Literatura maya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El término literatura maya puede llegar a ser muy controvertido debido a la confusión que puede llegar a generar el definir lo maya. Considerando que literatura maya es aquella que fue escrita en una lengua maya por un indígena maya con conceptos fundamentalmente mayas.[1] No se abarcan sólo los textos coloniales considerados tradicionalmente como literatura maya, sino también los textos contemporáneos escritos en lengua maya por gente de dicho pueblo.

Existen ciertos elementos gramaticales y motivos que corresponden a todas las literaturas mayas. Entre ellos se encuentran la estricta sintaxis oracional usada, el uso constante de difrasismo, metáfora y paralelismo, que parecen estar presentes en todos los diversos períodos de la literatura maya.

Literatura prehispánica[editar]

La literatura prehispánica puede ser dividida en dos tipos: la que se conserva en los códices y la escrita en las estelas. Los pocos códices que se conservan hablan principalmente de medicina y astrología, aunque se sabe que hubo otros códices que abarcaban otras áreas del conocimiento, casi todos destruidos en la invasión, conquista y colonización española, sin embargo algunos contenidos de ellos fueron preservados por Fray Diego de Landa en su Relación de las cosas de Yucatán.

Las estelas que han sido conservadas y descifradas revelan ciertas estructuras literarias e intereses que serán mantenidos en la época colonial.

Su sintaxis es muy precisa y revela una desviación de la forma natural de hablar; debido a que las estelas estaban dedicadas y escritas para los dioses, debían ser escritas en un lenguaje que éstos pudiesen entender; éstas siguen este orden sintáctico: verbo, sujeto y objeto.

Existe además una preocupación por legitimar el poder del actual gobernante, siempre descrito como descendiente de los dioses, y dios él mismo.

Un ejemplo de la literatura prehispánica de estelas es la Inscripción de Palenque, en la que se narra la creación del mundo por los dioses (donde se describen el tiempo y el espacio como una misma cosa, mediante la metáfora del dios del tiempo caminando para medir los límites del universo), a continuación se pasa a enunciar una lista de reyes hijos de los dioses y se justifica la legitimidad del gobernante actual, ya que él mismo es un dios e hijo de una diosa; esto mediante la asociación de trece reyes, de los cuales él es el treceno, con los trece dioses del mundo superior.

No podemos conocer actualmente cómo fue la literatura de este período, sino por fuentes externas. La pérdida de los códices no nos permite darnos una idea completamente clara de lo que debieron ser los escritos transmitidos en papel. Además, el sistema de escritura maya aún presenta algunas complicaciones y esto hace difícil un acercamiento total al fenómeno literario maya precolombino.

Literatura colonial[editar]

Es, con mucho, la más ampliamente conocida y difundida de las literaturas mayas, además a la que se le ha prestado más amplio estudio. La mayoría de los textos que se creen prehispánicos en realidad proceden de este período en el que se intentó conservar las tradiciones mayas trasladándolas al papel en caracteres latinos, pero estos escritos no se encuentran exentos de una influencia española, sino se pueden encontrar características de la religión católica en algunos, hasta en aquellos que tuvieron casi incontrovertiblemente una protoversión de origen precolombino.

Origen y propósitos de la literatura maya colonial[editar]

La forma en que se dio la Conquista en el área maya resulta muy diferente a la manera en que tuvo lugar en otras partes de Mesoamérica, en primer lugar porque después de que los territorios fueron sometidos los gobernantes de las diversas etnias mayas solicitaron ante Carlos V el reconocimiento de sus títulos de nobleza y el que se les permitiera conservar el dominio de sus tierras aunque siempre reconociéndolo como su señor.

Es por esta razón que se escriben largos manuscritos que detallan la genealogía de los gobernantes y su descendencia directa de los dioses con el fin de probar ante la Corona su nobleza. Algunos ejemplos de este tipo de textos son: el Popol Vuh, los Anales de los Cakchiqueles y el Título de los Señores de Totonicapán. Todos ellos revelan una preocupación por establecer quiénes gobernaban antes de la llegada de los españoles y los mótivos para seguir gobernando. Esta es una de las preocupaciones más presentes en toda la literatura maya, debido a la posibilidad del ascenso de aquellos a quienes no correspondía el poder.

