Testigos de Jehová y abuso sexual infantil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Algunos miembros de la confesión religiosa de los testigos de Jehová han sido relacionados con casos de abuso sexual infantil Al igual que otras confesiones religiosas que en tiempos recientes se han visto obligadas a desarrollar políticas de protección de menores para tratar casos de abuso infantil, los testigos de Jehová también tienen políticas de protección de menores que se han ido refinando para tratar este tipos de casos que envuelvan a miembros de sus congregaciones. Detalles de estas políticas han sido dados a conocer en publicaciones de los testigos de Jehová y los comunicados de prensa emitidos por su Oficina de Información Pública.[1] Estos detalles se encuentran también en las cartas que la Sociedad Watchtower envía a los ancianos y que se han filtrado a Internet.[2]

Postura de la Sociedad Watchtower y los testigos de Jehová hacia el abuso sexual infantil[editar]

La sociedad Watchtower de los testigos de Jehová está en contra del abuso a menores.

En la página web de los testigos de Jehová se publicó el siguiente comunicado, en el que explica su postura y los pasos que siguen en casos de pedofilia:

For the protection of our children, a man known to have been a child molester does not qualify for a responsible position in the congregation. Moreover, he cannot be a pioneer or serve in any other special, full-time service. ‘Para la protección de nuestros hijos, un hombre que haya abusado de menores no llena los requisitos para ocupar una posición de responsabilidad en la congregación. Además, no puede ser precursor [misionero de tiempo completo de los testigos de Jehová] ni participar en ningún otro aspecto del servicio especial de tiempo completo’.
La Atalaya del 1 de enero de 1997

Política de dos testigos oculares[editar]

La política disciplinar de los testigos de Jehová en cuanto a faltas morales requiere tener el testimonio de dos testigos para establecer la culpabilidad del abusador en ausencia de una confesión por parte del infractor. En una declaración oficial la Oficina de Información Pública de los Testigos de Jehová aplicó ese mismo principio a los abusos de menores [3] Este requisito ha sido propuesto tomando como partida la vigencia actual, así como la interpretación literal, de algunos pasajes bíblicos (Deut. 17:6; Deut. 19:15; Mat. 18:16, 2 Cor. 13:1, 1 Tim. 5:19) que se refieren a acusaciones que se establecieron en la boca de dos o tres testigos.

El libro titulado Presten atención a ustedes mismos y a todo el rebaño ―que, entre otras cosas, establece el procedimiento en casos discipliarios que deben atender los ancianos de congregación―, en la unidad 5b, bajo el tema «Cómo manejar los casos judiciales», explica que para que una acusación tenga validez se requiere la prueba de dos testigos presenciales, aunque no es necesario que ambos hayan estado presentes en el mismo momento de cometida la falta.

Aplicando esta idea, a partir de una carta a las congregaciones de Gran Bretaña, 11 de julio de 2002, las declaraciones de dos testigos de eventos separados pueden ser aceptadas:

Si hay dos o más testigos presenciales de la misma clase de delito, pero cada uno es testigo de un incidente por separado, su testimonio puede ser considerado. Estas pruebas pueden utilizarse para establecer la culpabilidad.

Es importante señalar que la política sobre dos testigos oculares se aplica dentro de la congregación solo para establecer sanciones disciplinarias de tipo religioso, pero estos procedimientos «judiciales» no tienen como finalidad interferir o anular la investigación policíaca pertinente en donde esta norma de solo dos testigos oculares no existe. Esto se debe al hecho de que los ancianos no tienen la formación adecuada para la investigación de abuso sexual en menores o en la ciencia forense. Para uso práctico la congregación oficialmente no establece demandas nia cusaciones judiciales, entendiendo estas iniciativas como deberes personales de los afectados. Pero si se emuestra negligencia respecto a esto, o si se dilata, o se denota un intento de encubrimiento ante las autoridades civiles, los ancianos pueden presentar la denuncia asesorandose laglamente de ser necesario.

Sin embargo, una vez iniciadas las pesquisas legales civiles, los testimonios forences y psicológicos si sirven a manera de «testigos oculares» a ser considerados por el comité judicial de la congregación.

