Lucio Cecilio Metelo (cónsul 251 a. C.)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Lucio Cecilio Metelo (en latín, Lucius Caecilius Metellus) fue Cónsul romano en dos ocasiones, la primera en el año 251 a. C., con C. Furio Pacilo, en la Primera Guerra Púnica.

Fue enviado con su colega a Sicilia para combatir a Asdrúbal Hannón, el general cartaginés. Los soldados romanos estaban tan vivamente alarmados por los elefantes del ejército cartaginés, que sus generales no se atrevían a atacar al enemigo, sino que permanecieron inactivos durante mucho tiempo. Al final, cuando Furio Pacilo regresó a Italia con una parte de las fuerzas, Asdrúbal aprovechó la oportunidad para atacar a Panormus, pero fue totalmente derrotado por Metelo, en la Batalla de Palermo, en donde mató a un gran número de sus tropas, y capturó a todos sus elefantes, que luego exhibió en su triunfo en Roma. Esta victoria estableció la supremacía romana en Sicilia, y puede decirse que tuvo una influencia decisiva en la suerte de la guerra.[1]

En 249 a. C., Quinto Cecilio Metelo fue magister equitum del dictador Aulo Atilio Calatino, y en 247 a. C. cónsul por segunda vez con Numerio Fabio Buteo, pero ninguna acción de importancia se llevó a cabo durante este año.

Cuatro años después (243 a. C.) fue elegido Pontifex Maximus, y llevó esta dignidad durante veintidós años. Debió, por tanto, haber muerto poco antes del comienzo de la Segunda Guerra Púnica, circa del año 221 a. C. Un acto de Metelo, durante su sumo sacerdocio fue registrado por los historiadores: en 241 a. C. rescató el Palladium cuando el templo de Vesta estaba en llamas, pero perdió la vista a consecuencia de esta acción: fue, por tanto, recompensada por el pueblo con una estatua en el Capitolio, y un permiso jamás concedido anteriormente a nadie, de viajar hasta el Senado en carro.

Fue sucedido en el pontificado por Lucio Cornelio Léntulo Caudino

Además de otros honores, fue nombrado dictador en el año 224 a. C., con el propósito de la celebración de los comicios. Sus méritos y distinciones son registrados por Plinio el Viejo en un extracto que se ha hecho de la oración fúnebre pronunciada por su hijo, Q. Metelo.[2]


Referencias[editar]

  1. Polibio, Historias i. 39, 40, Floro ii. 2. § 27; Eutropio ii. 24; Orosio iv. 9; Frontino, Strateg. ii. 5. § 4; Cicerón, de Republica i. 1; Livio, Epítome 19, Plinio, Historia Natural vii. 43. s. 45; Dionisio de Halicarnaso ii. 66.
  2. Plinio el Vijo, Tito Livio, Dionisio de Halicarnaso ll. cc.; Cicerón, Catilinarias 9, Pro Scaur. 2; Valerio Máximo I. 4. § 4; Ovidio, Fastos vi. 436.
Precedido por:
Cayo Aurelio Cota y Publio Servilio Gémino
Cónsul de la República Romana junto con Cayo Furio Pacilo
251 a. C.
Sucedido por:
Cayo Atilio Régulo y Lucio Manlio Vulso Longo
Precedido por:
Cayo Aurelio Cota y Publio Servilio Gémino
Cónsul de la República Romana junto con Numerio Fabio Buteo
247 a. C.
Sucedido por:
Manio Otacilio Craso y Marco Fabio Licinio
Precedido por:
Tiberio Coruncanio
Pontifex Maximus de la República Romana

241 a. C.
Sucedido por:
Lucio Cornelio Léntulo Caudino