Los niños del Brasil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Los Niños del Brasil»)
Saltar a: navegación, búsqueda
The Boys from Brazil
Título Los niños del Brasil (Argentina, España, México y Perú)
Ficha técnica
Dirección
Producción Martin Richards
Stanley O'Toole
Diseño de producción Gil Parrondo
Guion Heywood Gould
Basado en la novela homónima escrita por Ira Levin
Música Jerry Goldsmith
Fotografía Henri Decaë
Montaje Robert Swink
Protagonistas Gregory Peck
Laurence Olivier
James Mason
Lilli Palmer
Uta Hagen
Steve Guttenberg
Denholm Elliott
Günter Meisner
Bruno Ganz
Rosemary Harris
John Rubinstein
Anne Meara
Prunella Scales
Michael Gough
John Dehner
Jeremy Black
Wolf Kahler
Walter Gotell
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Reino Unido
Estados Unidos
Año 1978
Género Drama
Ciencia ficción
Suspenso
Duración 125 minutos
Idioma(s) Inglés
Compañías
Productora Incorporated Television Company (ITC)
Lew Grade
Producers Circle
Distribución Twentieth Century Fox Film Corporation
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Los niños del Brasil (The Boys from Brazil) es una película britanoestadounidense de 1978 basada en la novela homónima de 1976 escrita por Ira Levin.

La película fue dirigida por Franklin J. Schaffner, con Gregory Peck y Laurence Olivier como actores principales, y fue rodada en Viena (Austria), Inglaterra, Portugal, Lancaster (EE. UU.) y Paraguay.

Argumento[editar]

Barry Kohler (Steve Guttenberg) sigue las pistas sobre un grupo de refugiados nazi en Paraguay, al sospechar que realizarán una reunión contacta a Ezra Lieberman (Laurence Olivier), un anciano cazador de nazis para pedirle consejos, mas él cree que solo sigue una pista inútil y le aconseja desistir. Barry asiste a la reunión y con la ayuda de un niño infiltra un micrófono para escuchar la plática, descubre que en la reunión hay un grupo de famosos criminales de guerra nazi, algunas personas con ideales neonazi y que la reunión es presidida por Josef Mengele (Gregory Peck), quien les comenta sobre un plan para establecer un cuarto Reich, para el cual necesita asesinar a 94 personas de varios paises del mundo, teniendo todos en común el ser padres de familia de 65 años y con un trabajo burocrático. Un guardia descubre que alguien está espiando la conversación, por lo que todos los presentes buscan el micrófono oculto. Al encontrarlo reunen al personal de la casa y descubren al niño que lo había colocado. Con la ayuda del niño siguen a Barry hasta su hogar, quien había salido corriendo y apenas llegar llamó Lieberman para comunicarle su descubrimiento, mientras empieza a reproducirle la grabación de la plática, Mengele y su grupo llegan a su departamento, lo asesinan y se llevan la cinta.

Lieberman cree que Barry ha descubierto algo importante, pero su única pista es que planean la muerte de 94 adultos de 65 años en un plazo de dos años y medio y algunas fotografias de los sospechosos que Barry le había enviado con anterioridad. Lieberman usa sus contactos con un diario para que le entregen noticias de sus sedes varias partes del mundo sobre la muerte de personas de 65 años, con la esperanza de descubrir el plan. Él empieza por visitar ciudades cercanas a su residencia en Viena para entrevistarse con las viudas de los hombres fallecidos, mientras tanto el ayudante de Mengele, Eduard Seibert (James Mason) se preocupa por el seguimiento de Lieberman sobre las muertes y propone posponer el plan, a lo que Mengele se reusa y decide continuar a pesar de los riesgos, los cuales desestima por la ya débil reputación de Lieberman.

A su regreso a Viena, Lieberman es interceptado por David Bennett (John Rubinstein), un jóven con el que Barry tenía contacto y que tiene interés en ayudar a Lieberman, y tras insistirle él está de acuerdo en que le ayude. Lieberman asiste a mas reuniones con las viudas y descubre que los hijos de los hombres asesinados son prácticamente idénticos entre sí: Piel blanca, cabello lacio negro y ojos de color azul. Tras una de sus visitas una de las viudas le comenta que su hijo es en realidad adoptado y que lo recibió de manos de Frieda Maloney (Uta Hagen), una criminal de guerra nazi a quién Lieberman había desenmascarado. Él decide ir a la prisión donde Freida está recluida para entrevistarse con ella, descubriendo que ella había trabajado en una agencia de adopción como un favor para un grupo de nazis que la habían ayudado a escapar. En su trabajo ella debía dar niños a parejas que por su avanzada edad no podían adoptar de forma legal, teniendo que cumplir ciertos requisitos como que el padre debía haber nacido cerca de 1910 y ser un burócrata, y la madre haber nacido cerca de 1933. Todos los niños le eran traidos a ella desde Brasil. A partir de lo que le comenta a Lieberman, él descubre que dos de los padres fallecidos habían adoptado niños con Frieda con cuatro semanas de diferencia, que es el mismo tiempo que separaba sus muertes, y descubre que un tercer hombre involucrado, Henry Wheelock (John Dehner), va a ser asesinado pronto.