Norma de los tres años[editar]

El libro Organizados para nuestro ministerio del reino publicado por la Sociedad WatchTower en 1972 declaraba que si una persona en un puesto de responsabilidad dentro de la congregación cometía algún pecado, pero no confesaba el mal, en cuanto se tuviera conocimiento de ese pecado, debía ser retirado de todas sus responsabilidades. El libro lo explica así:

If a person was serving as an elder or a ministerial servant when he committed a serious wrong, even though it was some years ago, he bears a degree of reprehensibility, for he continued to serve<br in that position though knowing that he had, for the time at least, disqualified himself, not being then «free from accusation» (1 Tim. 3:2, 10; Titus 1:6,7) He should have informed the judicial committee that he did not adhere to the requirements and should have stepped down from his position. In view of his failure to do this at that time, he would now be removed from that position. Si una persona cometió un mal grave cuando servía como anciano o siervo ministerial, a pesar de que han pasado algunos años, el debía haber sido reprendido, ya que continuó sirviendo en ese puesto descalificándose a él mismo, y no estando «libre de acusación». (1 Tim 3:2,10; Tito 1:6,7) Debería haber informado al cuerpo de ancianos que no cumplía los requisitos y dimitir de su cargo. En vista de la incapacidad para hacerlo en ese momento, se debería retirar de esa posición.

El término «hace algunos años» se concretó usando el de «en un plazo de tres años». Esta norma consiste en que tres años después de haber cometido un pecado sin ser confesado y disciplinado, ya ha pasado demasiado tiempo como para tomar cartas en ese asunto, dando un giro a lo expresado anteriormente en el libro Organizados. En la sección «La caja de preguntas» bajo el título «¿Qué se quiere decir por “unos años atrás” en la página 167, párrafo tres, del libro Organizados?», publicado en Nuestro ministerio del Reino de diciembre de 1972, pág. 2 a 4 explica el cambio:

Esto indica más de uno o dos años. Se puede notar que no se dijo «muchos años atrás». De modo que no es un número exacto de años, sino más bien dos o tres años. No se tuvo en mente que un hermano repasara su pasado distante para mencionar males de los cuales se arrepintió hace años y los cuales evidentemente han sido perdonados por Jehová y no se están practicando ahora. En muchos casos los males ocurrieron antes de que La Atalaya dirigiera la atención a lo que dicen las Escrituras sobre tal conducta incorrecta. Si un hermano ha estado sirviendo fielmente por algunos años y ha visto evidencia de la bendición de Jehová sobre él, ¿por qué debe ahora dejar su puesto de servicio? Si ahora tiene el punto de vista correcto sobre conducta y puede dar buen consejo, debe poder continuar sirviendo. Si el cuerpo de ancianos local ve que él tiene el respeto de la congregación y que ha mostrado las aptitudes apropiadas por los pasados dos o tres años, puede permanecer en su puesto de servicio. ¿Debe darse a conocer el mal públicamente después de muchos años? El libro (página 166), bajo «Censura pública», cita 1 Timoteo 5:20 y menciona la censura de aquellos que confiesan haber cometido más de una ofensa. Pero esto en realidad tiene que ver con acontecimientos recientes. La traducción interlinear de las Escrituras Griegas, en inglés, se refiere a los que «están pecando», algo que está ocurriendo en ese tiempo. De modo que si el arrepentimiento ocurrió hace algunos años, tres años o más, y cesó el cometer pecado, no es necesario dar censura pública ahora a alguien que cometió más de una ofensa «unos años atrás».

La caja de preguntas, pág. 2 a 4. Nuestro Ministerio del Reino, diciembre de 1972

Esta posición se explicó en la escuela de entrenamiento ministerial de dos días de duración en el año 1991 para excluir a individuos involucrados en casos de abuso sexual a menores de los puestos de responsabilidad en las congregaciones. En la escuela de entrenamiento ministerial de 2005, se afirmó que los actos de porneia (comportamientos sexuales inadecuados) exigían un comité judicial interno, y si en estos participaran niños, el caso sería tratado como de abuso sexual a menores. Cualquier caso de abuso sexual a menores impediría que una persona reuniera los requisitos para un puesto de responsabilidad dentro de la congregación.[4] Sin embargo en ninguna de estas ocasiones se repitió que esto tuviera un límite de tres años, información vigente solo en los años setenta y para otro tipo de faltas.

Restricciones a los abusadores de niños[editar]

Cuando el acusado reconoce en el comité judicial que cometió abuso sexual infantil, o se demuestra su culpabilidad por testimonio, los ancianos toman las medidas pertinentes dentro de la congregación. Si no está arrepentido, no se le permite seguir siendo miembro de la congregación, e incluso si está arrepentido -es decir, lamenta profundamente lo que hizo y está resuelto a no volver a hacerlo-, se procede según indican sus propias publicaciones:

Ahora bien, aunque los ancianos no puedan adoptar medidas dentro de la congregación, se espera que informen de la acusación a la sucursal de los testigos de Jehová de su país, si de este modo no atentan contra las leyes nacionales de derecho a la intimidad. Además de enviar un informe a la sucursal, los ancianos tal vez estén obligados por ley a dar a conocer a las autoridades las acusaciones, aunque no estén confirmadas o probadas. En tal caso se da asesoría legal a los ancianos para que puedan cumplir con la ley. Por otra parte, si la víctima ―o cualquier persona que tenga conocimiento de la acusación― desea presentar una denuncia ante las autoridades, tiene todo el derecho de hacerlo.

