Luis Emilio Recabarren

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Luis Emilio Recabarren
Luis Emilio Recabarren

15 de mayo de 1906-15 de mayo de 1909 (mandato interrumpido por negarse a prestar el juramento de rigor por ser agnóstico el mismo año de su elección en 1906)
Predecesor Francisco Ignacion Abarca Gonzalez
Sucesor Lindorfo Alarcón Hevia

15 de mayo de 1921-15 de mayo de 1924
Predecesor Manuel Vargas
Sucesor Luis Latrille Parra

1912-1915
Sucesor Luis A. González (Secretario General)

1917-1921
Predecesor Emilio Cambie
Sucesor Luis A. González

Datos personales
Nacimiento 6 de julio de 1876
Bandera de Chile Valparaíso, Chile
Fallecimiento 19 de diciembre de 1924 (48 años)
Bandera de Chile Santiago, Chile
Partido Partido Comunista de Chile.svg Comunista (1922-1924)
Obrero Socialista (1912-1922)
Demócrata (1900-1911)
Profesión Obrero tipográfico y periodista
Religión Agnóstico

Luis Emilio Recabarren (Valparaíso, 6 de julio de 1876 - Santiago, 19 de diciembre de 1924) fue un político chileno, considerado el padre del movimiento obrero chileno revolucionario izquierdista. Su familia era de origen vasco.[1]

Biografía[editar]

Fue opositor a José Manuel Balmaceda, siendo apresado varias veces por repartir volantes favorables a la Junta de Gobierno de Iquique. Trabajó como obrero tipográfico desde temprana edad y fundó varias organizaciones y periódicos que fomentaban la solidaridad entre la clase obrera. Primero sus actividades políticas se concentraron en su ciudad natal, el puerto de Valparaíso. Luego se hizo cargo de la dirección y redacción del periódico El Trabajo, de la misma ciudad. A causa de la publicación de duros artículos que criticaban la situación de los trabajadores en el norte, fue encarcelado durante ocho meses. En 1905 se radicó en el puerto nortino de Antofagasta, donde publicó el periódico La Vanguardia.

Fue electo diputado por el Partido Demócrata en 1906, sin embargo, no pudo asumir el cargo porque se negó a prestar el juramento de rigor por ser agnóstico. Nuevamente fue perseguido por la justicia por sus incendiarias publicaciones en contra del gobierno de Chile y tuvo que huir, radicándose en Argentina. En ese país se incorporó a las filas del Partido Socialista. En 1908 viajó a Europa (España, Francia y Bélgica), regresando a su país a fines de ese año.

El Despertar de los Trabajadores, periódico fundado por Recabarren.

A su regreso, Recabarren fue detenido y remitido a la cárcel de Los Andes durante 18 meses, debido al juicio pendiente, egresando del recinto penal en agosto de 1909. En 1911 se radicó en la ciudad salitrera de Iquique. Disgustado con su partido, fundó en esa ciudad, en 1912, el Partido Obrero Socialista (POS) junto a una treintena de obreros salitreros, a través del cual llevó a cabo su intención de difundir el pensamiento socialista. En esa misma ciudad fundó el diario El Despertar de los Trabajadores, que circuló entre 1912 y 1926.

En 1915 fue candidato a diputado por Antofagasta, siendo derrotado por fraude y cohecho. Se trasladó a Valparaíso y permaneció ahí hasta comienzos de 1916, cuando viajó a lo largo de Chile en dirección sur, llegando hasta Punta Arenas. En 1918 viajó a Argentina y participó en la fundación del Partido Comunista, integrando su primera Dirección Nacional.

A su regreso a Chile, participó en el III Congreso de su partido, que acordó iniciar gestiones para incorporarse a la Tercera Internacional y transformarse en el Partido Comunista de Chile. Fue candidato a la presidencia de la República en 1920, año en que triunfó Arturo Alessandri Palma. La elección lo sorprendió nuevamente en la cárcel y logrando una escasa votación. Sin embargo, en 1921 fue elegido diputado por Antofagasta nuevamente.

Maravillado con la Revolución rusa, tras el congreso partidario de enero de 1922, él se transformó en el Partido Comunista. Viajó a la URSS para participar en el II Congreso de la Internacional de Sindicatos Rojos y en el Congreso IV de la Internacional Comunista. Regresó a Chile en febrero de 1923. En 1924 no quiso presentarse para la reelección de diputado. El 19 de diciembre del mismo año se suicidó, aparentemente a causa de una depresión provocada tanto por problemas de índole personal como partidistas.

