Los Seis de Septiembre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Con el título dado por un editor del periódico Salt Lake Tribune, se conoce como Los Seis de Septiembre (September Six) a un grupo de seis intelectuales, entre los que se encontraban escritores, historiadores y feministas, que contradijeron los principios de su religión y fueron disciplinados (excomulgados o suspendidos de sus derechos de miembro) por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en septiembre de 1993. Este asunto fue cubierto por la prensa de los estados del Oeste Central de los Estados Unidos de América, sin embargo, pasó casi desapercibido para el resto de los miembros, especialmente para los residentes en el exterior de los Estados Unidos.

Antecedentes[editar]

Aunque los comités disciplinarios se realizaron en 1993, las autoridades mormonas ya habían dado cuenta de su malestar con algunos historiadores de la Iglesia. En 1976 Ezra Taft Benson, en aquel entonces apóstol de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y quien más tarde llegaría a ser su presidente, dirigió a los maestros de religión el discurso El Maestro del Evangelio y Su mensaje[1] en el que hacía el siguiente apunte:

Este énfasis humanístico en la historia no esta sólo limitado a la historia secular; han habido y continúan habiendo intentos de traer esta filosofía dentro de nuestra propia Iglesia. De nuevo se hace énfasis en menospreciar la revelación y la intervención de Dios en momentos significativos y humanizar excesivamente los profetas de Dios para que sus debilidades humanas lleguen a ser más evidentes que sus cualidades espirituales

Pero fue en 1981 que Boyd K. Packer, también apóstol en aquel momento de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, dirigió un discurso a los maestros de religión cuyo objetivo sería enfatizar exclusivamente en esta área. El discurso se titulaba: El Manto es Mucho, Mucho Más Grande que el Intelecto.[2]


El Discurso de Boyd K. Packer[editar]

El discurso de Boyd K. Packer marcó un antes y un después en la forma en que la Iglesia vigilaba a los maestros, pero especialmente a sus intelectuales. El mensaje destacaba cuatro advertencias y tres amonestaciones.

Advertencias[editar]

  • Primera Advertencia: No existe tal cosa como una historia exacta y objetiva de la Iglesia si no se consideran los poderes espirituales que asisten a esta obra.
  • Segunda Advertencia: Existe la tentación de que el escritor o el maestro de historia de la Iglesia quiera decirlo todo, sin importar que sea digno de mencionarse o no, o que promueva la fe o no.

En la Iglesia no somos neutrales, estamos de un solo lado. Se está desatando una guerra y nosotros estamos involucrados en ella. Es la guerra entre el bien y el mal y somos los combatientes en la defensa del bien. Estamos, por tanto, obligados a dar preferencia y proteger a todo lo que represente el Evangelio de Jesucristo, y hemos hecho convenios de así hacerlo.

Esta sección es especialmente polémica puesto que da a entender que no se deben contar todos los hechos. Todavía es uno de los puntos más criticados del discurso.

  • Tercera Advertencia: Un escritor o maestro, en su esfuerzo por ser objetivo, imparcial y académico, puede sin darse cuenta estar concediendo la misma cantidad de tiempo al adversario.
  • Cuarta Advertencia: La última advertencia se relaciona con la idea de que mientras algo ya esté impreso, mientras esté disponible por otros medios, no hay nada de malo en utilizarlo para escribir, hablar o enseñar.

Junto con la segunda, esta advertencia es una de las más polémicas. De ella se desprende la idea de que no todo lo publicado anteriormente por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días debe ser citado o republicado. Los intelectuales entendieron que se trataba de ocultar aquellos hechos más oscuros de libros como History of the Church o Journal of discourses.

Es de notar que en todas las advertencias dadas por Boyd K. Packer (desarrolladas en el discurso) junto a la palabra maestro, siempre se halla la de escritor.

Amonestaciones[editar]

Aunque las amonestaciones no forman parte de ningún subtitulo en el discurso, Packer realiza tres amenazas claramente dirigidas a los intelectuales.