Comunicado oficial de prensa en Jehovah Witnesses Media[5]

La Atalaya del 1 de enero de 1997 dice:

For the protection of our children, a man known to have been a child molester does not qualify for a responsible position in the congregation. Moreover, he cannot be a pioneer or serve in any other special, full-time service. Para la protección de nuestros hijos, un hombre que haya abusado de menores no llena los requisitos para ocupar una posición de responsabilidad en la congregación. Además, no puede ser precursor [misionero de tiempo completo de los testigos de Jehová] ni participar en ningún otro aspecto del servicio especial de tiempo completo.
La Atalaya del 1 de enero de 1997[6]

En todos los casos de censura judicial se imponen restricciones.[7] El procedimiento de la Sociedad Wachtower cuando se acusa de abuso sexual infantil a cualquier testigo de Jehová, según una carta enviada a los cuerpos de ancianos el 10 de noviembre de 1995, es llamar al departamento de asuntos legales de la sucursal del país en cuestión:

Cuando un miembro de la congregación es acusado de molestar sexualmente a un niño, los ancianos deben comunicarse inmediatamente con nuestro Departamento de Asuntos Legales. Sea que la acusación ya haya sido informada a las autoridades o no, cuando se establece que un miembro es culpable de abuso sexual a menores, se deben dar pasos en armonía con las directrices que se ofrecieron en las cartas del 16 de junio de 1994 y 23 de marzo de 1992, ambas dirigidas a todos los cuerpos de ancianos [...] Por lo tanto, cuando un comité judicial estima que un miembro de la congregación que ha abusado deshonestamente de un menor esta arrepentido y, por esa razón, se decide dejarlo permanecer en la congregación cristiana, deberán dar los pasos que se requieran para seguir protegiendo a la víctima. Se debe ejercer el mismo cuidado cuando se ha restablecido a un pedófilo, que había sido expulsado pero que ahora ha limpiado su vida [...] ¿Que pueden hacer si quien abusó de un menor se mudó a otra congregación? Se debe enviar su tarjeta de «registro de publicador de la congregación» a la nueva congregación, junto con una carta de presentación. Si está bajo restricciones judiciales, el comité de servicio debe informar del problema de manera clara y discreta a los ancianos de la nueva congregación, bosquejando el consejo dado y las restricciones vigentes, señalando lo que han estado haciendo para ayudarlo.

«Cómo actuar en caso de pederastia», carta a los ancianos[8]

En la sucursal Betel de cada país, existe el denominado Departamento de Asuntos Legales. Cuando sucede algún caso que requiera asesoría jurídica como el de abusos a menores, los ancianos se ponen en contacto con ese departamento. Este departamento se ocupa de asesorar los casos y de guiar paso por paso a los ancianos que tratan este asunto.[9]

Pero es importante recordar que esta carta se refiere solo a las sanciones disciplinarias de tipo religioso dentro de la congregación, y de ningún modo implican un ecubrimiento de pederastas, pues, se debe entender a la luz de lo señalado en la citado «Comunicado oficial de prensa» de la Watchtower:

Además de enviar un informe a la sucursal, los ancianos tal vez estén obligados por ley a dar a conocer a las autoridades las acusaciones, aunque no estén confirmadas o probadas. En tal caso se da asesoría legal a los ancianos para que puedan cumplir con la ley. Por otra parte, si la víctima ―o cualquier persona que tenga conocimiento de la acusación― desea presentar una denuncia ante las autoridades, tiene todo el derecho de hacerlo.

Los archivos con nombres de presuntos abusadores en verdad suman tanto los nombres de quienes fueron acusados de practicar inmoralidad de mutuo concentimiento siendo menores de edad (que también es considerado por los testigos de Jehová como «casos de inmoralidad que involucran a menores», aunque solo se trate de actos sexuales de mutuo concentimiento entre adolescentes de la misma edad), como los nombres de quienes han sido hallados culpable por la justicia civil (aún si ya han cumplido su sentencia), así como los de aquellos cuya responsabilidad no pudo ser demostrada ni en esa instancia ni por un comité judicial de la congregación. Su propósito no es encubrir a tales personas, sino estar atentos a personas que traten de trasladarse a otras congregaciones y alertar ante la menor sospecha de tener esa inclinación.