Recabarren y las artes[editar]

Diversos autores chilenos incorporan a Luis Emilio Recabarren dentro de sus novelas.

En el Canto General (1950), Pablo Neruda le canta a Recabarren: [2]

Fotografía de Luis Emilio Recabarren.
Funerales de Luis Emilio Recabarren en 1924.

"RECABARREN (1921)

Su nombre era Recabarren.

Bonachón, corpulento, espacioso,
clara mirada, frente firme,
su ancha compostura cubría
como la arena numerosa,
los yacimientos de la fuerza.

Mirad en la pampa de América
(ríos ramales, clara nieve,
cortaduras ferruginosas)
a Chile con su destrozada
biología, como un ramaje
arrancado, como un brazo
cuyas falanges dispersó
el tráfico de las tormentas.

Sobre las áreas musculares
de los metales y el nitrato,
sobre la atlética grandeza
del cobre recién excavado,
el pequeño habitante vive,
acumulado en el desorden,
con un contrato apresurado,
lleno de niños andrajosos,
extendidos por los desiertos
de la superficie salada.

Es el chileno interrumpido
Por la cesantía o la muerte.

Es el durísimo chileno
sobreviviente de las obras
o amortajado por la sal.

Allí llegó con sus panfletos
este capitán del pueblo.
Tomó al solitario ofendido
que, envolviendo sus mantas rotas
sobre sus hijos hambrientos,
aceptaba las injusticias
encarnizadas, y le dijo:
“Junta tu voz a otra voz”,
“Junta tu mano a otra mano”.
Fue por los rincones aciagos
del salitre, llenó la pampa
con su investidura paterna
y en el escondite invisible
lo vio toda la minería.

Llegó cada “gallo” golpeando,
vino cada uno de los lamentos:
entraron como fantasmas
de pálida voz triturada
y salieron de sus manos
con una nueva dignidad.
En toda la pampa se supo.
Y fue por la patria entera
fundando pueblo, levantando
los corazones quebrantados.
Sus periódicos recién impresos
entraron en las galerías
del carbón, subieron al cobre,
y el pueblo besó las columnas
que por primera vez llevaban
la voz de los atropellados.

Organizó las soledades.
Llevó los libros y los cantos
hasta los muros del terror,
juntó una queja y otra queja,
y el esclavo sin voz ni boca,
el extendido sufrimiento,
se hizo nombre, se llamó Pueblo,
Proletariado, Sindicato,
tuvo persona y apostura.

Y este habitante transformado
que se construyó en el combate,
este organismo valeroso,
esta implacable tentativa,
este metal inalterable,
esta unidad de los dolores,
esta fortaleza del hombre,
este camino hacia mañana,
esta cordillera infinita,
esta germinal primavera,
este armamento de los pobres,
salió de aquellos sufrimientos,
de lo más hondo de la patria,
de los más duro y más golpeado,
de lo más alto y más eterno
y se llamó Partido.
Partido
Comunista

Ese fue su nombre.
Fue grande la lucha. Cayeron
como buitres los dueños del oro.
Combatieron con la calumnia.
“Este Partido Comunista
está pagado por el Perú,
por Bolivia, por extranjeros”.
Cayeron sobre las imprentas,
adquiridas gota por gota
con sudor de los combatientes,
y las atacaron quebrándolas,
quemándolas, desparramando
la tipografía del pueblo.
Persiguieron a Recabarren.
Le negaron entrada y paso.
Pero él congregó su semilla
en los socavones desiertos
y fue defendido el baluarte.

Entonces, los empresarios
norteamericanos e ingleses,
sus abogados, senadores,
sus diputados, presidentes,
vertieron la sangre en la arena,
acorralaron, amarraron,
asesinaron nuestra estirpe,
la fuerza profunda de Chile,
dejaron junto a los senderos
de la inmensa pampa amarilla
cruces de obreros fusilados,
cadáveres abandonados
en los repliegues de la arena.

Una vez a Iquique, en la costa,
hicieron venir a los hombres
que pedían escuela y pan.
Allí confundidos, cercados
en un patio, los dispusieron
para la muerte.
Dispararon
con silbante ametralladora,
con fusiles tácticamente
dispuestos, sobre el hacinado
montón de dormidos obreros.
La sangre llenó como un río
la arena pálida de Iquique,
Y allí está la sangre caída,
ardiendo aún sobre los años
como una corona implacable.

Pero sobrevivió la resistencia.
La luz organizada por las manos
de Recabarren, las banderas rojas
fueron desde las minas a los pueblos,
fueron a las ciudades y a los surcos,
rodaron con las ruedas ferroviarias,
asumieron las bases del cemento,
ganaron calles, plazas, alquerías,
fábricas abrumadas por el polvo,
llagas cubiertas por la primavera:
todo cantó y luchó para vencer
en la unidad del tiempo que amanece.

