Lonnie Zamora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Lonnie Zamora fue un oficial de policía de Nuevo México que presenció un encuentro cercano y el aterrizaje de un OVNI el 24 de abril de 1964 en Socorro, Nuevo México. Zamora iba en coche por las afueras de la ciudad cuando vio una llama en el cielo. se dirigió a ella y vio en el suelo un objeto brillante con forma de huevo y patas de metal. Al lado, dos seres pequeños.De repente se produjo un gran estruendo y la nave despegó. Zamora aviso rápidamente a sus compañeros. Cuando llegaron, aún ardían los matorrales cercanos.Los agentes hallaron cuatro hoyos causados supuestamente por las patas de la nave y otras 5 huellas que describieron como ´´pisadas``. Los investigadores de las Fuerzas Aereas no hallaron explicación a lo que vio Zamora. Pero cuando Maurice Masse, granjero de Valensole (Francia), vio un dibujo de la nave de Zamora,se asombró:era la misma que había visto él en sus campos de lavanda en julio de 1965.También vio los dos seres.

El encuentro de Zamora produjo una considerable exaltación en los medios de comunicación, y está considerado como uno de los mejores avistamientos OVNI documentados bajo una conducta extraña. Esto era una de las coartadas que ayudaron a convencer al astrónomo J. Allen Hynek de que algunos informes OVNI representaban un misterio intrigante sin resolver. Según Ana Druffel, el caso de Socorro es único en los expedientes oficiales Ovni de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos, según un documento del Proyecto Libro Azul: "Este es el único caso OVNI en los archivos del Proyecto Libro Azul que oficialmente es "inexplicable", aun así que hubo varios rastros físicos abandonados en la escena del suceso, y el avistamiento de los ocupantes de la nave". (Druffel, 214)

Los escépticos especulan que la imaginación de Zamora se vio alterada en algún momento del encuentro, o que el asunto no fue más que una broma pesada para producir repercusiones en la comunidad ufológica y en los investigadores, aunque las refutaciones han sugerido que la mayor parte de estos científicos, llamados Debunkers, han intentado siempre ser persuasivos durante este tipo de casos.