Luis I de Flandes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Flandry1.jpg

Luis I de Flandes (Nevers,1304Crècy, 26 de agosto de 1346), de la casa de Dampierre, fue Conde de Flandes, de Nevers y de Rethel.

Era hijo de Luis, conde de Nevers y de Juana, condesa de Rethel, su abuelo paterno era Roberto de Bethume, conde de Flandes.

El 22 de julio de 1322, en la ciudad de París muere su padre, por lo que recibe como herencia el título de conde de Nevers, casi dos meses después el 17 de septiembre, muere en Ypres su abuelo, rápidamente se dirige a Flandes para hacer valer sus derechos por sobre los de su tío Roberto de Cassel, que ambicionaba el rico condado, este provocará la ira del rey Carlos IV, debido a que para ese momento el parlamento aún no reconocía formalmente al joven Luis de Nevers como conde. Tras el encierro que vivió por un breve tiempo logró hacerse reconocer finalmente como conde de Flandes

Las condiciones para su gobierno siempre la fueron adversas, para los artesano y pañeros flamencos, Luis no era más que un extranjero: nunca había vivido en Flandes, su padre no había sido el gobernante de la región, y él mismo se comportaba más como conde de Nevers que de Flandes, pues su idea de lo que era ser un señor feudal se adaptaba más a su primer patrimonio, no se adaptaba a las amplias libertades de las ciudades como Brujas o Gante. Luis de Flandes fue en todo ámbito un príncipe francés, fiel sobre todo a su soberano en París, se negó rotundamente a la ya tradicional alianza inglesa y se desentendió de la importancia que habían dado sus antecesores a la industria téxtil del condado, la que se veía mucho más beneficiada con Inglaterra como aliada, que con Francia como soberana.

La cesión que haría del puerto de Esclusa a su tío el conde de Namur provocó la ira de los burgueses de Brujas y finalmente, liderados por Nicolas Zannekin, el levantamientos de muchas ciudades flamencas, fue capturado por las milicias y tuvo que pedir ayuda al rey Felipe VI, el que en 1328 aplastó a los flamencos en la Batalla de Cassel. Tras esta victoria el conde Luis logró sentar algo su poder en el país, pero el inicio de la Guerra de los Cien Años, la fidelidad del conde al rey francés y por tanto el cese de los envíos de lana inglesa llevaron a Flandes rápidamente a la ruina, así el resentimiento de su pueblo se acentuaba.

Todos estos hechos seguían acumulándose, hasta que la detención de un importante patriota flamenco lleva a que, tomando a Jacob van Artevelde como jefe, los ganteses atacaran la vanguardia del ejército real en la ciudad y tomaran el gobierno efectivo de todo el condado, reabriera relaciones con el rey Eduardo III de Inglaterra y obligara a Luis de Nevers a huir a refugiarse en la corte en París.

El asesinato de Artevelde no calmó las cosas, este había reconocido a Eduardo III como legítimo rey de Francia, y al entrar de nuevo en los territorios del condado de Nevers fue expulsado. Con la esperanza de recuperar el patrimonio heredado de su padre, y con dinero obtenido de la venta del señorío de Las Malinas se pusó al servicio de Felipe VI en la Batalla de Crécy; como tantos otros importantes nobles encontraría la muerte durante la contienda aquel 26 de agosto de 1346.

Eduardo III enterró su cuerpo en la Abadía de Saint-Riquier, más tarde fue llevado a Brujas por su hijo y sucesor Luis II, que le hizo construir un mausoleo en la iglesia de Saint-Donat.


Descendencia[editar]

En 1320 contrajo nupcias con Margarita de Francia, hija de Felipe V de Francia y de Juana, condesa de Borgoña. De la unión nacería solo un hijo:


Predecesor:
Luis I
Conde de Nevers
Blason comte fr Nevers.svg

1322-1346
Sucesor:
Luis III
Predecesor:
Roberto III
Conde de Flandes
Blason Nord-Pas-De-Calais.svg

1322-1346
Sucesor:
Luis II
Predecesor:
Juana I
Conde de Rethel
Blason Rethel.png

1328-1346
Sucesor:
Luis III