Cuánto ha pasado desde entonces.
Cuánta sangre sobre la sangre,
cuántas luchas sobre la tierra.
Horas de espléndida conquista,
Triunfos ganados gota a gota,
calles amargas, derrotadas,
zonas oscuras como túneles,
traiciones que parecían
cortar la vida con su filo,
represiones armadas de odio,
coronadas militarmente.

Parecía hundirse la tierra.

Pero la lucha permanece."


Canto General: IV, Los Libertadores: XXXIX

Alejandro Jodorowsky lo incluye como personaje de ficción en El loro de siete lenguas (escrita c. 1965-1970, publicada en francés en 1984 y en español en 1991) y Donde mejor canta un pájaro (1992). Hernan Rivera Letelier lo menciona como el presidente del Partido Obrero Socialista en Fatamorgana de amor con banda de música (1998). Luis Sepúlveda lo emplea como personaje secundario en su novela La sombra de lo que fuimos (2009).

En la música, es importante destacar la canción que le dedica el famoso cantautor chileno Víctor Jara, A Luis Emilio Recabarren. También el trovador de la misma nacionalidad, Francisco Villa Castro, le dedicó un tema llamado Luis Emilio incluído en su cuarto disco Porfía. En las artes visuales, aparece junto a Lautaro en el mural Muerte al invasor, del mexicano David Alfaro Siqueiros, pintado en la Escuela México de Chillán.[3]

En el año 2007 la Compañia de Teatro Público con su Directora de Teatro Patricia Artés, rescata una obra escrita por Luis Emilio Recabarren para crear conciencia de clase, llamada Desdicha Obrera. Pese a estar en el siglo XXI, la obra tuvo una muy buena acogida en el público, ya que rescata los valores proletarios que Recabarren promulgó.

Historia electoral[editar]

Elecciones presidenciales 1920[editar]

Candidato Pacto Partido Electores Votos % Resultado
Arturo Alessandri Palma Alianza Liberal Partido Liberal 179 82.083 50.56 Presidente
Luis Barros Borgoño Unión Nacional Partido Liberal 175 83.100 49.44
Luis Emilio Recabarren Partido Obrero Socialista 0 681 0,00

Recopilación de escritos y obras de Recabarren[editar]

  • Recabarren, Luis Emilio, 1876-1924. Patria y patriotismo 14 p. Antofagasta: [s.n.], 1971 (Antofagasta: Impr. Unidas) Colección Biblioteca Nacional. Archivo PDF Tamaño 1122 KB
  • Recabarren, Luis Emilio, 1876-1924 El pensamiento de Luis Emilio Recabarren. 9-75, 86-96. En El pensamiento de Luis Emilio Recabarrren / Luis Emilio Recabarren. Santiago: Austral, 1971. 2v Colección Biblioteca Nacional. Archivo pdf Tamaño 8623 KB
  • Recabarren, Luis Emilio, 1876-1924 La Rusia obrera y campesina p. 99-103, 139-154. En Obras escogidas / Luis Emilio Recabarren; estudio preliminar, recopilación, bibliografía y presentación por Julio César Jobet, Jorge I. Barría y Luis Vitale. Santiago: Edit. Recabarren, 1965. 190 p. Colección Biblioteca Nacional. Archivo pdf. Tamaño 2047 KB

Bibliografía[editar]

  • Jobet, Julio César. 1955. Luis Emilio Recabarren. Los orígenes del movimiento obrero y del socialismo chilenos.' Prensa Latinoamericana. Santiago.
  • Witker, Alejandro. 1977. Los trabajos y los días de Recabarren. Nuestro Tiempo. México, D.F.
  • Massardo, Jaime. 2008. La formación del imaginario político de Luis Emilio Recabarren. LOM Ediciones. Santiago.
  • Loyola, Manuel. 2007. "La felicidad y la política en el pensamiento de Luis Emilio Recabarren", Ariadna, Santiago

Referencias[editar]

  1. http://www.euskomedia.org/aunamendi/46469/23714
  2. Neruda, Pablo (Tercera Edición, 1968). Canto General. Editorial Losada, Buenos Aires Argentina. pp. 135–139. 
  3. Consejo de Monumentos Nacionales. «Murales de David Alfaro Siqueiros y Xavier Guerrero (de la Escuela México de Chillán)». Consultado el 22 de septiembre de 2012.

Enlaces externos[editar]