 'impresionante' del cáncer en la garganta» El Mundo.es Consultado el 27 de diciembre de 2011.
  23. Universidad de Salamanca (23/04/2014). «Doctorado Honoris Causa de Luiz Inácio Lula da Silva» (en español). Consultado el 28/10/2014.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Fernando Henrique Cardoso
Coat of arms of Brazil.svg
Presidente de la República Federativa del Brasil

1 de enero de 2003 - 31 de diciembre de 2010
Sucesora:
Dilma Rousseff
Predecesor:
-
Coat of arms of Brazil.svg
Diputado Federal de Brasil

15 de marzo de 1985 - 15 de marzo de 1989
Sucesor:
-