Principales acusaciones[editar]

El comunicado de prensa de la Watchtower señala claramente que «los ancianos tal vez estén obligados por ley a dar a conocer a las autoridades las acusaciones, aunque no estén confirmadas o probadas» y además que «si la víctima ―o cualquier persona que tenga conocimiento de la acusación― desea presentar una denuncia ante las autoridades, tiene todo el derecho de hacerlo».

No obstante, los detractores de los testigos de Jehová intentan hacer creer que los delitos comprobados no irían a la justicia legal debido a las directrices internas de esta organización religiosa en una suerte de política oficial de encubrimiento institucional. De este modo, supuestamente los abusadores de menores permanecerían en sus congregaciones refugiados bajo el anonimato.[10]

De acuerdo con esto han surgido diferentes grupos cuyo propósito es «denunciar» ante la justicia todas la irregularidades y casos de abuso sexual a menores por parte de ancianos o miembros de esta organización religiosa. En una carta al New York Times, William Bowen, en nombre de algunos exmiembros de los testigos de Jehová, afirma que la política de esta organización religiosa es ocultar los abusos sexuales. Sin embargo, no se sabe que Silentlambs Inc. o el Sr. Bowen hayan hecho denuncias ante la justicia hasta ahora.[11]

Denuncias sobre cómo se manejan los casos de abuso sexual infantil dentro de las congregaciones[editar]

William Bowen fue testigo de Jehová en Draffenville (estado de Kentucky) hasta el 22 de julio de 2002. Tuvo una extensa participación activa dentro de la organización Watch Tower por 20 años. Fue precursor, sirvió en Betel (en la sede central de la Watchtower) ejerció como siervo ministerial, anciano, trabajo en diferentes posiciones administrativas y directivas y dio discursos en las asambleas tanto de circuito como de distrito. Afirma que fue expulsado (excomulgado) de la Organización, tan solo por criticar públicamente la supuesta forma en que la congregación maneja los casos de abusos sexuales contra niños, [12] Bowen afirma que la Organización protege a los pedófilos al no informar los abusos a la policía, influyendo en las víctimas para que no vayan a las autoridades y así no se discutan los asuntos con nadie de la congregación. La sociedad Watchtower ha negado ese hecho y reclama que sigue las leyes. Bowen envió una carta a la prensa relatando lo siguiente:

Les escribo referente a un problema que trasciende las creencias religiosas y expone una realidad que afecta a miles de niños todos los días. He servido como un ministro cristiano por más de veinte años. Sin embargo, ya no puedo continuar sirviendo a los miembros de mi congregación, siendo que no puedo estar de acuerdo con una política de una organización que me exige como anciano que estoy obligado ha aplicarla. Esta política, en mi opinión, le ha hecho daño a miles, y está dejando a muchos sin protección, y le proporciona refugio a los que son inequívocamente una partida de criminales.
Estoy refiriéndome a la política de la Watchtower de mantener la información sobre los pedófilos confidencial. Estos pedófilos están siendo protegidos por un «código de silencio» dónde incluso los miembros de la familia inmediata no pueden informarlos, y, en muchos casos, los pedófilos acusados permanecen en posiciones de responsabilidad dentro de la congregación mientras sus víctimas sufren en silencio o se enfrentan a sanciones. Yo creo que esta política no es ética, es inmoral y en muchos estados es ilegal.

William Bowen[13]

La fuente de información para sus acusaciones no es su experiencia personal, su afirmación de que hay toda una política de encubrimiento institucional se basa en informes indirectos de terceros. Afirma que hasta el año 2002 fue «contactado por tres fuentes diferentes quienes reclaman haberse conectado con personas dentro de las oficinas principales de la Sociedad Watchtower de Biblias y Tratados... Estas personas de adentro le proporcionaron a mis contactos un número de datos de computadora que se basan de 23 720 abusadores de niños en sus archivos»,[14] [15] en cambio T. J. Defendidos", un sitio web no oficial de los testigos de Jehová, dice que este número es mucho menor y no se referiría íntegramente a verdaderos abusadores de niños, ni a personas que o hubieran sido debidamente denunciadas ante las autoridades civiles.[16]

Bowen inició un grupo de apoyo en Internet, llamado Silent Lambs (‘corderos silenciosos’).[17] Una organización sin ánimo de lucro que ofrece consejería, ayuda legal y ayuda financiera para aquellos que han sido víctimas de abuso sexual y denuncian activamente la pederastia dentro de la organización de los testigos de Jehová. El 27 de diciembre de 2002, tuvo lugar una protesta encabezada por William Bowen junto con 125 presuntas víctimas de estos abusos, frente a la sede central de la Watch Tower en Brooklyn (Nueva York), donde reclamaban justicia para las víctimas de abusos por parte de los miembros de esta organización y que se cambiara la normativa para denunciar a los pederastas dentro de ella.

