Los Pepes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los Pepes (acrónimo de "'Perseguidos por Pablo Escobar"), fue un grupo paramilitar conformado y financiado por narcotraficantes (ex amigos y ex socios de Pablo Escobar del mismo Cartel de Medellín), que, argumentando ser perseguidos por Pablo Escobar, optaron para enero de 1993 conformar dicha organización criminal con el único fin de matarlo.[1] Contó además con alianzas estratégicas, pues también tuvo importante financiación de narcotraficantes del Cartel de Cali, quienes eran enemigos históricos de Pablo, así como de diferentes personas de la élite antioqueña que iban en busca de venganza personal, y de varios miembros del Bloque de Búsqueda, del gobierno nacional, de sus organismos de inteligencia (DAS) y de las autoridades norteamericanas (DEA), todos unidos con el único propósito de perseguir y aniquilar al Capo. Sus dos líderes eran Don Berna y Fidel Castaño, ambos ex colaboradores de Pablo.[2]

Surgimiento[editar]

Después de años de violencia y del periodo conocido como narcoterrorismo, se presentaron divergencias al interior del Cartel de Medellín, lo que generó alianzas de toda clase de enemigos de Pablo Escobar. Cuando Pablo Escobar se encontraba detenido en la cárcel de La Catedral, se dio la muerte de los hermanos Moncada Galeano, por orden del mismo Escobar, este fue presuntamente el causal de la enemistad con muchos de sus antiguos socios. Sin embargo, según testimonio de alias "Popeye" manifestado ante los medios, hizo saber que una de las razones fundamentales para la división entre Pablo y los hermanos Castaño, (futuros líderes de los PEPES), habría sido una reunión privada efectuada en enero de 1990 en la que Pablo Escobar citó al entonces candidato presidencial de izquierda Bernardo Jaramillo Ossa, para advertirle sobre el riesgo que corría de perder la vida por parte de los mencionados hermanos Castaño a través del (DAS). Los hermanos Castaño a su vez, se habrían enterado de esto, y estando ellos identificados con de la extrema derecha, tomaron aquella reunión como un acto de traición por parte de Pablo, razón de ruptura entre ellos y su líder Pablo Escobar.

Otros aducen intereses económicos dentro del mismo Cartel de Medellín y que surgieron a partir de una guerra entre las mafias de la cocaína por intereses del negocio. También se habla de diferentes actitudes hacia los Estados Unidos y hacia el estado colombiano que habría generado las discrepancias.[3]

Altos oficiales del Bloque de búsqueda cooperaban con ellos y trabajaban estrechamente en conjunto con Los Pepes.[4] [5]

El 22 de junio de 1992, Pablo Escobar y un número importante de lugartenientes se fugaron desde la cárcel de la Catedral en Envigado. De inmediato se trasladan fuerzas especiales de Estados Unidos que incluían la DEA, la CIA, la fuerza Delta, entre otros, quienes conjuntamente con la policía colombiana y el Bloque de búsqueda iniciaron una feroz cacería de Pablo Escobar. Al tiempo se conformó un grupo ilegal, que se autodenominó "Los Pepes" quienes de manera explicita atacaron al cartel de Medellín y más directamente a amigos, familiares y socios de Pablo Escobar, haciendo de facto una alianza para eliminar al narcotraficante colombiano.

Aunque inicialmente "Los Pepes" fueron un grupo anónimo cuyos comunicados miembros y métodos permanecían ocultos y continuaron así a lo largo de varios años se ha podido establecer que los jefes militares eran los hermanos Fidel y Carlos Castaño Gil y también Diego Fernando Murillo alias "Don Berna" apoyados desde la rama financiera por los cabecillas del Cartel de Cali. En el libro "Mi confesión" de Mauricio Aranguren Molina, Carlos Castaño cuenta pormenores de su versión sobre la creación de Los Pepes, en la que él mismo habría sido inclusive el ideador del nombre de la organización. La que según él, colaboraba con el Bloque de búsqueda ya que él tenía ("y siempre tuvo", según sus propias palabras) varios amigos dentro de las Fuerzas Armadas.

Operaciones[editar]

"Los Pepes" actuaron con las mismas tácticas intimidatorias que usaba el Cartel de Medellín. Las acciones fueron numerosas, pero cabe destacar la destrucción de dos haciendas que pertenecían a Hermilda Gaviria (madre de Escobar), la muerte del abogado Guido Parra el 31 de enero de 1993, el asesinato selectivo de escoltas y contadores. Se caracterizaron por el uso continuo de explosivos en sus acciones a su vez profundizando el baño de sangre que vivía la nación.[6]

La amenaza permanente sobre la esposa e hijos de Pablo Escobar tendría un efecto desestabilizador sobre el jefe del Cartel. La muerte de Pablo Escobar, el 2 de diciembre de 1993, marcó el fin de la alianza y de "Los Pepes". Algunos de sus miembros se consolidarían como líderes de las autodefensas, que se agruparían años después bajo el nombre de AUC (Autodefensas Unidas de Colombia). Jorge Avendaño, alias "El Cocodrilo", fue asesinado en Costa Rica en 2002 por este mismo grupo luego de haber finiquitado sus asuntos con este cártel en 1999.

Referencias[editar]

  1. «Pacto con el diablo». Semana. febrero de 2008. http://www.semana.com/wf_InfoArticulo.aspx?IdArt=109450. Consultado el 21 de marzo de 2008. 
  2. Los Pepes: desde Pablo Escobar hasta Don Berna, Macaco y Don Mario, Santiago La Rotta, Natalia Morales, editorial Planeta, 2009
  3. Colombia feroz: del asesinato de Gaitán a la presidencia de Uribe, José Manuel Martín Medem, editorial Catarata, 2009, ISBN 978-84-8319-432-4, página 94
  4. El negocio de la guerra, Dario Azzellini, editorial Txalaparta, ISBN 84-8136-314-6, página 58
  5. Killing Pablo, Mark Bowden, Atlantic Monthly Press, ISBN 978-1-84354-651-1
  6. Los Pepes eran hijos de la avaricia de Escobar

Enlaces externos[editar]