Leyenda de Gara y Jonay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Representación de Gara y Jonay en el Parque Nacional de Garajonay (La Gomera).

La Leyenda de Gara y Jonay constituye una de las narraciones aborígenes más populares de las Islas Canarias (España). Es la historia de amor de un príncipe y una princesa aborigen que debido la oposición de sus familias deciden suicidarse. Esta leyenda ha sido de hecho calificada como la versión canaria de Romeo y Julieta, aunque esta leyenda aborigen es considerablemente más antigua que aquella de William Shakespeare.

La leyenda[editar]

La tradición oral relata que en un pueblo de la isla de La Gomera vivía una hermosa muchacha, Gara. En esta isla, había unos chorros que podían predecir si los jóvenes encontrarían el amor o no, los (chorros de Epina). Si el agua se mantenía tranquila, indicaba que sí lo hallaría. Si el agua se enturbiaba, era signo de desamor. Entonces, Gara y más jóvenes gomeras decidieron saber si hallarían el amor en las fiestas que se celebraban en la isla. Cuando Gara se dispuso a mirar, el agua se mantuvo tranquila y serena, pero luego empezó a enturbiarse.

Inmediatamente, fue al sabio del lugar, el único que podía descifrar las indicaciones de los chorros, y le advirtió que se mantuviera lejos del fuego. Durante las fiestas, arribó a la isla Jonay, un apuesto joven guanche de la vecina isla de Tenerife, que junto con su padre y demás nobles, vinieron a la fiesta. Más tarde, se encontraron sus miradas, y su amor se hizo eterno. Estuvieron a punto de decir su noticia en público, cuando el volcán Echeide (El Teide) empezó a escupir lava y fuego. Entonces, una amiga de Gara, que había ido con ella a los chorros, le contó lo que había pasado. Entonces, los padres de Jonay y de Gara les prohibieron estar juntos.

Pero aun así, Jonay, príncipe del fuego, se lanzó al mar durante la noche y cruzó rumbo a la Gomera a bordo de dos pieles de cabra infladas. Jonay se enamoró de ella y la muchacha también lo amó. Ambos jóvenes huyeron hacia el Cedro, en lo más alto de la isla, pero se les persiguió. Los amantes subieron hasta el pico más alto de La Gomera, y al verse acorralados, tomaron un palo afilado por ambas puntas y, apoyándolo en sus pechos, se abrazaron y murieron atravesados.[1]

Desde entonces esa montaña de laurisilva se llama Garajonay, en recuerdo de los dos enamorados que prefirieron morir juntos a continuar su vida separados. Actualmente el lugar es un Parque Nacional, el Parque Nacional de Garajonay.[2]

Controversia sobre el origen de la leyenda[editar]

Hay controversia sobre la autenticidad de esta hipotética leyenda guanche (José Perera López, 2005). La primera referencia escrita a la misma es del año 1943, en la obra de Juan Álvarez Delgado, y prácticamente ninguna de las fuentes escritas, en donde se le hace referencia, alcanzan la consideración de trabajos de etnografía, siendo más bien obras de carácter literario. En nuestros días la leyenda ha trascendido desde estos ámbitos literarios hasta ámbitos incluso científicos. Además de ésto, los supuestos nombres guanches Gara y Jonay serían antropónimos inventados, derivados del topónimo Garajonay cuyo significado en la lengua aborigen bereber de La Gomera es "Roque Alto". la autora es : joana romanes

Referencias[editar]

  1. Isla del Meridiano
  2. Parque Nacional de Garajonay, Ministerio de Medio Ambiente

Bibliografía[editar]

  • Mora Morales, Manuel. 2003. Leyendas y mitos de las Islas Canarias. Ediciones Globo.
  • Colección Canarias Mágica, dieciséis volúmenes editados por el periódico EL DIA.
  • José Perera Lopez & AIDER La Gomera, 2005. La toponimia de La Gomera. Un estudio sobre los nombres de lugar, las voces indígenas y los nombres de plantas, animales y hongos de La Gomera. Editado en DVD. AIDER

Enlaces externos[editar]