Lucas Alamán y el Banco del Avió

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En enero de 1830, Anastasio Bustamante asumió la presidencia de México y nombro a Lucas Alamán ministro del Interior y de Asuntos Externos. La nueva administración se orientó a la pacificación de país, la organización y eficiencia de la hacienda pública, la normalización de relaciones con las potencias europeas, especialmente con el Reino Unido, y al desarrollo de la economía a través de la industrialización.

Entre las acciones que se emprendieron destacan la importación de maquinaria textil, la adquisición de semillas de algodón y la introducción de cabras y vicuñas finas. Lo más significativo de su ministerio fue la fundación del Banco de Avío en octubre de 1830, el cual duraría en funciones hasta 1842.

El Banco de Avío para fomento de la industria nacional tuvo como objetivo principal la implantación de una industria que reflejara sus efectos en el sector agropecuario, particularmente en el criadero del gusano de seda, los campesinos y ganaderos.

El gobierno de Bustamante decreto que el capital necesario del banco se formaría con la quinta parte de los derechos aduanales aplicados al algodón importado, hasta conseguir un millón de pesos. Sin embargo, dos años después de creado, se le privó de los ingresos aduanales y, para sobrevivir, tuvo que otorgar créditos escasos y con altas tasas.

Hacia 1842, el proyecto del Banco de Avío fracaso, debido a múltiples factores, como:

  • La inestabilidad de los gobiernos.
  • La malversación de sus fondos con la compra de objetos y mercancías poco practicadas; como animales exóticos y plantas de ornato destinadas al goce de alta burocracia.
  • El derroche de recursos en empresas incorrectamente planeadas.