Otros motivos para escribir en caracteres latinos que tuvieron los mayas fue la preservación de su cultura. Con el fin de que no se perdieran las tradiciones que ellos guardaban tan celosamente, las transcribieron al papel e hicieron todo lo posible por evitar que fueran destruidas.

Esto puede resumirse en las afirmaciones de Mercedes de la Garza:

" ... con la Conquista española se perdió el conocimiento de la escritura maya. Pero un pueblo de fuertes tradiciones religiosas y un espíritu altamente conservador como el maya no podía prescindir de sus libros sagrados. Por eso, algunos mayas nobles que habían sido educados por los frailes españoles y habían aprendido el alfabeto latino se propusieron preservar sus tradiciones, historia y creencias religiosas, escribiendo libros en sus propias lenguas, pero con la nueva forma de escritura traída por los españoles ...".

En toda esta producción literaria se pueden distinguir dos clases de libros: los que se escribieron con fines legales, a veces solicitados por las autoridades españolas, y los que constituyen los nuevos libros sagrados de la comunidad. Los primeros servían para obtener privilegios, tales como la disminución de los tributos, y para conservar las tierras legadas por sus antepasados. Eran, por tanto, títulos de propiedad, y como se trataba de demostrar la antigüedad en la posesión de las tierras, hablan del origen de los linajes y la extensión de territorios.[2]

El origen de la literatura maya tuvo entonces una motivación sobre todo política, pero también religiosa y cultural.

Literatura contemporánea[editar]

A diferencia de lo que se suele creer la literatura maya no está solamente constituida por la de la época prehispánica o la que se escribió poco después de la Conquista. En la actualidad existen varios escritores mayas que escriben en su propia lengua, pese a no ser ampliamente reconocidos en grandes círculos.

Entre los escritores mayas contemporáneos podríamos citar a Ermilo Abreu Gómez, maya de origen, y escritor en español que reflejó en sus escritos la cultura maya, por ejemplo en Canek.

Otro de los escritores mayas de la actualidad es el poeta Jorge Miguel Cocom Pech, cuya obra más difundida es Los secretos del abuelo, la cual está escrita en maya yucateco y ha sido traducida al español en una edición bilingüe, el cual también ha sido traducido al inglés, rumano, catalán, serbio, árabe y ruso.[3]

Aunque puede considerarse polémica también es posible considerar al Subcomandante Marcos como un escritor de lengua indígena, debido principalmente a su libro Los relatos del Viejo Antonio escrito en maya.

La escritora Marisol Ceh Moo ya su obra X-Teya, u puksi’ik’al ko’olel (Teya, un corazón de mujer), una novela escrita en maya ha sido una de las obras escritas en esta lengua más importantes en la actualidad.

Estos son sólo algunos ejemplos destacados de escritores contemporáneos en lengua maya.

Referencias[editar]

  1. Mercedes de la Garza, "Prólogo" a Literatura Maya, Caracas, Ayacucho, 1980, pp. X-XI
  2. Mercedes de la Garza, "Prólogo" al Libro de Chilam Balam de Chumayel, México, CONACULTA, 1985, p. 10
  3. «Jorge Miguel Cocom Pech: About».

Bibliografía[editar]

  • GARZA, Mercedes de la, et al (1980). Literatura maya. Caracas, Ayacucho. Col. Biblioteca Ayacucho, 57. 
  • GARZA, Mercedes de la (ed.) (1985). Libro del Chilam Balam de Chumayel. México, CONACULTA. Col. Cien de México. 
  • SODI, Demetrio (1983). La literatura de los mayas. 6ª ed., México, Joaquín Mortiz. Col. El legado de la América indígena. 

Véase también[editar]