Limba noastră

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Limba noastră desde 1994 es el himno nacional de la República de Moldavia. La letra fue escrita por el poeta rumano (nacido en Besarabia) Alexei Mateevici (1888-1917) y la música fue compuesta por Alexandru Cristea (1890-1942). El poema original contiene doce estrofas, de las cuales cinco fueron usadas para el himno. Están marcadas en negrita.

Antes de 1994, el himno de la República de Moldavia fue el mismo que el himno de Rumanía. Las autoridades comunistas usaron la poesía como letra del himno, argumentando que no se especifica si se trata del idioma rumano o del idioma moldavo, aunque el concepto de "idioma moldavo" ni existía en el tiempo de Mateevici. El verso "despertó del sueño de la muerte" hace pensar en la letra del himno de Rumanía.

Limba noastră[editar]

Limba noastră-i o comoară
În adâncuri înfundată
Un şirag de piatră rară
Pe moşie revărsată.
Limba noastră-i foc ce arde
Într-un neam, ce fără veste
S-a trezit din somn de moarte
Ca viteazul din poveste.
Limba noastră-i numai cântec,
Doina dorurilor noastre,
Roi de fulgere, ce spintec
Nouri negri, zări albastre.
Limba noastră-i graiul pâinii,
Când de vânt se mişcă vara;
In rostirea ei bătrânii
Cu sudori sfinţit-au ţara.
Limba noastră-i frunză verde,
Zbuciumul din codrii veşnici,
Nistrul lin, ce-n valuri pierde
Ai luceferilor sfeşnici.
Nu veţi plânge-atunci amarnic,
Că vi-i limba prea săracă,
Şi-ţi vedea, cât îi de darnic
Graiul ţării noastre dragă.
Limba noastră-i vechi izvoade.
Povestiri din alte vremuri;
Şi citindu-le 'nşirate, -
Te-nfiori adânc şi tremuri.
Limba noastră îi aleasă
Să ridice slava-n ceruri,
Să ne spiue-n hram şi-acasă
Veşnicele adevăruri.
Limba noastra-i limbă sfântă,
Limba vechilor cazanii,
Care o plâng şi care o cântă
Pe la vatra lor ţăranii.
Înviaţi-vă dar graiul,
Ruginit de multă vreme,
Stergeţi slinul, mucegaiul
Al uitării 'n care geme.
Strângeţi piatra lucitoare
Ce din soare se aprinde -
Şi-ţi avea în revărsare
Un potop nou de cuvinte.
Răsări-va o comoară
În adâncuri înfundată,
Un şirag de piatră rară
Pe moşie revărsată.


Traducción[editar]

Traducción no oficial:

Nuestra lengua es un tesoro
Sumergido en grandes abismos
Un rosario de piedras raras
Esparcidas sobre la antigua tierra.

Nuestra lengua es fuego que arde
En un pueblo, que de repente
Despertó del sueño de la muerte
Como el valiente de los cuentos.

Nuestra lengua es pura música,
El cántico de nuestros anhelos,
Enjambre de rayos, que traviesan
Negras nubes y horizontes azules.

Nuestra lengua es la voz del pan,
Movido en el verano por el viento,
Hablándolo, los viejos
Con su sudor santificaron al país.

Nuestra lengua es hoja verde,
El tumulto de los bosques eternos,
El tranquilo Nistru, que en sus olas pierde
Las antorchas de los luceros.

No lloraréis con amargura
Por la pobreza de vuestra lengua,
Veréis que generosa es
El habla de nuestro amado país.

Nuestra lengua es antiguas crónicas.
Cuentos de tiempos olvidados;
Pasando por sus páginas
Te estremeces y tiemblas.

Nuestra lengua fue elegida
A levantar alabanzas a los cielos,
Para hablar en altares y en casas
La sabiduría de la verdad eterna.

Nuestra lengua es lengua santa,
Lengua de antiguos sufrimientos,
Que lloran y que cantan
En su tierra ancestral los campesinos.

Resucitad por lo tanto vuestra habla,
Corroída por el tiempo,
Quitad la grasa y el moho
Del olvido en lo cual fue sumersa.

Recoged la piedra brillante
Encendida por el mismo sol -
Y tendréis en el vertiente
Un diluvio nuevo de palabras.

Resucitará un tesoro
Sumergido en grandes abismos,
Un rosario de piedras raras
Esparcidas sobre la vieja tierra.

Enlaces externos[editar]