  • Primera amenaza: El escritor o el maestro que tiene una lealtad exagerada a la teoría de que todo se debe decir, está poniendo los cimientos de su propio juicio. No debería quejarse si algún día él recibe lo que ha dado.
  • Segunda amenaza: El que escoge seguir los principios de su profesión, sin importarle cuánto dañen a la Iglesia o destruyan la fe de aquellos que no están listos para una “historia avanzada”, está en un gran peligro espiritual. Si esa persona es miembro de la Iglesia, ha quebrantado sus convenios y será responsable de sus actos. Después que termine todos los días de su vida mortal, no se hallará en donde se podría haber hallado.
  • Tecera amenaza: Quisiera decir con toda seriedad que la paciencia del Señor tiene un límite en cuanto a aquellos que están bajo el convenio de bendecir y proteger Su Iglesia y reino sobre la tierra pero no lo hacen.

El tono del discurso veladamente amenazador, fuen respondido poco tiempo después por Michael Quinn ante la Asociación de Estudiantes de Historia en la Brigham Young University: On Being a Mormón Historian.[3] Michael Quinn sería uno de los seis excomulgados el seis septiembre de 1993.

Disciplina[editar]

Aunque se supone que los tribunales de la Iglesia Mormona funcionan a nivel local, parecía a un grupo de escritores que algunos de los veredictos fueron anunciados después de recibir instrucciones de la oficina central de la Iglesia. Esto sería de acuerdo con las instrucciones en Doctrina y Convenios 102 y 107 a los líderes de la Iglesia. Esto ha llevado a algunos escritores a creer que en realidad estas excomuniones y suspensiones no fueron actos independientes, sino un acto uniforme y deliberado para purgar de la membrecía de la Iglesia algunos de sus críticos de acuerdo con Doctrina y Convenios 134:10. Estas actividades, dirigidas desde la oficina central, también ha llevado a la prensa sensacionalista a especular sobre un comité de la Iglesia Mormona: El Comité para Fortalecer los Miembros de la Iglesia.

En agosto de 1992 Lavina Fielding Ánderson presentó un ensayo en el simposio Sunstone detallando todos los "actos de agresión" que ella pensaba que la Iglesia Mormona estaba realizando en ese entonces contra los opositores del mormonismo.

Finalmente la Iglesia Mormona nunca aceptó, y siempre rechazó estas difamaciones por carecer de pruebas y por ser fantasías divulgadas por enemigos de la Iglesia.

Se suponía que el Comité para Fortalecer los Miembros de la Iglesia investigaba secretamente las declaraciones y los escritos de los miembros de la Iglesia Mormona, subrayando las declaraciones sospechosas y enviando copias a los presidentes de estaca locales, pero esto no fue establecido.

Scott G. Kenney, un escritor e historiador del Mormonismo, fue uno de varios mormones que quitaron el nombre de los registros de la Iglesia para protestar "el clima de vigilantismo y de abuso espiritual fomentado por el Comité para Fortalecer los Miembros de la Iglesia."

Aunque no hay registros se ha difundido un aparente reportaje: el 13 de marzo de 1997 el periódico The San Francisco Chronicle publicó una supuesta entrevista al Presidente Gordon B. Hinckley. Cuando el periodista le mencionó sobre la especulación de los "Seis de Septiembre," el Pte. Hinckley le respondió lo siguiente:

"Recuerdo que hubo algunas excomuniones, y en el estado de Utah, tuvimos más de 5.000 bautismos de conversos; eso pone todo en perspectiva. Pero la importancia de las excumuniones ha sido muy exagerada, y eso atrae a los medios de prensa."

