Lucio Emilio Lépido Paulo (cónsul 50 a. C.)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Lucio Emilio Lépido Paulo (en latín, Lucius Aemilius M. Lepidi f. Q. n. Paullus) fue un senador y cónsul romano que vivió durante la época final de la República Romana.

Familia[editar]

Era hermano del triunviro Lépido, e hijo del cónsul del año 78 a. C. Marco Emilio Lépido y Apuleya, así como nieto del célebre tribuno Saturnino.[1]

Su apellido Paullus ha llevado a suponer que era adoptado, pero Drumann[2] demostró que era hermano biológico del triumviro y probablemente recibió el nombre por decisión paterna, en honor al famoso Lucio Emilio Paulo·el conquistador de Macedonia, que parece que murió sin dejar descendientes, y por este motivo el padre le dio el nombre de Lucio a su hijo mayor con el apellido Paulo; y su propio nombre, Marco, se lo dio a su segundo hijo contra la costumbre romana de darlo al primogénito.

Carrera Política[editar]

Emilio Paulo no siguió el ejemplo paterno y empezó su carrera con el apoyo del partido aristocrático. Su primer acto público fue, en el 63 a. C. apoyar a Cicerón durante la conspiración de Catilina, en un momento en que todo el mundo creía en la inocencia de éste.

Sirvió como cuestor en 59 a. C. en Macedonia, bajo el mando del propretor Gayo Octavio, donde fue acusado por Lucius Vetti de conspirar contra la vida de Gneo Pompeyo, acusación que no prosperó. Es mencionado en el 57 a. C. como uno de los que pidieron y obtener el llamamiento de Cicerón de su destierro.

Edil en 55 a. C., restauró una antigua basílica en el centro del foro, originalmente construida por los censores M. Emilio Lépido y M. Fulvio Nobilior, en 179 a. C.. Como Marco Fulvio parece haber financiado la mayor parte de su construcción,[3] fue llamado por lo general la basílica Fulvia,[4] a veces Basílica Æmilia et Fvlvia,[5] pero después de la restauración efectuada por Emilio Paulo, fue llamada siempre la Basílica Paulli o Emilia. Emilio Lépido empezó además otra más grande y lujosa, la denominada Basílica Emilia.[6] Becker[7] identifica que el nuevo edificio, que comenzó Paulo, fue el mismo que el que después se llamó Basílica Julia, especialmente por el hecho de que Paulo expresamente dice que recibió dinero de César para la construcción de una de estas basílicas.

Pretor en 53 a. C., pero no asumió hasta julio, como consecuencia de los disturbios en Roma, lo que impidió que las elecciones tuvieran lugar hasta ese mes.

Consulado[editar]

Cónsul en 50 a. C., junto con Cayo Claudio Marcelo, uno de los principales enemigos de Julio César. Durante su consulado, César le sobornó a fin de obtener su lealtad por la suma de 1.500 talentos. Paulo empleó parte de este dinero para reconstruir la Basílica Emilia. Al aceptar este soborno perdió la confianza de todas las partes y no participó en la guerra civil entre Cesar y Pompeyo.

Proscrito[editar]

Tras la muerte del dictator, Paulo se decantó por el partido senatorial, y fue uno de los que declararon a su hermano Lépido como enemigo público el 30 de junio del 43 a. C. por haberse unido a Marco Antonio, y cuando en otoño se formó el triunvirato, su nombre fue incluido entre los proscritos; los mismos soldados enviados a matarlo le permitieron huir, seguramente con la complaciencia de su hermano. Acabó uniéndose a Bruto y Casio, aunque después de Filipos, obtuvo el perdón de los triumviros, pero no quiso volver a Roma y decidió retirarse a Mileto.[8] [9] [10] [11] [12] [13] [14]

Ya no vuelve a ser mencionado y probablemente murió no mucho después.

Desconocemos la identidad de su esposa, aunque sí sabemos que de este matrimonio nació el cónsul del año 34 a. C., Lucio Emilio Lépido Paulo, posterior censor; esposo de Cornelia Escipión, que descendía del matrimonio de Escribonia con Escipión Salvito, y posteriormente casado con Claudia Marcela Minor (sobrina del emperador Octavio).

Referencia[editar]

  1. Veleyo Paterculo, Historia Romana, libro ii. 67
  2. Drumann, Rom. vol. i. p. 5
  3. Livio, Historia de Roma, libro xl. 51
  4. Plutarco, Vidas Paralelas, César, 29
  5. Varrón, De lingua latina libro vi. 2
  6. Cicerón, Epistulae ad Atticum libro iv. 16.
  7. Becker; Handb. der. Rom. Alterthumer, vol. I. pp 301-306
  8. Salustio Bellum Catilinae 31
  9. Cicerón, In Vatinium 10, Epistulae ad Atticum libro ii. 24, Epistulae ad Quintum Fratrem libro ii. 4, Pro Milone 9, Epistulae ad Atticum libro vi. 1, 3, Epistulae ad Familiares libro viii. 4, 8, 10, 11, libro xv. 12, 13
  10. Apiano, De bellis civilibus libro ii. 26
  11. Dion Casio, Historia Romana, libro xl. 43, 63
  12. Suetonio, Vida de Los Césares, César 29
  13. Plutarco, Vidas Paralelas, César 29, Pompeyo 58
  14. Livio, Epítome 120; Apiano, De bellis civilibus libro iv. 12, 37; Dion Casio, Historia Romana libro xlvii. 6; Veleyo Paterculo, Historia Romana, libro ii. 67.
Precedido por:
Servio Sulpicio Rufo y
Marco Claudio Marcelo
Cónsul de la República Romana junto
con Cayo Claudio Marcelo

50 a. C.
Sucedido por:
Cayo Claudio Marcelo y
Lucio Cornelio Léntulo Crus