Bowen dice que más de 7000 personas abusadas se han contactado con él en 7 años y que sólo 300 de ellas lo habían denunciado a las autoridades. No se informa de los nombres de los agresores de las restantes 6700 víctimas. No se sabe que Silentlambs Inc. o el Sr. Bowen hayan hecho denuncias al público o ante la justicia hasta ahora.

En 2012, el abogado de la sociedad Watch Tower (testigos de Jehová) declaró ante tribunales en un memorándum que ninguna corte de los Estados Unidos ha hallado que su conducta o políticas sobre abuso sexual sea indebida o ilegítima.[18] El abogado también declaró que el sitio web Silentlambs es un vehículo para que Bowen «ventile sus quejas personales contra sus anteriores asociados religiosos», que los comentarios de Bowen carecen de erudición y son consistentemente acusatorios contra las creencias de los Testigos de Jehová.[19] [20]

Bárbara Anderson es otra de las personas que denuncia activamente la forma en la que se regulan los casos de abuso sexual a menores dentro de la Organización Watch Tower. Fue miembro de los testigos de Jehová, desde el año 1954 hasta el año 1997, y trabajó en la central mundial de los Testigos de Jehová, en Brooklyn (Nueva York) desde el año 1982 hasta el 1992.[21] Durante sus tres últimos años de estancia allí, afirma que trabajo en la investigación oficial del desarrollo histórico de este movimiento religioso, en el libro Los testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios, editado en 1993. También afirma que participó en la investigación y escribió artículos en la revista ¡Despertad!. Habría realizado un extenso trabajo de investigación sobre cuestiones relacionadas con el abuso sexual de niños en esta religión, participando en numerosos programas de televisión y radio, como una voz crítica sobre la supuesta mala política de los testigos de Jehová y los abusos sexuales a menores:

In the matter of complex situations related to child sexual abuse―the two-witness rule; the January 1, 1997 Watchtower' magazine’s new stated policy with its loophole; applicable advice in the elder textbook, Pay Attention To Yourselves And To All The Flock; [...] Elders are not magistrates. The March 14, 1997 letter to all bodies of elders; all other pertinent letters, and related Kingdom Ministry School instructions―are all problematic. These directives were supposedly written with the intention of protecting the congregation, yet ended up protecting the pedophile. I only hope it was not done intentionally for this purpose. ‘En materia de situaciones complejas relacionadas con el abuso sexual a menores, la regla de los dos testigos, citada el 1 de enero de 1997 en la revista Atalaya es una política con lagunas, al igual que las hay en su libro de asesoramiento sobre lo que hacer en casos judiciales de este tipo «Presten atención a sí mismos y a todo el rebaño». [...] Los ancianos no son magistrados. La carta enviada el 14 de marzo de 1997 a todos los cuerpos de ancianos, y las instrucciones de la Escuela del Ministerio del Reino, no solucionan los problemas. Estas directivas fueron supuestamente escritas con la intención de proteger a la congregación, sin embargo, terminó en la protección del pedófilo. Sólo espero que no se hiciera intencionadamente para este propósito’.
Bárbara Anderson[22]

En 2008, Bárbara Anderson[23] publicó Los testigos de Jehová en crisis: secretos de pedofilia en una religión estadounidense,[24] que contiene comentarios y unas 5000 páginas de doce registros de judiciales en cuatro estados de Estados Unidos. Estos documentos judiciales son el resultado de doce demandas a los testigos de Jehová desde el año 1999, aunque Anderson afirma que muchas más demandas se resolvieron fuera de los tribunales en los últimos decenios.</ref>

Base de datos sobre delincuentes sexuales en los testigos de Jehová[editar]

La sociedad Watch Tower exige a todas las congregaciones locales que envíen informes sobre las acusaciones de abuso infantil a la sede central y mantiene una base de datos sobre todos los casos de acusaciones de abusos a menores denunciados a las mismas, incluyendo denuncias sin fundamento, personas acusadas de abusos a menores antes de llegar a ser miembros de la congregación, y también familiares cercanos (que no son testigos de Jehová) con antecedentes. El representante de la sociedad Watch Tower, J. R. Brown, declaró en mayo de 2002:

We do not apologize for keeping such records here in the United States. Apart from being legally needed, they have been very helpful to us in our efforts to protect the flock from harm. Christian parents can rightly feel secure in the knowledge that such efforts are made to screen out possible child abusers from appointment to responsible positions within the congregation. ‘Nosotros no pedimos disculpas por los registros que mantenemos aquí en la sede de los Estados Unidos. Además de ser legalmente necesario, ha sido muy útil en nuestros esfuerzos de proteger al rebaño de cualquier mal. Los padres cristianos pueden sentirse seguros sabiendo que estos esfuerzos son como protección de que posibles abusadores sean nombrados para puestos de responsabilidad dentro de la congregación’.[25]