Sin embargo existen evidencia de que Dallin. H Oaks, también apóstol de la Iglesia, confesó en conversación privada a Steve Benson que Boyd K. Packer había estado involucrado en las excomuniones, especialmente en la de Paul Toscano e incluso consideraba inapropiado pues de esta manera [Packer] había violado los procedimientos.[4]

Nómina de personas excomulgadas o suspendidas[editar]

Los "Seis de Septiembre" son:

  • Lynne Kanavel Whitesides: Feminista mormona que osó hablar acerca de la Madre Celestial (suspendida el 14 de septiembre).
  • Avraham Gileadi: Estudioso del Antiguo Testamento. Su libro The Last Days: Types and Shadows from the Bible and Book of Mormon [Los Últimos Días: Tipos y sombras de la Biblia y el Libro de Mormón] incluye declaraciones que, según algunos, contradicen enseñanzas de Bruce R. McConkie y LeGrand Richards. (Aparentemente Gileadi enseñó que un descendiente literal del rey David surgiría independientemente de la Iglesia Mormona y fundaría el Reino de Cristo en Jerusalén.) Excomulgado el 15 de septiembre. Más tarde se volvió a bautizar y continúa vendiendo libros en Deseret Book, la casa editorial de la Iglesia Mormona.
  • Paul Toscano: Abogado y autor de Strangers in Paradox: Explorations in Mormón Theology [Extraños en paradoja: Exploraciones de Teología Mormona] (1990). Este libro propone que es un error imaginar a Dios como una figura solamente masculina. Fue excomulgado el 19 de septiembre.
  • Maxine Hanks: Escritora feminista, editora del libro Women and Authority: Re-emerging Mormón Feminism [Mujeres y autoridad: El resurgimiento del feminismo mormón] (1992). Fue excomulgada el 19 de septiembre.
  • Lavina Fielding Ánderson: Editora asociada de la revista The Ensign (el equivalente en inglés a la Liahona), escritora, feminista, e investigadora de la manera en que la Iglesia amordaza, silencia y excomulga a los intelectuales. Fue excomulgada el 23 de septiembre de 1993, pero continúa asistiendo a la Iglesia junto con su marido.
  • D. Michael Quinn: Historiador destacado, autor de libros sobre el mormonismo. Michael Quinn enseñó por años en la Universidad de Brigham, y escribió a menudo sobre temas del pasado mormón que incomodan a la jerarquía de la iglesia: Los ritos mágicos que realizaba José Smith, la poligamia mormona practicada tras el Manifiesto de 1889, y la dinámica entre personas del mismo sexo en el mormonismo. Fue excomulgado el 26 de septiembre, aparentemente acusado de escribir sobre la práctica continuada de la poligamia después del Manifiesto.

No hay más antecedentes sobre cualquiera de estas personas ni de sus actividades entre 2006 y 2007 en el estado de Utah, ya que fue y es un punto de historia privada y no de historia pública.

Referencias[editar]

  1. "The gospel teacher and his message"[1]
  2. "The mantle is far, far greater than the intellect"[2]
  3. "On Being a Mormón Historian"[3]
  4. "Veánse comentarios de Oaks y conversación teléfonica grabada entre Oaks y el periodista Brinkley Rogers"[4]

Bibliografía[editar]

  • Anderson, Lavina Fielding. "The LDS intellectual community and church leadership: A contemporary chronology." Dialogue: A Journal of Mormon Thought, 26(1) [Spring 1993], 7-64.
  • Anderson, Lavina Fielding. "Freedom of Conscience: A Personal Statement." Dialogue: A Journal of Mormon Thought, 26(4) [Winter 1993], 196-202.
  • Anderson, Lavina Fielding. "The Church and Its Scholars: Ten Years After." Sunstone, 128 (July 2003), 13-19.
  • Stack, Peggy Fletcher. "Exiles in Zion" (Subscription required). Salt Lake Tribune, 16 August 2003.
  • Whitesides, Lynne Kanavel, Toscano, Paul James, Hanks, Maxine, Quinn, D. Michael, and Anderson, Lavina Fielding. "Spiritual Paths after September 1993," Sunstone, December 2003, 13-31.
  • Waterman, Bryan and Kagel, Brian. The Lord's University: Freedom and Authority at BYU. Salt Lake City: Signature Books, 1998, pp. 258-301.
  • "Six intellectuals disciplined for apostasy." Sunstone, November 1993, 65-73.