Mengele asiste a una fiesta de un grupo nazi paraguayo, donde encuentra a uno de sus colaboradores celebrando en lugar de estar en Europa realizando las ejecuciones que le había ordenado, ante lo cual reacciona con ira y lo ataca, acusándolo de traidor. Tras el alboroto que causa, Seibert se reune con él en privado y le dice que todos los involucrados se les ha ordenado regresar, porque Lieberman se ha entrevistado con Freida y ya está enterado sobre las adopciones que le encomendaron realizar. Mengele enfurece y decide continuar con la operación por su cuenta a pesar de los riesgos.

Lieberman asiste al instituto de biología de Viena para saber como es posible que todos los niños sean idénticos, tanto en su aspecto como en su personalidad. Un biólogo le comenta sobre un proceso en el cual se puede clonar a un conejo a partir de unos óvulos y una muestra del ADN del sujeto a clonar, pero le explica que el ser idénticos físicamente no hará que sean iguales emocionalmente, y que para ello es necesario que vivan las mismas experiencias. Lieberman reflexiona sobre ello y descubre que la persona que Mengele busca clonar, y que vivió las mismas situaciones que él está haciendo pasar a los niños, es Adolf Hitler.

Seibert quema la casa de Mengele con la ayuda de los otros involucrados en el plan para que no se descubra su participación, ahí Seibert nota que Mengele se ha ido y que tiene por objetivo matar a Lieberman y continuar con los asesinatos que tenía planeados. Mengele se presenta en la casa de Henry Wheelock haciéndose pasar por Lieberman y asesinándolo. Poco después llega Lieberman y Mengele le tiende una trampa para asesinarlo, tras darle un disparo él y Lieberman forcejean por el arma, tras haber recuperado el control, Mengele le explica su plan. Lieberman intenta huir y deja escapar a los perros mascota de Wheelock, quienes atacan a Mengele hasta quitarle el arma. En ese momento llega Bobby Wheelock (Jeremy Black), el hijo del señor Wheelock, Mengele se presenta como su partero y busca ganarse su confianza, pero entra en contradicciones y el niño empieza a escuchar a Lieberman, que le pide que llame a la policía y posteriormente que busque a su padre. Al descubrir que su padre ha sido asesinado por Mengele deja que sus perros lo ataquen hasta matarlo, tras lo cual llama a una ambulancia para atender a Lieberman.

En el hospital David se presenta y le comenta a Lieberman que planea asesinar a los 94 niños que Mengele creó para evitar el surgimiento de un nuevo Hitler, pero que para ello necesita una lista de sus nombres y direcciones, la cual afirma que Mengele no tenía y en su lugar la había aprendido de memoria. Lieberman le comenta que en realidad Mengele tenía una lista, que él tomó cuando Mengele murió, pero que no está dispuesto a dejar que maten a los niños, y la quema frente a David.

Reparto[editar]

Base real[editar]

El personaje de Ezra Lieberman (en la novela de Ira Levin, Yákov Liebermann) está inspirado en el cazador de nazis de la vida real Simon Wiesenthal.

Premios[editar]

Candidaturas

  • Premio Oscar 1979: al mejor actor principal (Laurence Olivier); al mejor montaje (Robert Swink), a la mejor música (Jerry Goldsmith)
  • Premio Globo de Oro 1979: al mejor actor de cine - drama (Gregory Peck)
  • Premio Saturno 1979: al mejor actor (Laurence Olivier); al mejor director (Franklin J. Schaffner); a la mejor música (Jerry Goldsmith); a la mejor película - ciencia ficción; a la mejor actriz secundaria (Uta Hagen); y al mejor guion (Heywood Gould)

Comentarios[editar]

  • En la mansión donde se reunen los nazis para tratar el proyecto se puede ver una foto del general Francisco Franco entre otras fotos de militares justo cuando los nazis están buscando el micrófono oculto.

[...] los niños brasileños son pequeños Hitlers [...] Lo ví en una película [...]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]