La sociedad Watch Tower, se ha negado reiteradamente a presentar esta base de datos a las autoridades, alegando confidencialidad sobre la base de privilegios eclesiásticos. La organización SilentLambs cifra en 23 720 los nombres de los testigos de Jehová que serían delincuentes sexuales en secreto,[26] pero un representante de la oficina de información pública de los testigos de Jehová dijo en una entrevista que ese dato es falso y que el número es «considerablemente menor, ya que en esa lista también se incluyen los nombres de aquellos que han sido acusados por denuncias sin fundamento y que también incluye los nombres de personas que fueron acusadas de abusos a menores antes de ser testigos de Jehová».[27]

El tribunal judicial del condado de Napa (estado de California) dictaminó que no se puede utilizar el «privilegio eclesiástico de confidencialidad» como una manera de proteger a los pedófilos de la aplicación de la ley. La sentencia declara además, que toda la información y documentos de los comités judiciales sobre casos de abusos a menores, deberán ser presentados a los tribunales si la información es pertinente para el caso.[28]

Los testigos de Jehová afirman que esas listas no consisten en nombres de pedófilos confirmados, sino que incluyen también nombres de personas sospechosas pero a las cuales ni el comité judicial de la congregación ni la investigación policíaca civil ha demostrado que sean culpables. También se incluyen los nombres de personas que ya cumplieron su condena civil, solo para estar alertas hacia sus inclinaciones. Y se incluye también casos de adolescentes de igual edad que por libre consentimiento exploraran su sexualidad o cometieran inmoralidad (situaciones clasificados por los testigos también como «casos de inmoralidad que involucran a menores»). Por todo esto sería grave presentar esos nombres irresponsablemente a la prensa pública. Pero si se han hecho públicos tales documentos en países donde la ley lo exige.

Demandas contra la sociedad Watch Tower[editar]

Por supuesto, eso no significa que no sucedan casos de pedofilia confirmados, ni que a título personal familias y amigos de un abusador hayan tratado de encubrir su falta, pero de eso no se sigue que exista una verdadera política de encubrimiento institucional oficial de tipo estructural.

En el caso de Tim W. en el condado de Tehama (estado de California), la segunda demanda dijo:

Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc. had actual knowledge that James Henderson was a sexual predator since at least 1964. Yet, for the better part of three decades, that appointed and re-appointed him to the positions of elder and ministerial servant. ‘La sociedad Watch Tower tenía conocimiento real de que James Henderson era un depredador sexual al menos desde 1964. Sin embargo, durante tres décadas, estuvo sirviendo como siervo ministerial y anciano’.[29]

Pero a pesar de que en los últimos años ha habido multitud de denuncias, e intentos de denuncias específicas contra la sociedad Watch Tower, hasta la fecha no ha habido ninguna decisión judicial en contra de la Watch Tower como entidad legal por negligencia en casos de abusos a menores.

En el año 2002, Erica Rodríguez, presentó una demanda en la Corte del Distrito de Estados Unidos en el condado de Spokane (estado de Washington). Manuel Beliz fue declarado culpable de abusar de ella y fue condenado a once años de prisión por su delito. Después, también se le expulsó de la congregación. En su demanda, Rodríguez solicitó daños y perjuicios a Beliz por su abuso, y también a la Sociedad Watch Tower pero la denuncia contra la sociedad fue desestimada.[30]

En 2003, Heidi Meyer afirmó que los motivos en relación con su abuso sexual fueron desestimados en su comité judicial y que se trata de un problema generalizado.[31] Sin embargo, su caso en contra de la sociedad Watch Tower también fue desestimado por el tribunal.[32] En mayo de 2002, el programa estadounidense Dateline dio la noticia en la televisión con un programa denominado «Testigos de la fiscalía». Este programa está disponible en Internet.[33]

En un comunicado de prensa del 21 de noviembre de 2007, la Oficina de Información Pública de los testigos de Jehová, declara:

In the United States, over 80,000 elders currently serve in over 12,300 congregations […] During the last 100 years, only eleven elders have been sued for child abuse in thirteen lawsuits filed in the United States; in seven of these lawsuits against the elders, accusations against the Watchtower Society itself were dismissed by the courts. ‘En los estados Unidos, en la actualidad, hay más de 80.000 ancianos en más de 12 300 congregaciones [...] Durante los últimos 100 años, solo 11 ancianos han sido demandados por abuso de menores en 13 demandas presentadas en los Estados Unidos; En siete de estos juicios contra los ancianos, las acusaciones en contra de la propia Sociedad Watch Tower fueron desestimadas por los tribunales’.[34]

