Los últimos días de Pompeya (1960)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los últimos días de Pompeya es la adaptación al peplum de la novela homónima de Edward Bulwer Lytton, dirigida por Mario Bonnard y protagonizada por Steve Reeves y Fernando Rey. El guion sólo toma la idea general de la novela original, así como los personajes sólo tienen el nombre de los literarios así como, muy vagamente, algunos de sus rasgos. Incorpora todos los convencionalismos del género, ausentes en la novela. Edward Bulwer Lytton aborda la convivencia de la religión romana con respecto al cristianismo y los cultos orientales que se habían asentado en el imperio, pero la persecución a los cristianos por parte del paganismo oficial es un tema secundario en el libro siendo aquí, sin embargo, el pilar argumental de la película.

Argumento[editar]

Glauco (Steve Reeves), un centurión romano, al regresar a su casa en Pompeya, se la encuentra incendiada y saqueada. Un esclavo le comunica que un grupo de cristianos ha matado a su padre, a la vez que se ha llevado todas las cosas de algún valor.

Glauco acude al edil Ascanio en demanda de justicia. Allí se encuentra con la hija del edil, llamada Elena. Ésta tiene una esclava cristiana ciega, llamada Nidia, de la que está enamorado Antonino, un raterillo de los suburbios de Pompeya, y al que Glauco liberó de ser arrestado.

Por un robo que Antonino efectúa, se entera de quién fue el asesino del padre de Glauco y, al comunicárselo al amigo de éste, Marco, es éste asesinado por Arbase, gran sacerdote de Isis, autor de todos los robos y asesinatos cometidos. Arbace, ante el temor de ser descubierto, denuncia a Glauco y a Elena como cristianos, por lo que son sentenciados a morir en el circo romano.

Enlaces externos[editar]