Luciano Arruga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Luciano Arruga
Nombre Luciano Nahuel Arruga
Nacimiento 29 de febrero de 1992
Lomas del Mirador, Provincia de Buenos Aires
Fallecimiento 1 de febrero de 2009
Ciudad de Buenos Aires
Causa de muerte Bajo investigación
Nacionalidad Bandera de Argentina
Conocido por Haber estado desaparecido durante 5 años y 8 meses.
Padres Mónica Alegre (madre)
Familiares Vanesa Orieta (hermana)
[editar datos en Wikidata ]

Luciano Nahuel Arruga (Lomas del Mirador, Provincia de Buenos Aires, 29 de febrero de 1992 - Ciudad de Buenos Aires, 1 de febrero de 2009)[1] fue un adolescente argentino que estuvo desaparecido desde el 31 de enero de 2009 hasta el 17 de octubre de 2014, aparentemente, tras ser secuestrado por la policía bonaerense en Lomas del Mirador, Provincia de Buenos Aires. Al momento de su desaparición Luciano tenía 16 años de edad.[2]

Caso[editar]

La primer hipótesis manejada por la familia de su desaparición, estaba basada en una represalia por su negativa a robar para los oficiales de policía.[3] Un peritaje con perros determinó que Arruga había estado en la comisaría 8ª de Lomas de Mirador y en uno de los patrulleros, que esa noche no había cumplido con su recorrido programado, y según el registro electrónico de su desplazamiento circuló por descampados.[4]

Luciano Arruga fue visto por última vez en la madrugada del sábado 31 de enero de 2009, tenía 16 años al momento de su desaparición, cuando volvía a su casa de Lomas del Mirador, partido de La Matanza, luego de ver a sus amigos. Por su supuesta desaparición, se abrió una causa judicial contra ocho policías bonaerenses, acusados de "desaparición forzada de persona". Los investigados fueron pasados a disponibilidad de sus cargos por el ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal. Los involucrados son: los subtenientes Daniel Vázquez y Oscar Fecter de Lomas de Zamora, los subcomisarios Néstor Díaz de Esteban Echeverría y Ariel Herrera de Morón, los oficiales Martín Monte de Pompeya y Damián Sotelo, José Márquez y Hernán Zeliz de Morón. El fiscal Carlos Stornelli los pasó a disponibilidad en abril de 2010, sin embargo en julio de ese año los oficiales fueron reincorporados en otras jurisdicciones.[3]

Actualmente, la Justicia habría identificado el cuerpo de Arruga. Fuentes judiciales determinaron que el joven habría muerto atropellado por un vehículo el mismo día de su desaparición y enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita, ubicado en la Ciudad de Buenos Aires. El accidente se produjo en Mosconi y General Paz, a quince cuadras de la casa de la familia Arruga, y el conductor que lo atropelló habría sido sobreseído, agregaron las fuentes. La identificación del cuerpo de Arruga se llevó a cabo cotejando las huellas dactilares del expediente con las de los NN sepultados en los últimos cinco años en la Chacarita.

Familiares y amigos de Luciano Arruga, junto con el Centro de Estudios Legales y Sociales y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, convocaron a una conferencia de prensa en la sede del CELS para brindar su posición sobre lo ocurrido.

Búsqueda[editar]

En agosto de 2012, su familia fue recibida por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, a quien le pidieron que se aparte de la fuerza a los ocho efectivos sospechados de haberlo secuestrado, torturado y desaparecido, así como también la cesión del ex destacamento de Lomas del Mirador —donde se vio al joven por última vez con vida— para construir un espacio de contención para las víctimas de violencia institucional. La investigación caratulada como ‘averiguación de paradero’ pasó a 'desaparición forzada',[3] y cierto tiempo después el destacamento en donde Luciano había desaparecido se convirtió en el Espacio para la Memoria Social y Cultural Luciano Arruga.[5]

Aparición del cuerpo[editar]

Sus restos fueron encontrados el 17 de octubre de 2014, y según pericias oficiales, se pudo determinar que el joven habría sido enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita, luego del accidente automovilístico. La familia, junto con movimientos sociales y organizaciones de defensa de los derechos humanos, sigue sosteniendo su hipótesis de violencia institucional, y buscando que se prive de la libertad a los culpables.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]