En 2007, los abogados defensores de las víctimas convencieron al tribunal del condado de Napa (estado de California) de que el «privilegio eclesiástico de confidencialidad» no sustituye a la obligación legal de informar a las autoridades los casos de abuso sexual. A partir de entonces, se afirma en círculos de detractores de los testigos de Jehová que supuestamente los dirigentes de la sociedad Watch Tower optaron por pagar una cantidad no revelada (se cree que fueron millones) fuera del tribunal a 16 presuntas víctimas anónimas de abuso sexual dentro de las congregaciones. Pero tal afirmación nunca ha sido demostrada.[35] Según información de origen no especificado, la periodista Lisa Mayers afirmó en la cadena de noticias NBC News que un demandante fue indemnizado por la sociedad Watch Tower con más de 780 000 dólares.[36]

Casos reconocidos en los medios de comunicación[editar]

  • 17 de abril de 2009: Francis Gandhi, anciano de congregación en la ciudad de Kailahum (en Sierra Leona, África) es acusado de violación de una niña de 11 años.[37]
  • 19 de diciembre de 2006: Marcel Simonin (66), «anciano» testigo de Jehová, fue declarado culpable de agresión sexual y destituido como anciano, aunque no se sabe si fue expulsado.[38]
  • 12 de noviembre de 2006: Enrique Bahena Robles, también anciano, es detenido por el delito de violación de un niño. Los artículos no indican si continúa siendo testigo de Jehová o si ha sido expulsado.[39]
  • 19 de julio de 2006: Zuri McGhee, testigo de Jehová, es acusado de múltiples cargos de abuso sexual a un niño.[40]
  • 26 de junio de 2006: Jesús Cano es despedido de Betel y expulsado por tratar de atraer a niños.[41]
  • 17 de noviembre de 2005: Oscar Omar Osorto, testigo de Jehová y anciano de congregación, fue expulsado y condenado a 25 años por cargos de violación de menores.[42]
  • Junio de 2012: Jonathan Kendrick (41) abusó sexualmente de Candace Conti (9) durante dos años desde 1995. Conti fue indemnizada con 28 millones de dólares. Se trata de la mayor indemnización pagada a una sola víctima de abusos sexuales religiosos en Estados Unidos. La demanda logró demostrar que Watchtower Bible and Tract Society instauró una política en 1989 bajo la cual los abusos sexuales se debían ocultar.[43]

Referencias[editar]

  1. «Prensa», comunicados oficiales de prensa en el sitio web Jehovah Witnesses Media.
    Sección de preguntas y respuestas en español en el sitio web Jehovah Witnesses Media.
  2. «Cómo actuar en caso de pederastia», carta a los ancianos (en español) publicada el 10 de noviembre de 1995 por los Testigos Cristianos de Jehová (Madrid).
    Otras cartas a los ancianos pueden verse aquí.
  3. Sitio autorizado de la Oficina de Información Pública de los Testigos de Jehová Jw-Media.org (Comunicado oficial de la Oficina de Información Pública de los testigos de Jehová, «Los testigos de Jehová y la protección de menores»)
  4. «Aborrezcamos lo que es inicuo», artículo en la revista La Atalaya (pág. 29), 1/1, 1997.
  5. [http://www.jw-media.org/aboutjw/translations/article23_s.htm Comunicado oficial de prensa en Jehovah Witnesses Media (Jw-Media.org).
  6. «Aborrezcamos lo que es inicuo», artículo en la revista La Atalaya del 1 de enero de 1997. La cita continúa:

    Tal persona no reúne los requisitos bíblicos para ello (1 Timoteo 3:2, 7-10). Adoptamos tales medidas porque deseamos cumplir las normas bíblicas y proteger a nuestros hijos. En nuestra organización, todos han de satisfacer los mismos requisitos, a saber, pureza física, mental, moral y espiritual (2 Corintios 7:1; Efesios 4:17-19; 1 Tesalonicenses 2:4).

