Los doce patriarcas hebreos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los Testamentos de los Doce Patriarcas hijos de Jacob o simplemente Testamento de los Patriarcas es un libro apócrifo bíblico seudoepigráfico, intertestamentario, que refiere discursos y recomendaciones atribuidas a los doce hijos de Jacob, antes de morir.

Los doce patriarcas hebreos[editar]

En los albores del pueblo judío, la organización de una familia (no olvidemos que el pueblo judío surgió de una familia) tenía en la cúspide al patriarca de familia, quien era líder y señor de todo el patrimonio, además era quien tomaba las decisiones más importantes.

El primer patriarca hebreo fue Abraham, quien por mandato de Dios salió de su parentela para la tierra que Dios le mostraría, y como promesa, haría de él una gran nación, cuya esposa fue Sara y de la cual nació Isaac, el segundo patriarca, a su vez, Isaac tuvo dos hijos, Jacob y Esaú. Jacob fue el elegido de Dios para cumplir la promesa que le había hecho a Abraham, quien quitando la progenitura a su hermano, huyó a la tierra de su madre Rebeca, donde conoció a las que serían sus dos esposas, Lea, y Raquel, hijas de su tío Labán, quien además dio con sus hijas a sus siervas Zilpa y Bilha, como criadas de Lea y Raquel, respectivamente.

Jacob (quien, al luchar con Dios, este le puso de nombre Israel, que significa "Él lucha con Dios") tuvo con su mujer Lea a los siguientes hijos: el primero fue Rubén, que significa "Ved, un hijo", el segundo fue Simeón (heb. shama, esto es oír). El tercer hijo fue Leví (heb. lawah, que significa "unión"). El cuarto hijo de lia fue Judá (heb. hodah, "alabar"), y dejó de dar a luz.

Viendo Raquel que no daba hijos a Jacob, tuvo envidia de su hermana, y decía a Israel: Dame hijos, o si no, me muero. Por lo que dio a su sierva Bilha a Jacob por mujer, y quien concibió a: Dan ("El (Dios), juzgó), Neftalí (heb. niftal, "contendido").

Viendo Lia que había dejado de dar a luz, tomó a Zilpa, su sierva y la dio a Israel por mujer, de la cual nacieron: Gad ("fortuna"), Aser ("feliz").

De nuevo, Lia volvió a dar hijos a Jacob, quien durmió con ella porque le dio a su hermana Raquel unas mandrágoras, que había tomado su hijo Rubén. Así, pues, dio a luz Lia a Isacar, (heb. sakar, "recompensa"), a Zabulón (heb. zabal, "morar"). Después dio a luz una hija y le puso por nombre Dina.

Finalmente, como dicen las Escrituras, Dios se acordó de Raquel, y dio a luz d os hijos: a José (esto es, "Él añade") y a Benoni ("hijo de mi tristeza, pues al nacer, murió Raquel), a quien Jacob cambió el nombre a Benjamín ("Hijo de mi mano derecha).