  7. Libro judicial de los ancianos (unidad 5c, tema: «Asuntos relacionados con un comité judicial»).
  8. «Cómo actuar en caso de pederastia», carta a los ancianos (en español) publicada el 10 de noviembre de 1995 por los Testigos Cristianos de Jehová (Madrid).
  9. «Consignas y directrices jurídicas» (carta de la Watchtower del 16 de junio de 1994)
  10. «Los testigos de Jehová ocultan a sus pederastas», artículo en el sitio web católico Defiende Tu Fe, que cita a William Bowen.
  11. Goodstein, Laurie: «Ousted members contend Jehovah's witnesses' abuse policy hides offenses» (‘miembros expulsados contienden que la política de los testigos de Jehová encubre los abusos’), artículo en inglés en el diario The New York Times del 11 de agosto de 2002.
  12. Freeminds, la historia de William Bowen
  13. La carta completa en William Bowen y SilentLambs, carta a la prensa
  14. William Bowen, SilentLambs.org (listado de 23 720 abusadores en la Sede Principal de los Testigos de Jehová en Nueva York]
  15. «Secret database protects paedophiles», entrevista a William Bowen en inglés en el sitio web BBC News.
  16. «¿Cómo actúan los testigos de Jehová ante el abuso a menores?», artículo en español en el sitio web TJDefendidos publicado en el blog TJ Útil.
  17. Silent Lambs en español, sitio web oficial del grupo de William Bowen.
  18. Alameda district court document.
  19. Protesta de SilentLambs y William Bowen en la sede de la Watchtower en Brooklyn, artículo en el siti oweb FACTnet.
  20. William Bowen sabe de 7000 agresores y solo 300 denuncias, artículo en el sitio web Zoom Info.
  21. La historia de Bárbara Anderson Los descubrimientos de Bárbara Anderson
  22. Anderson, Bárbara «Secretos de pedofilia en una religión estadounidense: los testigos de Jehová en crisis», artículo en inglés en el sitio web Watchtower Documents.com, 2007.
  23. «Los descubrimientos de Bárbara Anderson», biografía en inglés de Bárbara Anderson en el sitio web FreeMinds.org.
  24. «[/docs/jw-secrets.html Los testigos de Jehová en crisis - Secretos de pedofilia en una religión estadounidense, por Bárbara Anderson]».
  25. Fax de JR Brown, oficina de información pública, a Betsan Powys con fecha 9 mayo de 2002
  26. Transcripción de la entrevista a Betsan Powys en el documental Panorama en la BBC; publicado en el sitio web Silent Lambs.
  27. Entrevista al representante de los testigos de Jehová ¿Qué ocurre con la base de datos secreta que contiene los nombres de los que han sido acusados de abusos contra menores? (en inglés)
  28. Decisión judicial del tribunal del condado de Napa, artículo en inglés en el sitio web Silent Lambs.
  29. Los descubrimientos de Bárbara Anderson, artículo acerca del libro Los testigos de Jehová en crisis, que contiene cerca de 5000 páginas con las transcripciones de las declaraciones y sentencias de 12 juicios contra la Watchtower en 2007.
  30. Información sobre el caso Rodríguez, artículo en inglés en el sitio web Third Witness.
  31. Cosgrove-Mather, Bootie (2003): «Another church sex scandal» (‘otro escándalo sexual religioso’), artículo en inglés en el sitio web CBS News, del 29 de abril de 2003.
  32. Información sobre el caso Meyer, artículo en inglés en el sitio web Third Witness.
  33. «Testigos de la fiscalía», video del programa estadounidense Dateline publicado en el sitio web Silent Lambs.
  34. «Declaración sobre la solución de casos de abusos a menores», artículo en inglés en el sitio web de la Oficina de Información Pública de Watch Tower.
  35. «Nuevas pruebas en las denuncias de los testigos de Jehová», artículo en inglés en el programa Nightly News with Brian Williams, en el sitio web NBC.
  36. Video de la noticia en NBC News publicado en el sitio web YouTube.com.
  37. Fayia, Fayia Amara (2009): «Pastor rapes eleven year old girl in Kailahun» (‘un pastor religioso viola a una niña de 11 años en Kailahum’), artículo en inglés en el periódico Standard Times Press del 17 de abril de 2009.
  38. «Marcel Simonin, 66, was found guilty of sexual aggression» (Marcel Simonin [66 fue declarado culpable de agresión sexual’), artículo en inglés en el periódico Montérégie, del 6 de enero de 2007.
  39. «Detienen a un pastor testigo de Jehová por violación», artículo en español en el diario La Jornada.
    «Cae pastor por violación», artículo en el sitio web Novedades.
  40. «Adolescente testifica que el abusador trató de ganar su confianza para abusar de él», artículo en el diario Denver Post.
  41. «Policiales: ministro del condado de Orange es detenido por atraer a niños», artículo en inglés en el sitio web Wcbstv.
  42. «Anciano condenado a 25 años por violación de menores», artículo en el sitio web The New & Observer.
  43. «Los testigos de Jehová pagarán a una niña la mayor indemnización por abusos: 28 millones de dólares», artículo en español en el diario El Mundo (Madrid) del 19 de junio de 2012.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]